errores al adiestrar a un perro

Errores al adiestrar a un perro: 21 errores más comunes

Cuando se trata de educar a un perro no todo el mundo tiene claros los pasos a seguir, lo que está bien y lo que está mal. Por eso, es bastante normal que se cometan ciertos fallos que nos impiden alcanzar los objetivos propuestos para la educación de nuestras mascotas. ¡Ten muy en cuenta esta lista de errores al adiestrar a un perro para que no los cometas!

Errores al adiestrar a un perro más frecuentes

Quizás esta lista te sirva para comprender qué es lo que hiciste mal o estás haciendo mal a la hora de adiestrar a tu mascota. Y si aún no has empezado con su educación, conocer estos errores de antemano te ayudará a ir por el buen camino desde el principio. ¡Vamos a por ello!

errores al adiestrar al perro más comunes

1. Echar la culpa al perro

No podía ser otro que este el error que encabezase la lista.

Y es que muchas veces tenemos tendencia a culpar de cabezotas a nuestras mascotas cuando no aprenden algo, en vez de pararnos a analizar primero si nosotros se lo estamos enseñando bien.

Es cierto que existen perros más inteligentes que otros, catalogados en una lista oficial. Pero cualquier perro sano, sea cual sea su raza o sin raza específica, tiene la capacidad de aprender los trucos básicos de educación.

2. Marcarte un tiempo límite

Otro de los errores al adiestrar a un perro que con mayor frecuencia se produce es marcar en tu agenda el día para el cual tu perro deba tener todo aprendido.

El aprendizaje canino lleva su tiempo y es necesario entender que cada perro y sus circunstancias son diferentes, y armarse de paciencia para lograr los objetivos.

Sin embargo, puede pasar que sí que seas consciente de que ciertos aprendizajes requieren de mucho tiempo, pero por tu situación vital, estás viendo que quizás no seas capaz de lograrlo por no poder dedicarle todo el que necesita tu mascota. En ese caso sí está bien que te marques un objetivo para, llegado el momento, si no has conseguido lo propuesto, pasarle el testigo a un profesional del adiestramiento y que él se encargue.

3. Los castigos para aprender

Es uno de los errores más comunes al adiestrar a un perro y de los más graves y contraproducentes: elegir el castigo como método de aprendizaje.

A nivel emocional, puede mermar la confianza que el perro sienta hacia ti, lo que complicará vuestra convivencia en términos generales.

uno de los errores al adiestrar a un perro es el castigo

Por otro lado, si la enseñanza estaba destinada a modificar una conducta concreta (por ejemplo, que deje de orinar dentro de casa), el castigo puede empeorarla.

Por no hablar de las reacciones impredecibles que puede tener el animal al verse amenazado.

El castigo físico (pegar, encerrar, etc.) o los gritos son lo peor que puedes hacer cuando estés educando a tu perro.

4. Usar mal los premios

En el refuerzo positivo para el aprendizaje canino, los premios son la clave. Sin embargo, en lo que respecta al uso de los premios, se suelen cometer muchos errores.

Premio atractivo

Para empezar, debes emplear un premio que sea atractivo para tu mascota. Si no, ¿cómo lo vas a motivar a que aprenda lo que tú quieras?

Puedes adaptar el premio al tipo de aprendizaje. Por ejemplo, si estás enseñando a tu cachorro a orinar en el empapador, puedes recompensarle con un snack cuando lo haga. Y si, por ejemplo, te gustaría que tu perro se tumbase boca arriba cada vez que se lo ordenes, entonces el premio pueden ser una buenas caricias en la tripa.

Dar la cantidad de premios precisa

Otro de los errores al adiestrar a un perro que se cometen con frecuencia es dar premios de más o de menos.

Si se está empleando un tipo de galleta canina para reforzar el aprendizaje, no se la debes ofrecer libremente en cualquier momento. De hacerlo, el perro no será capaz de asociar el premio con la orden.

Tampoco se deben dar premios de menos. Esto significa que durante todo el aprendizaje algunas personas dan algunas veces premios y otras no, lo cual también dificulta al peludo esa asociación de ideas.

