Los perros sudan

¿Los perros sudan?

Es normal que, en muchas ocasiones, nos asalten dudas sobre nuestras mascotas y nos preguntemos por ciertos asuntos, comparándolos con nosotros mismos. Por ejemplo, ¿te has planteado alguna vez si los perros sudan? Si quieres conocer la respuesta, ¡te invitamos a descubrirla!

¿Qué es el sudor?

Antes de explicaros si los perros sudan, es importante tener bien claro qué es el sudor y para qué sirve.

El sudor es una sustancia líquida que es producido por las glándulas sudoríparas. Se compone por un 99% de agua. El contenido restante son sales y otras sustancias que excretan las glándulas.

La funcionalidad del sudor, principalmente, es regular la temperatura del cuerpo.

La manera de hacerlo es porque al salir, impregna la superficie cutánea. Luego se evapora, y al evaporarse, produce frío.

Además de esto, el sudor también sirve para eliminar algunas sustancias del organismo, en ocasiones sustancias tóxicas.

¿Qué es el sudor?

¿Los perros sudan?

Sí, los perros sudan. Sin embargo, no lo hacen igual que nosotros y por ese motivo hay que tener muchas precauciones con ellos respecto al calor.

Los canes no cuentan con glándulas sudoríparas suficientes en todo su cuerpo como para que la piel transpire de la misma manera que lo hace la nuestra. Ellos tienen sus propios mecanismos para poder regular la temperatura corporal.

Entonces, ¿cómo sudan los perros?

Los perros sudan por las almohadillas de sus patas y también por su nariz.

La piel de las almohadillas es más dura que la de cualquier otra zona de su cuerpo. En ella cuentan con glándulas sudoríparas y células que les ayudan a refrescarse. Además, también les permite aislar esa zona de las temperaturas.

Por eso ellos pueden caminar por suelos más fríos o más cálidos que nosotros, sin que les llegue a causar dolor. Eso sí, todo tiene un límite. Por supuesto, se pueden hacer muchísimo daño en las almohadillas si, por ejemplo, sacas a tus perros de paseo por el pavimento ardiendo en las horas centrales del día, en una jornada muy calurosa.

Debido a ello y como anotación, emplea la regla de los 5 segundos, los días de máximo calor o colócale zapatos caninos aislantes, tanto en verano como en invierno si sales con tu mascota a la nieve.

Por otro lado, como te habrás fijado, la trufa canina siempre suele estar húmeda. Esto es porque por ella expulsan sudor, ayudando a evaporar el calor. Como curiosidad, ¿sabías que el hecho de que tengan el hocico mojado también les permite tener un mejor olfato?

¿Cómo sudan los perros?

¿Cómo se refrescan los perros?

Ahora ya sabes que los perros sudan, pero es importante tener en cuenta cómo se refrescan estos.

Cuando hace mucho calor, los perros se refrescan gracias la expulsión de sudor por las zonas mencionadas. Sin embargo, esto no les es suficiente para regular su temperatura y refrescarse.

Para ayudarse, utilizan el jadeo y también el babeo intenso.

Si el organismo de tu mascota detecta que su temperatura es más alta de lo normal, este empezará a enviar la sangre más caliente a la lengua.

Eso provocará jadeo y babeo intenso. Gracias a la evaporación del jadeo o la expulsión en forma de babas, lograrán regular su temperatura.

Ojo con los golpes de calor en perros

Cuando el cuerpo de tu perro genera más calor del que puede eliminar, puede acabar sufriendo un golpe de calor.

El golpe de calor en perros es un padecimiento que se produce porque su temperatura se eleva por encima de lo normal, sin poder regularla.

Eso provocará síntomas como debilidad, vómitos, diarreas o desmayos. En los casos en los que no se trate a tiempo, puede provocar convulsiones y la muerte del animal.

Aunque el perro se recuperase de un golpe de calor, este puede provocar daños irreversibles en los órganos de tu mascota. Por eso, lo mejor es evitarlo y, si sucede, es imprescindible una visita al veterinario.

Además, debes tener en cuenta que a cada perro le puede afectar el calor de una forma diferente, según sus características físicas, así como otros factores.

Para que lo veáis más claro, aquí os dejamos una imagen muy ilustrativa aportada por la Dirección General de Derechos de los Animales:

Cómo le afecta el calor a un perro
Vía Dirección General de Derechos de los Animales

Como veis, el tamaño es uno de los factores a tener en cuenta para conocer más de cerca el riesgo que representa el calor en tu mascota.

Por ese motivo y por todo lo explicado, es esencial que sepas cómo refrescar a un perro en verano para ayudarle a sobrellevar lo mejor posible el calor sin que sufra.

Etiquetas: ,
Post Anterior Siguiente Post
By
Auxiliar de Veterinaria, Graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid y redactora SEO especializada en contenidos sobre mascotas. Siempre en continua formación para ampliar sus conocimientos sobre el mundo animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × cinco =