Cómo evitar la torsión gástrica en perros

Cómo evitar la torsión gástrica en perros

La torsión gástrica en perros es un problema bastante frecuente, especialmente en los perros más grandes. ¡Pero realmente puede afectar a cualquier perro, incluso a los más peques! Cuanto más ancho y profundo sea el pecho, mayor riesgo hay. ¿Quieres saber en qué consiste la torsión de estómago y si es posible evitarla? ¡Sigue leyendo!

Qué es la torsión gástrica en perros

Qué es la torsión gástrica en perros

La torsión es un estrangulamiento gástrico, es decir, la situación en la que el estómago se retuerce porque los ligamentos que lo sujetan no son lo suficientemente fuertes y no puede evitar girar sobre sí mismo.

Aunque hay muchas causas, algunas de las cuales aún no se saben y están siendo estudiadas, sí que es cierto que la torsión gástrica muy a menudo es provocada por un ejercicio demasiado intenso, un exceso de alimentación, o la combinación de ambas.

¿Cómo saber si un perro tiene torsión de estómago? Suele presentar una evidente hinchazón en el vientre, detectable a simple vista. Está duro, ya que el estómago está lleno de aire. Además, el perro al sentirse mal intenta vomitar, pero no logra echar nada más que saliva.

Tratamiento de la torsión gástrica en perros

Tratamiento de la torsión gástrica en perros

En la torsión gástrica canina vamos contrarreloj. Si se reacciona pronto se puede solucionar, pero si no, resulta mortal.

Cuando la torsión de estómago es diagnosticada a tiempo, a veces incluso no ha llegado a producirse del todo (el estómago sólo se ha virado un poco, no ha girado completamente sobre sí mismo). En estos casos, es fácil solucionarlo sondando al animal e intentando sacar líquido o comida del estómago para descargarlo.

Si la torsión ya se ha producido, habrá que recurrir a cirugía, pero no suele dar muy buenos resultados: sólo sobreviven alrededor de un 40% de los perros operados. ¡Pero si se hace rápidamente y con habilidad, saldrá sin problema! Y tampoco hay ninguna otra opción: en caso de una torsión gástrica completa, si no se opera, el perro entra en shock y muere en cuestión de horas.

Un perro que ha sobrevivido a una operación de torsión gástrica corre alto riesgo de que vuelva a ocurrir. Sigue estrictamente los consejos y la dieta que te proponga tu veterinario para evitar que recaiga.

Cómo prevenir la torsión gástrica en perros

Cómo prevenir la torsión gástrica en perros
(Foto via: peru21)

Como ves, se trata de una condición bastante grave, pero ¡no te preocupes! La torsión de estómago canina es fácil de prevenir. Algunos consejos para evitarla son:

  • Reparte en varias tomas diarias la comida de tu perro, incluso si es adulto. Darse un único atracón al día favorece las torsiones gástricas.
  • Nunca des de comer a tu perro justo antes ni justo después del ejercicio físico, deja siempre un rato entre medias. Mejor aún si sale a la calle con la digestión ya hecha.
  • Lo mismo ocurre con el estrés. Si tu perro está nervioso o alterado por cualquier razón, evita darle de comer en esas circunstancias, espera siempre a que vuelva a estabilizarse.
  • Tampoco dejes que beba tragos muy grandes de agua justo antes, durante y justo después de la actividad física. Sobre todo, verás que lo hace al volver de pasear, especialmente si hace calor; deja que lo haga, pero vigila la cantidad y si ves que se pasa, retírale el plato. Se lo podrás devolver un rato después.

 

¿Habías oído hablar de la torsión gástrica en perros?

Etiquetas:
Post Anterior Siguiente Post