Por qué los gatos no necesitan beber tanta agua

Por qué los gatos no necesitan beber tanta agua

¿Alguna vez te has preguntado por qué los gatos no necesitan beber tanta agua como otros animales, incluso cuando hace calor? Sobre todo comparados con los perros, que beben muchísima más. ¡Hay una razón para que hagan esto! ¿La quieres conocer? ¡Sigue leyendo!

Los gatos no necesitan beber tanta agua

Los gatos no necesitan beber tanta agua
(Foto via: notigatos)

La relación de los gatos con el agua no es la mejor del mundo que digamos… Todos sabemos que no les gusta mucho bañarse con agua, y que incluso la temen pero… ¡la verdad es que casi ni la beben!

La razón es que el metabolismo de los gatos está preparado para sobrevivir tiempo sin beber agua. Los ancestros de los gatos eran propios de zonas desérticas, donde el agua brilla por su ausencia; para compensar esta falta de agua, aprendieron otro método de hidratarse: a través del alimento sólido, la carne.

Incluso después de domesticados, los gatos siguen teniendo esa particularidad en su metabolismo, que está acostumbrado a mantenerse hidratado por otras vías. Nosotros, los humanos, obtenemos la energía al ingerir carbohidratos y grasas, y esto provoca que bebamos más agua; sin embargo los gatos obtienen su energía de las proteínas animales, que se encuentra en alimentos (carne) que le ayudan a hidratarse al mismo tiempo.

Cuánta agua debe beber un gato

Cuánta agua debe beber un gato
(Foto via: notigatos)

Vale, los gatos no necesitan beber tanta agua como nosotros o los perros, pero ¿cuánta necesitan? Pues depende de diferentes factores: tamaño, edad, peso, nivel de actividad física, tipo de comida que ingiera, época del año… Pero de media, siendo flexibles, podemos decir que los gatos deben beber entre 50 y 100 mililitros de agua al día, ¡es muy poquito! Menos de medio vaso de agua.

Es importante que nos aseguremos de que nuestros felinos ingieran toda el agua necesaria para mantenerse hidratados y realizar sus digestiones correctamente. Si no bebe suficiente, sus riñones no podrán filtrar bien las toxinas de la sangre y podría desarrollar insuficiencia renal.

Si a tu gato no le gusta mucho beber agua, puedes ayudarle a hidratarse dándole alimento húmedo, las típicas latitas. Pero para evitar que se acostumbre y luego no quiera otra cosa, lo mejor es alternarlas con pienso seco.

Los gatos no beben agua estancada

Los gatos no beben agua estancada
(Foto via: notigatos)

Si te has fijado, las pocas veces que tu gato bebe agua, prefiere ir a la ducha o al grifo a beber agua corriente, eso del bebedero “es muy de perros”. ¿Por qué prefiere pasarse horas en el lavabo esperando a que caiga una gota si tiene un cuenco lleno de agua? Pues resulta que a los gatos ¡no les gusta beber agua estancada!

Los gatos son muy sibaritas, ¡eso ya lo sabíamos! Pero ¿sabías que son capaces de detectar las bacterias que se acumulan en los cuencos de agua? ¡Por eso ni la huelen! Y además, si su bol es de metal, te interesará saber que le aporta al agua un sabor que son capaces de detectar… y además odian. ¡Nada mejor que el agua fresquita del grifo!

Para evitar que vaya mamando de los grifos de casa, puedes probar a ponerle cuencos de cristal o porcelana, ¡aunque no prometemos que los quiera! Si no, otra opción es poner una fuentecita de agua corriente especial para gatos, va haciendo que el agua circule y se “renueve”. Además, procura no colocar el agua al lado de su comida o de su arenero, ¡no les gusta nada!

Además, si tienen sed pero el agua está lejos, prefieren quedarse sin beber a levantarse. ¡Están hechos unos vagos!

 

¿Sabías estas curiosidades sobre los gatos y el agua?

Etiquetas: ,
Post Anterior Siguiente Post