dieta barf para gatos

¿Quieres dar a tu gato comida natural? Así es la dieta barf para gatos

La dieta barf para gatos es una excelente opción si quieres pasar de los piensos y latas comerciales y alimentar a tu gato de la forma más natural posible, sin alimentos procesados. ¡Pero es importante saber cómo hacerlo para cubrir todas sus necesidades nutricionales! Te hablamos sobre esta dieta para gatos, ¡descúbrela!

 

¿Qué es la dieta barf para gatos?

dieta barf para gatos

La dieta BARF para gatos (Bones And Raw Food) consiste en una alimentación basada en carnes y huesos crudos. En español también es conocida como dieta ACBA (Alimentación Cruda Biológicamente Adecuada), ya que trata precisamente de eso: una dieta cruda inspirada en la alimentación natural que tendría el gato si viviera en estado salvaje. La base de carne y huesos se complementa con pequeñas porciones de frutas y verduras frescas.

Esta dieta promete proporcionar al gato todos los nutrientes que necesita sin los componentes artificiales, harinas y químicos de los piensos y comida húmeda.

A pesar de estar domesticado, la estructura del organismo de un gato sigue siendo igual que cuando vivía en estado salvaje. Por eso, los gatos procesan y digieren muy bien las proteínas: son animales carnívoros. Sin embargo, tienen mayores problemas para digerir los carbohidratos, de lo que la comida procesada está llena.

En los casos de gatos con cálculos renales, pancreatitis y otras enfermedades, la dieta BARF resulta muy interesante, ya que está exenta de las grasas y químicos de las comidas para mascotas.

 

Beneficios de la dieta barf para gatos

Beneficios de la dieta BARF para gatos

Si te estás pensando empezar a alimentar a tu gato con la dieta BARF, estos son todos los beneficios que le aportaría:

  • Le aportará todos los beneficios de una alimentación natural, sin las desventajas de la comida procesada.
  • La dieta BARF para gatos previene el sobrepeso, la obesidad y la falta de energía.
  • El pelaje gana fuerza y calidad y se ve más sano y brillante.
  • Las articulaciones se fortalecerán, previniendo enfermedades como la artritis.
  • Los carbohidratos son lo que peor olor da a las heces: con la dieta BARF, eso ya no pasará.
  • Tu gato se volverá mucho más activo y enérgico.
  • La comida cruda y sin procesar contiene una gran cantidad de agua, por lo que le ayudará a mantenerse hidratado a pesar de beber poca agua.

Por lo general, los gatos que toman la dieta BARF se pueden ver mucho más sanos y vitales en poco tiempo.

 

Cómo preparar la dieta BARF para tu gato

Cómo preparar la dieta BARF para tu gato

La dieta BARF es sana y genial, pero tienes que saber cómo prepararla, porque son necesarias unas proporciones concretas para que su nutrición sea la más adecuada.

Por lo general, en el caso de la dieta BARF para gatos, se debe dar entre un 70 y un 80 % de carne cruda, como pollo o pavo, y un 10 % de vegetales. El resto, que es entre un 15 – 20 aproximadamente, consistiría en la ingesta de otros tipos de carne (cordero, pato, conejo, vísceras, pescados… y también huevos) un par de veces por semana. Además, tu gato necesitará algunos complementos nutricionales, como la taurina, realmente necesaria para estos animales. Debería tomarla cada día.

Nunca le des cerdo, almidón ni cereales. Todos estos alimentos se le deben dar crudos al gato, pero es conveniente congelar la carne y el pescado previamente para matar posibles bacterias.

 

Ejemplo de dieta BARF para gatos

Para que te hagas una idea, este es un ejemplo de las proporciones para la dieta BARF felina:

  • 1/2 kg de carne de pollo o pavo.
  • 400 gramos de corazón (pollo, cordero o ternera).
  • 200 gramos de hígado de pollo.
  • 300 gramos de verdura rallada: calabacín, zanahoria, calabaza.
  • 1 huevo.
  • Aceite de salmón.

La carne, los huesos y las verduras deben estar crudos y bien picados. Esta receta es un ejemplo, pero la idea es que vayas variando las verduras, carnes y vísceras.

Puedes congelar en raciones separadas e ir sacando según lo necesites. Nunca añadas condimentos de consumo humano, como sal, vinagre, especias, ajo, cebolla o salsas. Podrían ser realmente tóxicos para tu gato.

 

Si quieres alimentar a tu gato con la dieta BARF, pide información y consejos a tu veterinario, ¡y síguelos siempre!

Etiquetas: , ,
Post Anterior Siguiente Post