Los gatos sudan

¿Los gatos sudan?

En plena ola de calor seguramente hayas mirado a tu gato y hayas pensado “¡Debe de estar sufriendo muchísimo con todo ese pelo encima y estas temperaturas!”. Sí, lo cierto es que los felinos también lo pasan mal con el calor, pero debes saber que también lo pueden resistir bien (hasta cierto punto) a pesar de su pelaje. No obstante, puede surgirte una pregunta: ¿los gatos sudan? ¡Veamos la respuesta!

Glándulas sudoríparas en los gatos

Los humanos contamos con glándulas sudoríparas por todo el cuerpo. Por su parte, los gatos solo cuentan con ellas en puntos específicos. Dichos puntos son:

  • La barbilla.
  • La zona anal.
  • Los labios.
  • Las almohadillas de las patas.

Sudar es un proceso que realiza el organismo para poder regular la temperatura corporal cuando esta sube. En el caso de los gatos, esto puede suceder por fiebre, mucho calor, estrés, miedo, excitación o mucha actividad física.

Si eso pasa, el cerebro de tu mascota enviará un mensaje al cuerpo para la liberación de sudor, como sucede en el caso de los humanos.

Glándulas sudoríparas en los gatos

Entonces, ¿los gatos sudan?

Sí, como se ha mencionado, los felinos cuentan con glándulas sudoríparas en las zonas concretas de su cuerpo señaladas, por las cuales expulsará sudor.

No obstante, esto puede no ser suficiente. Por ello, los felinos proceden con otras estrategias para refrescarse.

Otras formas que tienen los gatos para refrescarse

Si convives o has convivido con un gato, sabrás que el acicalamiento felino es una rutina muy importante en su día a día. Esto no solo le permite mantenerse limpio gracias al lamido, sino que también es una forma de refrescarse cuando hace mucho calor.

La propia saliva que el animal deja en su pelaje se evapora con las altas temperaturas, por lo que le sirve para regular su temperatura corporal.

Por otro lado, cabe hablar del jadeo. Hay que aclarar que, al contrario que los perros que usan mucho el jadeo para eliminar calor de su cuerpo, los gatos no suelen jadear.

Debido a ello, si ves a tu felino recurrir al jadeo significa que tiene mucho calor en su interior, pudiendo estarse acumulando de forma peligrosa.

Con el jadeo se logra que el calor salga del cuerpo a través de la humedad que produce su boca, garganta y lengua, pero como decimos, aunque los gatos sudan igual que sudan los perros, en ellos el jadeo es síntoma de que el animal empieza a encontrarse en peligro.

Si detectas jadeo en tu felino, ayúdate llevándolo a la sombra para que se refresque, humedece su pelaje con agua (ni fría ni caliente) y ofrécele agua para beber. De no ser así, podría acaba sufriendo un golpe de calor.

Otras formas que tienen los gatos para refrescarse

El golpe de calor en gatos

Gracias a que los gatos sudan, aunque no lo hagan como nosotros, se libran de padecer más a menudo golpes de calor. Sin embargo, a veces se dan y son muy peligrosos.

El golpe de calor en gatos es un padecimiento que se produce cuando la temperatura normal del felino, que suele ser entre 38 ºC y 39 ºC (39,5 ºC en cachorros), se eleva.

Los síntomas que indican que tu gato puede estar sufriendo un golpe de calor, son:

  • Jadeo intenso.
  • Desequilibrio.
  • Respiración rápida y dificultosa.
  • Ritmo cardiaco elevado.
  • Temblores.
  • Vómitos.
  • Las encías y mucosas pueden volverse azules.

Ante cualquiera de estos síntomas de golpe de calor, debes actuar con rapidez. El objetivo es bajar la temperatura corporal del animal, pero NUNCA de golpe, siempre de manera progresiva. Por ello, no metas a tu gato bajo el agua fría ni lo envuelvas en toallas húmedas. El shock podría matarlo.

  • Pon al gato en un lugar fresco, con sombra y donde corra el aire.
  • Humedece tus manos y pásalas por su pelaje.
  • Humedece sus labios con agua fresca.
  • Ofrécele agua, pero deja que beba solo si quiere. Si no es así, no le obligues. Por otro lado, tampoco le permitas que beba en exceso, debe beber poco a poco. ¡Ah, y el agua no puede estar muy fría!
  • Una vez hayas estabilizado al animal, llévalo al veterinario. Sí, aunque se haya recuperado, es fundamental que sea revisado por un profesional, pues el golpe de calor puede provocar daños en los órganos cuyas consecuencias se vean a posteriori.

Golpe de calor felino

Cómo refrescar a un gato en verano

Más allá de actuar cuando se esté produciendo un golpe de calor, lo ideal es que lo evites. Para ello, hay distintos métodos que te pueden ayudar a mantener fresco a tu felino en verano.

  1. Pon agua fresca siempre a su disposición. A ser posible, ten varios bebederos repartidos por casa y repón su agua con frecuencia para que no se caliente.
  2. Mantén un ambiente fresco en casa.
  3. Cepilla el pelo de tu gato. Con ello eliminarás el pelo sobrante.
  4. Proporciónale siempre un lugar con sombra. Si es un gato de exterior, permítele entrar en casa en las horas de más calor.
  5. Ofrécele comida húmeda para una mejor hidratación.
  6. Humedece su cuerpo de vez en cuando.
  7. Proporciónale una alfombrilla refrescante.
  8. Córtale un poco el pelo. Bajo ningún concepto debes raparlo, pero si es un felino con el pelo muy denso y largo, en verano puedes recortárselo un poco.
  9. Haz pequeños heladitos caseros para gatos. Basta con un poco de comida húmeda mezclada en la batidora con agua o caldo de pollo sin sal. Luego congela en pequeños moldes y ofréceselo a tu mascota.
  10. Pon a su disposición una piscina para mascotas. Es cierto que los gatos no son grandes amantes del agua en lo que a baños se refiere, pero sí que les encanta jugar a mover el agua. Si lo hacen dentro de una piscina, se estarán refrescando a la vez.
Etiquetas: , , ,
Post Anterior Siguiente Post
By
Auxiliar de Veterinaria, Graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid y redactora SEO especializada en contenidos sobre mascotas. Siempre en continua formación para ampliar sus conocimientos sobre el mundo animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 4 =