El timing

Otro error es no saber cuándo darle el premio a la mascota. Lo ideal es que se lo des justo al realizar la acción deseada o mientras la lleva a cabo. No tiene lógica darle el premio antes ni mucho después. Es lo que se conoce como “timing” del adiestramiento.

usar mal los premios es uno de los errores al adiestrar a un perro

Reducción de premios progresiva

Por último, llegado el momento en el cual el aprendizaje ya sea claro, entonces puedes ir reduciendo el número de premios, pero nunca antes y nunca de golpe. También puedes sustituir progresivamente unos por otros: por ejemplo, si empleabas snacks, ir cambiándolos por palabras agradables y caricias.

En definitiva, emplea una metodología en lo que al uso de premios se refiere a la hora de educar a tu mascota.

5. No elegir bien las órdenes

A la hora de seleccionar las órdenes que vas a dar a tu mascota, estas deben ser siempre las mismas. Y con esto nos referimos a dos factores principales.

El primero es que la palabra siempre debe ser la misma, no vale cambiarla por una similar. Es decir, si usas la palabra “túmbate” para que se acueste, no puedes cambiarla a tu antojo por “tumbado”.

Por otro lado, todos y cada uno de los miembros que interaccionen con la mascota y que quieran enseñarle dicha orden, deben emplear la misma palabra.

6. Olvidarte de que es un perro y de su naturaleza

Lo primero que debes tener claro es que estás enseñando trucos a un animal, no a una persona. Con lo cual las enseñanzas deben estar ajustadas a su ser. Y creednos que lo decimos porque hay gente que lo olvida…

Por otro lado, hay que tener presente que la razón por la que existen muchas razas de perros diferentes es porque la evolución hizo que estos se fuesen adaptando a las necesidades que requerían los humanos de ellos.

Eso significa que si tienes un perro pastor, te va a ser casi imposible educarle para que no se acerque a un rebaño. O si tienes un sabueso, impedirle que rastree, además de complicado, es anular su instinto.

errores frecuentes al entrenar a un perro

7. Equivocarte con el tiempo de las sesiones de adiestramiento

Captar la completa atención de tu perro puede ser difícil. Captarla durante mucho tiempo, más. Por ello, por muy motivado que estés con el entrenamiento, es mejor no sobrepasarte en el tiempo para no llegar a aburrir al perro.

De hacerlo, en la siguiente sesión el perro ya estará aburrido y cansado de ese entrenamiento y te costará más que se centre.

Lo ideal es hacer varias sesiones cortas al día, por ejemplo, 3 de 5 minutos cada una, que una de 15 minutos del tirón.

También es un error hacerlo en el sentido contrario: intentarlo durante muy poco tiempo. ¿Crees que te va a funcionar hacer una sesión de un minuto y dejarlo? No mucho.

8. Enseñar varias órdenes a la vez

Es otro de los errores al adiestrar a un perro más comunes. Como a veces vemos que una orden se nos complica, elegimos otra sobre la marcha.

¿Eso significa que el perro al final no aprenderá ninguna de las dos? No, puede aprenderlas… pero tardará el doble en aprender cada una.

Mejor centrarse en un aprendizaje y luego el siguiente.

9. Ser incoherente cuando estás enseñando y cuando no

Si estás dedicando tiempo y esfuerzo a enseñar a tu perro a que no se suba a tu cama, pero una noche que otra lo invitas a dormir contigo, ¿qué sentido tiene?

Hay que ser coherente siempre y transmitir esto al resto de la familia.

hay que ser coherente para no cometer errores al adiestrar a un perro

10. Equivocarte con el lugar de aprendizaje

Las órdenes, al principio, es ideal que se enseñen en lugares donde no haya distracciones. De esa manera lograrás captar toda su atención.

Una vez aprendida, dicha orden y aprendizaje, debe trasladarse a otros escenarios. Por ejemplo, si enseñas a sentarse a tu perro en casa, pero no lo practicas en el parque, es probable que solo te haga caso cuando se lo pidas en la tranquilidad del hogar.

11. No estar atento a las reacciones de tu perro para anticiparte

Este es otro de los errores al adiestrar a un perro más comunes. Ante ciertas conductas incorrectas que ya conozcas de tu perro y que quieras corregir, debes anticiparte.

Por ejemplo, si sabes que nada más pisar la calle tu perro orina en tu propia puerta, no tienes que esperar a que lo haga para comenzar a enseñarle que eso no se hace. Anticípate a ello y ese será el primer paso para educarle.

