anorexia en gatos

Todo lo que debes saber sobre la anorexia en gatos

La anorexia en gatos o anorexia felina es un padecimiento que afecta a nuestra mascota más de lo que pensamos. Y es que según varios estudios, más del 90% de las enfermedades que padecen los gatos llevan acarreado un cierto grado de anorexia.

anorexia felina o anorexia en gatos

¿Qué provoca la anorexia en gatos?

Como ya sabemos, a los gatos no les gustan los cambios. Una pequeña alteración en su rutina les puede provocar tal nivel de estrés que afecte a su apetito.

Los felinos dejan de comer poco a poco, hasta que llega un momento en el que ya no prueban nada.

Sin embargo, no solo un pequeño cambio en su día a día provoca la anorexia en gatos.

Esta enfermedad puede ser provocada por otras razones, como anemia, enfermedades renales, gingivitis o enfermedades respiratorias, como la neumonía  y la bronquitis.

En general, distinguimos tres tipos de causas de anorexia en gatos:

  • Anorexia como tal: pérdida completa de apetito provocada por una enfermedad grave.
  • La pseudoanorexia: el gato tiene apetito y quiere comer, pero no puede hacerlo. Por ejemplo, cuando tiene un fractura en la mandíbula.
  • La anorexia psicológica: el gato no come porque lo asocia con un elemento negativo: ruido, gritos, malos olores, administración de medicamentos…

Qué hacer ante la anorexia felina

En primer lugar, para poder poner solución a tiempo a la anorexia felina, debes prestar atención a cualquier cambio en sus hábitos.

Fíjate en su comida. ¿Ha dejado más de lo normal? ¿Cada día se alimenta menos y esta más apático? No pierdas más el tiempo y acude a tu veterinario.

Una vez allí, el profesional comenzará sus exámenes para determinar las causas de la anorexia en gatos.

  • Estudiará su historial clínico para conocer los antecedentes del paciente.
  • Hará una observación física general, con palpación, toma de temperatura, auscultación, etc.
  • Se le realizará análisis de sangre y de orina, radiografías, o todo lo que el veterinario convenga según su primer estudio.
  • Una vez se hayan hecho las pruebas pertinentes, se indicará el tratamiento necesario.

Lo que sí será importante desde un principio es controlar que el gato tenga cubiertas sus necesidades nutricionales. Por ello, se proveerá al felino de alimentos preparados con todos los contenidos energéticos suficientes y se intentará dar por vía oral y, si no es posible, por sondas. Todo ello con el fin de evitar que la anorexia felina no se agrave.

En definitiva: la anorexia en gatos puede ser provocada por un pequeño cambio en la vida de tu felino, pero también puede ser la manifestación de una enfermedad grave. Si tu gato deja de comer durante un día, ¡acude rápidamente a tu veterinario!

Etiquetas: , ,
Post Anterior Siguiente Post