Cuidados del jerbo

Cuidados del jerbo, ¿qué necesita esta mascota?

Los jerbos no son una mascota tan popular como los perros o los gatos, pero es cierto que cada vez más gente se apunta a tener uno de estos animales en casa. Como toda mascota, requieren unas atenciones especiales, por eso, antes de hacerte con uno, debes conocerlo todo sobre los cuidados del jerbo. ¿Estás preparado?

Cuidados del jerbo mascota

Cuidados del jerbo

Dentro de los más básicos cuidados del jerbo en casa destacan dos cosas: su alimentación y la preparación y mantenimiento de su jaula. Pero lo primero, ¿con qué equipamiento debes hacerte para tener un jerbo? Esto es lo que necesitas:

  • Alimento de calidad para jerbos
  • Una botella de agua para roedores
  • Un acuario grande
  • Escamas de álamo para crear el lecho de su camita
  • Paja, pañuelos de papel o cartón para crear su nido
  • Un bloque de madera sin tratar para que mordisquee
  • Complementos o juguetes

Alimentación del jerbo

Alimentación del jerbo

Sin una buena dieta, tu jerbo no podrá gozar de buena salud. Para que la dieta de un jerbo sea equilibrada, deberá componerse de verduras, proteína, vitaminas y grasas.

Lo mejor para asegurarte de que le das todo lo que necesita es recurrir a un pienso especial para jerbos, complentándolo con frutas y verduras frescas, como manzana, pera, calabaza, pepino, melón, zanahoria… También puedes darle heno.

Los jerbos no necesitan cuencos para la comida. Lo ideal con la comida es esparcirla por el fondo de su jaula, ya que así se potencia su instinto de rastreo. Para beber, lo mejor es una botella para roedores, que podrás colgar en la jaula. Tendrás que limpiar la boquilla y cambiar el agua cada día.

La jaula de tu jerbo

La jaula de tu jerbo

Mantener la jaula en buenas condiciones es otro de los cuidados del jerbo que no puedes olvidar. Ten en cuenta la higiene, deberás limpiarla y desinfectarla al menos una vez por semana.

Si no se termina su comida en un día, tendrás que tirarla y poner nueva, ya que si no podría ingerir bacterias o incluso sus heces.

Su camita la puedes hacer con una caja de madera, cuyo fondo está bien llenar con tiras de papel higiénico o pañuelos. Bastará con limpiarla una vez por semana.

Cómo darle a tu jerbo una buena vida

Cómo darle a tu jerbo una buena vida

Tener en cuenta sus cuidados alimenticios y su higiene es muy importante, pero hay otros cuidados del jerbo que debes tener en cuenta para hacerle feliz.

Es importante que le fomentes el juego y el ejercicio, que se mantenga activo para no desarrollar sobrepeso. Para poder hacerlo, necesitará espacio y también material que poder excavar en su cama. Además, puedes comprarle juguetes masticables, una pelota o una rueda sólida para que corra.

¡También puedes usar cartón! Les encanta jugar a morderlo y es muy barato.

La socialización con el jerbo

La socialización con el jerbo

Cuando el jerbo llegue a casa, deberás tener cuidado de no agobiarle. Confiar en ti le llevará un tiempo, así que tómatelo con calma.

Durante los primeros días no lo intentes coger, pero puedes empezar a tomar contacto dándole unas semillas en tu mano, poco a poco tomará confianza y se irá acercando. Cuando ya se deje manipular, hazlo con cuidado y procura transmitirle seguridad, que no se te caiga. ¡Nunca cojas al jerbo por la cola!

Sé responsable: si vas a tener varios jerbos, no des oportunidad a que se reproduzcan, ¡estos animales pueden llegar a tener cerca de 100 crías en un año! Seguro que no sabrás qué hacer con los bebés después, así que es mejor evitarlo.

 

¿Conocías estos cuidados del jerbo?

Etiquetas:
Post Anterior Siguiente Post