Todo lo que necesitas saber sobre el parto canino

Todo lo que necesitas saber sobre el parto canino

El parto canino es un momento clave que marcará tu relación con tu mascota. ¿Has decidido que tu perra tenga cachorritos? Es una responsabilidad muy grande, por eso es importante que te informes y te prepares bien para que todo salga perfecto. ¡Te ayudamos con una guía completa!

 

Todo sobre el parto canino

La gestación canina puede durar entre 57 y 63 días aproximadamente. ¿Se acerca el gran día? ¡Empecemos con los consejos para llevar a cabo el parto canino!

Todo sobre el parto canino

Cuidados de una perra gestante

Si tu perra está embarazada y ya ha alcanzado el último tercio del período de gestación, es muy importante cuidar especialmente su alimentación. Si complementas su dieta habitual con pienso para cachorros, los fetos recibirán montones de nutrientes necesarios para completar su desarrollo y nacer sanos y fuertes.

El ejercicio de una perra gestante tiene que continuar, habrá que adaptarlo a su nuevo estado y hacerlo moderado y suave, especialmente según se acerque el parto, pero no conviene que se vuelva completamente sedentaria.

Presta especial atención a su bienestar general: proporciónale un ambiente cómodo, cálido y libre de estímulos estresantes. Sigue siempre las indicaciones del veterinario y deja que te haga un seguimiento del embarazo.

 

Fases del parto canino

Fases del parto canino

¡Ya se acerca el momento más mágico del embarazo! El final de la gestación llega con el nacimiento de los cachorros. Las fases por las que pasará tu perra para parir a sus bebés son:

  • Fase de dilatación del cuello uterino: puede variar mucho en duración dependiendo de si la perra es primeriza o no, entre 4 y 24 horas. La perra se encontrará nerviosa, fatigada, e incluso tendrá temblores. La vulva comienza a expulsar un fluido viscoso y el útero puede empezar a tener contracciones, pero muy débiles.
  • Expulsión de las crías: cuando el nacimiento sea inminente, tu perra tendrá contracciones fuertes de aproximadamente un minuto de duración cada 5 minutos. Procura colocarla en un lugar cómodo, tranquilo y seguro. La perra se lamerá la vulva entre contracciones hasta que se rompa el saco fetal, y es cuando las contracciones se vuelven aún más fuertes para expulsar completamente al cachorro, que quedará unido a la placenta por el cordón umbilical.
    Lo habitual es que la madre tenga descansos de hasta dos horas entre un cachorro y otro, por lo que si la camada es grande, el parto podría demorarse hasta 24 horas. El ritmo también depende de si es o no primeriza.
    Cuando los cachorros van naciendo, ella misma los estimula lamiéndolos y corta el cordón umbilical. Si todo va bien, el parto canino no requiere intervención humana.
  • Expulsión de placentas: las expulsan en forma de secreción verdosa, pueden ir saliendo entre cachorros o bien después, demorándose hasta varias semanas tras el parto.

 

¿Qué problemas pueden surgir durante el parto canino?

problemas pueden surgir durante el parto canino

Por lo general, en la mayoría de los casos el parto de las perras suele transcurrir sin problemas. Sin embargo, en algunas ocasiones sú pueden salir mal algunas cosas y es importante saber detectarlas para poder buscar asistencia veterinaria:

  • Ausencia de contracciones uterinas. Sin contracciones, los cachorros no pueden avanzar hacia la salida y se quedarán atascados, por lo que será necesario provocar el nacimiento de otra forma.
  • Los fetos demasiado grandes, pelvis demasiado estrechas o el atasco fetal son algunas de las razones por las que la perra puede tener un parto anormal.
  • Abortos.
  • Retención de placentas, que produce dolor abdominal, fiebre e inflamación.
  • Hemorragias.
  • Muerte fetal
  • Momificaciones.

Además, también se pueden dar problemas postparto, como paraplejia, eclampsia o falta de secreción láctea.

 

¡Recuerda! Lo mejor es que busques asistencia veterinaria en caso de que surjan problemas, si no, tanto la madre como los cachorritos podrían correr peligro. También es importante recordar que el parto canino es una gran responsabilidad, así como cuidar a la perra durante todo el proceso de embarazo y después a los cachorros. Si no quieres que tu mascota tenga descendencia, ¡estrilízala y evita sorpresas!

Etiquetas: , ,
Post Anterior Siguiente Post