parto en las perras

Parto en las perras: ¡todo lo que debes saber!

¡Ha llegado el momento! Tu perrita está a punto de traer al mundo a sus crías y tienes que tenerlo todo listo. ¿Quieres saber qué debes tener en cuenta para el parto en las perras? ¡Te lo contamos!

Lo previo al parto en las perras

La futura mamá necesitará un lugar limpio, cómodo y tranquilo donde dar a luz. Lo mejor es que se lo prepares unas semanas antes de cumplirse la fecha para que la perra se vaya acostumbrando.

Elige un lugar de la casa libre de ruidos, donde la gente no esté pasando continuamente y donde se mantenga una temperatura estable, sin mucho frío ni mucho calor.

La zona debe estar limpia, ¡no querrás poner en riesgo la salud de la mamá ni de los peques!

Prepara una especie de nido que puede consistir en una gran caja de cartón abierta y acolchada con sábanas o mantas limpias y un colchón para que la madre se tumbe. Ten en cuenta la altura de ese nido para evitar que los pequeños recién nacidos se caigan o se escapen.

parto en las perras

Parto en las perras: la preparación

Ahora que ya tienes el lugar perfecto y el día está al caer, hay otras cositas que debes tener en cuenta para el parto en las perras.

Una de las cosas fundamentales es contar con ayuda por si la cosa se complica. Y no nos referimos solo a alguien a tu lado que pueda calmar tus nervios si estos se apoderan de ti, nos referimos a tener muy cerca el teléfono de tu veterinario de urgencia por si necesitas asesoramiento profesional.

No debería haber ningún problema durante el parto, pero por si lo hubiese, es mejor que sepas con quién consultarlo o a dónde acudir. ¡Ten en cuenta esto y piensa si podrías ir en coche!

Cuando el parto comience, debes tener cerca toallas limpias, unas tijeras y una bolsa térmica, ya que si hiciese falta separar a los cachorros de la madre por alguna razón fortuita, tienes que mantenerlos calentitos.

Signos del inminente parto en las perras

Hay varios síntomas que indican que el parto se producirá en las próximas 12-24 horas. ¡Debes estar pendiente de ellos! ¡Toma nota!

  • La perra se retira a su “nido”.
  • Puede perder el apetito.
  • Se encuentra más inquieta de lo normal.
  • Su temperatura corporal desciende, normalmente, de los 38,5ºC a los 37ºC.

parto en las perras

El parto en las perras por fases

Ahora sí que sí: todo está listo externamente y el cuerpo de la mamá canina, también se prepara.

Primera parte del parto

La vulva se hincha y las contracciones irán preparando el cuello del útero y el propio útero para la salida de los cachorros. Como es normal, la perrita puede estar algo nerviosa y jadear.

Segunda parte del parto en las perras

Un parto canino suele durar entre 3 y 12 horas, pero hay algunos casos en los que se alarga más.

  • Las contracciones empezarán a ser cada vez más fuertes y de un minuto de duración cada 5 minutos cuando el parto sea inminente.
  • Tras cada contracción, saldrá por su vulva un flujo clarito indicando que su pequeño va a llegar en breve.
  • Entre el nacimiento de un cachorro y otro podrían pasar unos 20 minutos. Sin embargo, puede pasar que la perra esté tan agotada que decida descansar y parar de hacer esfuerzos, lo que podría hacer esperar otro nacimiento hasta dos horas. Ten muy en cuenta esto y si ves que se alarga más, consúltalo inmediatamente con un veterinario.
  • Jamás tires de las crías para sacárselas a su madre. ¡Podría resultar fatal!
  • Durante el parto en las perras, ellas mismas son las que muerden las placentas y el cordón umbilical.

parto en las perras

Última parte

Es muy importante que sigas de cerca el parto de tu perra, ya que tendrás que fijarte en qué pasa con las placentas.

  • Cada placenta debe ser expulsada tras cada nacimiento, ¡presta atención a esto! Si alguna no ha salido, consulta al veterinario, pues quizás tenga que intervenir.
  • Es más normal de lo que imaginas que las perras se coman alguna placenta y luego la vomiten. Sin embargo, esos vómitos no se deberían prolongar.

Otras consideraciones del parto en las perras

Los partos en las perras normalmente no necesitan intervención, pero, a veces, hay algunas complicaciones que requieren de la ayuda humana.

Si no hay contracciones o estas no son demasiado fuertes, los perros no avanzarán y quizás haya que hacer una cesárea. Habría que recurrir también a una intervención si la perrita es muy pequeña y tiene la pelvis estrecha. Todo ello lo debe llevar a cabo un profesional, por supuesto.

parto en las perras

Si los partos entre perros son muy seguidos, quizás a la mamá no le dé tiempo de limpiar al primero, ni de cortar el cordón umbilical y vas a tener que hacerlo tú.

Para ello, pon un cordón a unos 2 centímetros y medio del perro y otro un poco más lejos y corta entre ambos con unas tijeras. Coge al peque muy suavemente, retira la membrana que lo rodea y sécalo con un paño limpio para que ese movimiento le ayude a respirar. Si ves que le cuesta puede ser porque tenga algo dentro de su boca que se lo esté impidiendo, así que mete tu dedo pequeño (limpio) en su boca para eliminarlo.

Debes ser consciente de que en ocasiones el embarazo canino no llega a buen puerto y la perrita puede sufrir un aborto. También puede suceder que, por desgracia, algún perrito nazca muerto o muy débil y, por eso, siempre debes estar en contacto con un veterinario.

Pero antes de todo esto, desde el primer momento que pienses que tu perra puede estar embarazada, consúltalo con un profesional para que te lo confirme y siga el desarrollo del mismo.

Etiquetas: , ,
Post Anterior Siguiente Post
By
Graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid (2016), con formación en Marketing Online y experiencia en la redacción de contenidos de diversa temática optimizados para SEO. Especializada en contenido para mascotas, actualmente continúa formándose en este ámbito como Auxiliar Veterinaria.