Enfermedades más comunes de las iguanas

Enfermedades más comunes de las iguanas

Cuando elegimos un animal como mascota, es muy importante conocer toda la información posible sobre el mismo. Dado que son muchas las personas que se aventuran a tener una iguana como mascota, en esta ocasión os vamos a hablar de las enfermedades de las iguanas que suelen darse con mayor frecuencia.

La iguana como mascota

El comportamiento pacífico y dócil que caracteriza a las iguanas las convierte en excelentes mascotas. Sin embargo, antes de decidir tener a uno de estos animales en casa, es esencial que te asegures de que puedes garantizarle el espacio y las demás condiciones adecuadas para ser feliz.

Los cuidados de la iguana no son complejos, una vez se cubren sus necesidades básicas. No obstante, no hacerlo puede poner en riesgo su vida.

Enfermedades más comunes entre las iguanas

Como todo ser vivo, las iguanas necesitan de unos cuidados específicos para poder tener una vida saludable. Aun así, a pesar de dárselos, muchas veces surgirán dolencias que no se han podido evitar del todo.

Te invitamos a que conozcas qué patologías son las que con más frecuencia sufren estos animales.

Prolapso

En ocasiones puede suceder que partes internas del animal se desplacen un poco hacia el exterior. En ese caso se produce un prolapso que debe ser tratado por un profesional veterinario.

Suele ser común en las iguanas el prolapso de vejiga, de colon, de un hemipene o del ovioducto, siendo consecuencia de parásitos, distocia y estreñimiento.

Enfermedades más comunes entre las iguanas

Enfermedad ósea metabólica

Una de las enfermedades de las iguanas más frecuentes es la enfermedad ósea metabólica.

Esta afección se produce por un aporte de calcio insuficiente en su dieta, así como también de vitamina D, provocada por una falta de exposición a la radiación ultravioleta.

Debido a ello, sus huesos se encuentran desmineralizados, lo que incrementa las posibilidades de que estos se rompan. Por ejemplo, produciéndose una fractura en la cola, que se deformen sus dedos o se inflamen sus extremidades. En casos más graves, puede producirle una parálisis.

Además, esta enfermedad también debilita el tejido esponjoso de la mandíbula, lo que hace que esta se deforme e impida a la iguana alimentarse bien.

Si quieres evitarlo, las claves principales son una dieta rica en calcio y la correcta iluminación de su terrario.

Parásitos

Como muchos otros animales, las iguanas no están exentas de sufrir el contagio de parásitos externos. Entre los que más suelen afectarles están las garrapatas y los ácaros.

Además de los externos, los parásitos internos, como los nematodos y los protozoos, también pueden aparecer.

Los síntomas que estos produzcan va a depender de la cantidad de parásitos presentes, así como del estado de salud previo del animal.

Disecdisis

La disecdisis son los problemas que suelen afectar a los reptiles durante la época de muda de su piel, provocando que algunas partes de su cuerpo se queden atrapadas entre la piel muerta. Los dedos y patas suelen ser las zonas más afectadas.

Las razones principales por las que esto sucede suelen ser los parásitos y la falta de humedad en el ambiente, aunque no son los únicos motivos.

Puede no parecer grave, pero si no se retira la piel muerta, esta podría llegar a causar un efecto torniquete que impida la correcta circulación sanguínea de las extremidades.

Quemaduras

Las quemaduras son también muy habituales en la iguana, debido a que esta puede acercarse demasiado a una fuente de calor intensa que se encuentra en el terrario.

Si esto sucede, se podrá ver que la piel quemada se torna negra o roja e, incluso, pueden surgir úlceras.

Es importante colocar las fuentes de calor en lugares al que el reptil no pueda acceder para evitar estos accidentes.

Infecciones por hongos

Otra de las enfermedades en iguanas más comunes son las infecciones fúngicas.

Dado que el hábitat de este animal es húmedo y con unas temperaturas altas, se crea un entorno muy favorable para la proliferación de ciertos patógenos.

Si bien es cierto que este tipo de infección suele darse cuando el animal se encuentra débil, es posible que suceda si su terrario no se mantiene en óptimas condiciones.

Patologías frecuentes en iguanas

Osteopatía espinal proliferativa

La osteopatía espinal proliferativa, PSO, por sus siglas en inglés (proliferative spinal osteopathy) es una rara patología que se puede dar en los reptiles.

Las causas de la enfermedad no son del todo claras, aunque se relacionan con una carencia de vitaminas A y D, así como con traumas.

Esta enfermedad provoca que el hueso de las vértebras se reabsorba y vuelvan a generarse capas de periostio, una detrás de otra. Eso produce que la vértebra tome un aspecto frágil.

La osteopatía espinal proliferativa suele darse con mayor frecuencia en iguanas hembra adultas.

Gota

La gota es otra de las enfermedades que se pueden dar en estos reptiles.

Esta patología se produce por un exceso de proteínas en la alimentación de las iguanas, aunque también es usual que surja derivada de problemas renales.

El ácido úrico que surge en modo de desecho tras metabolizar las proteínas, puede provocar la formación de cristales que se depositan en las articulaciones. En ese caso, la señal más evidente será la inflamación de las mismas.

No obstante, a veces sucede que el ácido úrico se acumula en ciertos órganos, como los riñones o el hígado. En esos casos se hablaría de gota visceral.

Enfermedades respiratorias

La falta de ventilación, así como la temperatura, pueden ser los motivos por los que una iguana padezca problemas respiratorios, debido a la presencia de bacterias y otros microorganismos en el entorno.

Para evitar que esto ocurra es importante mantener su hábitat en las condiciones correctas, con una excelente ventilación.

Los síntomas de una enfermedad respiratoria en iguanas variarán dependiendo del causante y la gravedad, pero algunos de los más evidentes son la dificultad para respirar y la secreción nasal.

Problemas urinarios

También son frecuentes, entre las enfermedades comunes en iguanas, los problemas urinarios. Además, en la gran mayoría de casos, estos están propiciados por una mala alimentación.

Uno de los casos más recurrentes son las piedras en la vejiga, que causan al animal dolor, incomodidad y obstrucción.

La sangre en la orina suele ser una señal de ello y acudir a un veterinario especialista en exóticos es esencial para poder confirmar el caso.

Parálisis en las patas traseras y la cola

La deficiencia de la vitamina B1 puede propiciar una parálisis de la parte trasera del cuerpo del animal, es decir, de sus extremidades posteriores y su cola.

Los suplementos vitamínicos recetados por el veterinario, así como un cambio en la dieta, suelen ser la solución a este problema.

 

Ahora ya conoces algunas de las enfermedades más habituales en las iguanas. No dudes en estar atento a cualquier señal y, ante ella, acudir rápidamente a un profesional.

Etiquetas: ,
Post Anterior Siguiente Post
By
Auxiliar de Veterinaria, Graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid y redactora SEO especializada en contenidos sobre mascotas. Siempre en continua formación para ampliar sus conocimientos sobre el mundo animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 − cuatro =