Así es como debe ser la alimentación del jerbo

Así es como debe ser la alimentación del jerbo

La alimentación del jerbo es un tema en el que mucha gente se siente bastante perdida. Los jerbos son mascotas cada vez más populares, pero mucha gente no sabe qué darles de comer. ¡En realidad su dieta es muy sencilla! ¿Quieres saber cómo alimentar a tu jerbo? ¡Hablamos de ello!

La alimentación del jerbo

La alimentación del jerbo

En las tiendas no se suele encontrar un producto concreto para la alimentación del jerbo, por lo que puedes recurrir a compuestos de pienso para roedores en general, o bien para hámsters. ¡Pero no puedes dársela tal cual! Así es como debes adecuarla para que sea perfecta para tu jerbo:

  • Los preparados para roedores suelen traer pipas de girasol. Si es el caso, quítalas
  • Completa el pienso con otras semillas más apropiadas para los jerbos: alpiste, amaranto, cebada, avena, centeno, maíz, trigo…

El preparado de alimento para un jerbo debe contener alrededor de un 15% de proteínas y un 6% de grasas. Estas cantidades son aproximadas y dependerán del estado de tu jerbo. Por ejemplo, si es una cría, una hembra gestante o tiene sobrepeso, tendrás que adecuar el alimento a su condición. Lo mejor es que acudas a un veterinario especializado en busca de consejo.

Cómo alimentar a tu jerbo

Cómo alimentar a tu jerbo

Como has visto, la dieta de los jerbos es muy sencilla, pero ¿cómo debe planificarse su alimentación? Esto es lo que debes hacer:

  • Lo ideal, de media, es aproxiadamente una cucharada de pienso al día.
  • No añadas diferentes comidas cuando todavía le quedan restos de otra o no se la comerá toda, sino que elegirá sólo lo que más le guste. Dale comida nueva sólo cuando se haya terminado la que tiene.
  • Tu jerbo va a esconder su comida, es una costumbre innata que tienen y es inevitable. La esconderá bajo el sustrato y volverá  a dejar el cuenco al descubierto cuando este vacío, para avisarte de que necesita más comida.

Completar la alimentación del jerbo con otros ingredientes

Completar la alimentación del jerbo con otros ingredientes

Aparte del pienso, puedes darle otros alimentos de vez en cuando. Por ejemplo, es buena idea darle una vez por semana un poco de frutos secos crudos y sin sal. Y un par de veces por semana, le puedes dar alimentos vegetales como zanahoria, acelgas, diente de león, tréboles, legumbres cocidas, judías verdes, nabo, coliflor, pimientos, rúcula, soja, tomillo… ¡Casi cualquier hortaliza o verdura!

Además, menos a menudo puedes darle algún trocito de fruta, pero que no coincida en una misma comida con otros vegetales, o podría proporcionarle demasiada fibra. Evita las uvas y las pasas, el melón, los cítricos, las fresas y otras frutas rojas.

 

La alimentación del jerbo, cuanto más variada sea, mejor. ¡Crecerá sano y fuerte y vivirá contigo durante mucho tiempo!

Etiquetas:
Post Anterior Siguiente Post