12. Perder el interés por el entrenamiento

Al principio hablábamos de la paciencia que debes mostrar a la hora de educar a un perro, pero aquí hay otro factor esencial: la constancia.

Se debe mantener el trabajo con regularidad para que el aprendizaje cale en el animal verdaderamente. Pero, una vez haya aprendido, debes seguir recordándoselo y poniéndolo en práctica.

Especialmente si es un truco no esencial. Si no lo recuperas de vez en cuando, es probable que acabe olvidándolo.

13. Hablar con el perro

Si cada vez que tu mascota se equivoca te paras a hablar con él y a explicarle con frases por qué lo hace mal, estarás perdiendo el tiempo.

Sobra decir que los perros no entienden esa conversación. A ellos hay que hablarles con palabras cortas, en este caso, las de la orden.

14. Repetir una y otra vez la palabra de la orden

Este es otro de los errores al adiestrar al perro que más se cometen sin darnos cuenta.

“Salta. Salta. Salta. Salta…”. Así no funciona. Tienes que dar la orden una vez y esperar a que lo haga. Si no lo hace, muéstraselo. Repite la orden y vuelve a esperar.

Si entras en bucle con la orden, es probable que el perro acabe haciéndote caso, pero cuando él lo desee.

no hay que repetir mucho la orden al adiestrar a un perro

15. No permitir que se equivoque

Como nos pasa a los humanos, para aprender también hay que equivocarse.

El error forma parte del aprendizaje y debes permitirle que eso suceda. Recuérdalo: dale tiempo.

16. No recurrir a un especialista si es necesario

Hay ciertos aprendizajes que son básicos para tener una buena convivencia con nuestra mascota.

Como decíamos antes, enseñar a un perro requiere de tiempo. A veces las conductas se complican y ese tiempo de enseñanza se multiplica y no nos sentimos capaces.

Dar por perdida a la mascota en cuanto a malos hábitos se refiere es un error que va de la mano a no acudir a un profesional para que te ayude.

No se trata de tirar la toalla: busca ayuda.

17. Emplear diferentes métodos de adiestramiento

Si tu mascota ha empezado a trabajar con un profesional y este te está dando ciertas pautas a implementar con tu perro, síguelas.

Es contraproducente que el entrenador trabaje de una manera y luego tú intentes hacerlo de otra. Confundirás al perro.

18. Enseñarle a que vaya a ti para regañarle

Si la orden de llamada se la vas a enseñar a tu perro para que acuda a ti cuando quieres regañarle por haber hecho algo mal, estás cometiendo un error.

A lo largo de su vida vas a necesitar llamarlo muchas veces, para diferentes cosas. Si empiezas educándole solo para que acuda para regañarle, llegará un momento en el que deje de acudir a ti.

19. Incrementar la dificultad demasiado deprisa

Hay ciertas enseñanzas que pueden ir aumentando de dificultad con el tiempo.

Pues bien, uno de los errores que más se comenten es aumentar dicha complejidad sin esperar a que la base del aprendizaje esté bien afianzada.

incrementar la dificultad de golpe es uno de los errores al adiestrar a un perro

20. No poner una orden clara para cada conducta a corregir o aprender

Si quieres que tu perro deje de tirar de la correa, no puedes obligarle a hacerlo diciéndole “túmbate”, aunque le hayas enseñado a tumbarse.

Es mejor que determines una orden para cada aprendizaje que quieras enseñar a tu mascota.

21. No poner una orden para finalizar

Hay ciertas enseñanzas que van a requerir de una orden de finalización.

Por ejemplo, si quieres que tu perro no salga disparado de casa cada vez que abres la puerta, debes enseñarle una orden de espera o de quietud. Pero también es importante que le enseñes la orden para cuando quieras que salga y, por lo tanto, finalice ese momento de espera o de quedarse quieto.

El perro debe saber bien cuándo empieza la orden y cuándo termina.

 

Ya has visto cuáles son los errores al adiestrar a un perro más comunes. ¡Recuerda evitarlos!

Etiquetas: , ,
Post Anterior Siguiente Post
By
Auxiliar de Veterinaria, Graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid y redactora SEO especializada en contenidos sobre mascotas. Siempre en continua formación para ampliar sus conocimientos sobre el mundo animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 + siete =