Todo lo que debes saber sobre el parto felino

Todo lo que debes saber sobre el parto felino

¿Cómo es el parto felino? Si tienes una gata embarazada, ¡comienza a prepararte para el gran día! Los partos de las mascotas son algo que debemos tomarnos en serio y prepararnos con antelación para ayudar en todo lo que podamos, así como saber actuar en caso de que surjan problemas.

Cómo detectar el parto felino

Cómo detectar el parto felino

Si observas a tu gata durante los últimos días de embarazo, podrás darte cuenta de cuándo el parto es inminente, aunque puede no ser del todo fácil. Cuando el parto felino se aproxima, las gatas suelen volverse inquietas, caminan de un lado para otro sin parar. Además, pueden estar asustadizas y querer esconderse o todo lo contrario, mostrarse más mimosas que de costumbre y buscar cobijo en su familia. Que maúllen y lloren es algo completamente normal.

En cuanto detectes estos síntomas de parto felino, ¡contacta con tu veterinario! Además, para entonces deberías ya tener preparado el nido sobre el que parirá, todo listo para que lleguen los bebés.

Fases del parto felino

Fases del parto felino

El parto de la gata consta de tres fases y lo habitual es que todas transcurran de forma natural y sin problemas. Mientras la gata no tenga problema, no debes intervenir, pero mantente vigilando a una distancia prudencial por lo que pudiera ocurrir. Además, quedarte con ella le dará a tu gata confort y seguridad.

Si tienes familia, es normal que todos estéis muy emocionados y expectantes por la llegada de los gatitos, pero no es recomendable que todos os quedéis mirando cómo la gata pare. Demasiada gente podría agobiarla, basta con que haya un supervisor.

Las fases del parto de la gata son:

 

Primera fase

Será prácticamente imperceptible para ti. El cuello uterino y el útero empiezan a prepararse, comenzarán unas contracciones muy leves que quizás no notes.

La gata está inquieta, caminando sin parar de un lado para otro y sin parar de maullar. Hará viajes al cajón de arena y comenzarán las secreciones vaginales.

Con suerte, la gata irá sola al lecho que has preparado para el parto, pero es posible que se sienta más cómoda en otro lugar y decida cambiar. Si es así, no la muevas de sitio, es importante que se sienta lo mejor posible durante el parto.

Fases del parto felino

Segunda fase

La segunda fase es el nacimiento de los gatitos, que puede durar entre 2 y 24 horas en función del ritmo de salida y de la cantidad de gatos que tenga la camada. ¡No te preocupes si ves que algunos gatos nacen sacando primero las patitas en vez de la cabeza! No quiere decir que haya ningún problema, en los gatos es normal y no hace falta tu asistencia. Otros, en cambio, nacerán de cabeza, igual que nosotros. De media, el intervalo entre gatitos suele ser de entre 30 – 45 minutos, pero pueden tardar más de una hora en nacer.

¿Qué posibles problemas pueden surgir?

  • La gata hace demasiados esfuerzos pero el gatito no sale.
  • Ha pasado demasiado tiempo desde el nacimiento de un gato y no sale el siguiente.
  • Hemorragias.
  • Los gatitos nacen demasiado deprisa y a la madre no le da tiempo a romper el saco amniótico y limpiarlos.

En estos casos, no dudes en llamar al veterinario. Además, ten siempre a mano toallas limpias. Mientras no surjan problemas, recuerda no intervenir y mantener las distancias.

Fases del parto felino

Tercera fase

La expulsión de las placentas, no es una fase como tal, sino que va (o debe ir) ocurriendo en paralelo al nacimiento de los gatos. Después de cada gatito, la madre expulsa la placenta que le corresponde.

Es algo completamente normal que la madre se coma las placentas. Le ayudan a reponer energías y a ingerir nutrientes que luego pasará a sus bebés por medio de la leche. Sin embargo, si la camada es grande no dejes que se las coma todas o podría enfermar. Basta con que se coma un par de placentas o tres como mucho.

Vigila que haya tantas placentas como cachorros. Por eso es importante vigilar el parto, porque podría suceder que haya menos placentas de bebés, bien porque la madre se ha comido algunas o porque algunos gemelos han compartido placenta. Si ninguno de estos casos se da pero hay fuera menos placentas que gatitos, puede que alguna haya quedado sin expulsar. En ese caso, llama al veterinario urgentemente, habrá que intervenir para extraer la placenta retenida.

 

Una gata suele tener camadas de entre 4 y 6 gatos, y lo más habitual es que el parto entero dure entre 2 y 5 horas. ¡Pero puede llegar a demorarse todo un día y ser muchos más gatitos! Te recomendamos que mantengas contacto con el veterinario en todo momento, especialmente si es la primera vez que asistes un parto felino.

Etiquetas: , ,
Post Anterior Siguiente Post