Enfermedad Vírica Hemorrágica del Conejo

Enfermedad Vírica Hemorrágica del Conejo

Cuando hablamos de Enfermedad Vírica Hemorrágica del Conejo nos estamos refiriendo a una patología severamente grave para conejos domésticos y salvajes. Sí, puede afectar a tu mascota, por eso es tan importante que prestes atención a lo que te vamos a contar.

¿Qué es la Enfermedad Vírica Hemorrágica del Conejo?

La Enfermedad Vírica Hemorrágica (RHD) del Conejo es una enfermedad que la provoca un calcivirus, concretamente un virus ARN de esa familia (Caliciviridae). Es un padecimiento infeccioso y con un alto nivel de contagio. Además, en la gran mayoría de casos, es mortal.

Curiosamente, esta enfermedad solo afecta a una raza de conejos, la especie Oryctolagus cuniculus, que son los conocidos como conejo común o conejo europeo.

Se trata de una enfermedad endémica, habitual en gran parte de Europa, pero también en Asia, Nueva Zelanda, Cuba, África y Australia.

Se habló de ella por primera vez en el año 1984, en la provincia de Jiangsu (zona suroriental de China). En esos primeros casos descritos, el origen de esta patología se le atribuyó a un grupo de conejos de la raza Angora.

Llegando al final de la década de los 80, se dieron en España los primeros brotes. Esto causó un gran descenso de la población de conejos, tanto en ejemplares domésticos como en silvestres.

Qué es la Enfermedad Vírica Hemorrágica del Conejo

Transmisión del virus

Por suerte, el virus no puede transmitirse de los conejos a los humanos o a otros animales. No obstante, entre ellos sí es altamente transmisible y mortal.

Las formas de contagio son a través de secreciones y excrementos en dos formas distintas:

  • Por contacto directo: cuando un conejo contacta directamente con otro infectado. En este caso, las vías de contagio suelen ser la oronasal y a través de los ojos.
  • Por contacto indirecto: a través de agua o alimentos contaminados, fómites y otros objetos contaminados. Un ejemplo de esto entre conejos domésticos sería que uno se contagie al lamer un juguete que ha estado en contacto con otro conejo contagiado.

¿A qué conejos afecta la enfermedad?

La enfermedad suele tener un periodo de incubación de 1 a 3 días. Tras este breve tiempo, el conejo suele fallecer por un fallo multiorgánico. Y es que una de las principales secuelas de esta enfermedad es la congestión y las hemorragias en los órganos.

Los conejos que más afectados suelen verse son, por orden:

  • Futuras reproductoras de entre 2 meses y medio y 4 meses y medio.
  • Conejas en producción.
  • Gazapos de más de 60 días.
  • Machos adultos.

Los jóvenes se ven afectados en menor grado.

Síntomas de la Enfermedad Vírica Hemorrágica del Conejo

Cabe recalcar que no todos los conejos presentan síntomas, pero los que hay se dividen por gravedad.

Síntomas de la Enfermedad Vírica Hemorrágica del Conejo subaguda

En estos casos, la mayoría de los conejos logra sobrevivir, pues los síntomas son leves y duran de 2 a 3 días:

  • Hipertemia.
  • Anorexia.
  • Cambios de comportamiento o depresión.

Síntomas de la forma aguda de la enfermedad

Entre las 26 y 48 horas tras el contagio, los síntomas que podría presentar el conejo serían:

  • Cianosis.
  • Disnea.
  • Hipertemia.
  • Hemorragias en los ojos.
  • Depresión o decaimiento.
  • Convulsiones.
  • Descargas nasales.
  • Ataxia.
  • Distensión abdominal.
  • Muerte del conejo.

Síntomas de la Enfermedad Vírica Hemorrágica del Conejo

Síntomas sobreagudos de la Enfermedad Vírica Hemorrágica del Conejo

En estos casos, la tasa de mortalidad del lagomorfo contagiado es superior al 90%. Los síntomas serían:

  • Convulsiones.
  • Fiebre.
  • Chillidos.
  • Opistótonos. El conejo muestra posturas anormales provocadas por fuertes espasmos musculares.
  • Muerte súbita en un tiempo estimado de 12 a 36 horas.

¿Puedo evitar la Enfermedad Vírica Hemorrágica en mi conejo?

Como se ha comentado, esta enfermedad tiene una tasa de mortalidad muy elevada y no hay un tratamiento que la cure. Por tanto, lo mejor es evitar que tu mascota se contagie.

Para ello, se deben tomar ciertas medidas:

  • La más importante es la vacunación. Es una de las vacunas para conejos más esenciales, ya que con ella se consigue generar inmunidad protectora.
  • Higiene y desinfección de los espacios, con correcta ventilación.
  • Limitar el acceso y el contacto de tu mascota con conejos silvestres o roedores.

Las épocas en las que con mayor frecuencia se presenta la enfermedad son la primavera y el otoño, principalmente, pero la difusión de la enfermedad es bastante errática en función de la territorialidad.

Si tienes un conejo como mascota y quieres disfrutar de él todo lo que suele vivir un conejo, entonces te toca brindarle todos los cuidados que se merece. Y protegerle frente a esta enfermedad es fundamental.

Etiquetas: , , ,
Post Anterior Siguiente Post
By
Auxiliar de Veterinaria, Graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid y redactora SEO especializada en contenidos sobre mascotas. Siempre en continua formación para ampliar sus conocimientos sobre el mundo animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 + diecisiete =