todo sobre la cobaya embarazada

Todo lo que debes saber sobre una cobaya embarazada

Si tienes cobayas en casa y conviven juntas algunas de diferente sexo sin estar esterilizadas, es muy normal que llegue un momento en el cual te preguntes si alguna de tus cobayas está embarazada. ¿Va a tener crías? ¿Cuáles son los síntomas de la cobaya embarazada? ¿Cuánto dura la gestación? ¡En este artículo vamos a responderte a las principales cuestiones!

Los síntomas de una cobaya embarazada

Lo primero que debes hacer es detectar cuáles son aquellas señales que indican que una cobaya está embarazada.

Al principio, antes de que se manifiesten cambios físicos, no será sencillo determinarlo. Esto es así porque sí que se presentan cambios de comportamiento, pero estos podrían estar relacionados con problemas de salud que no tienen nada que ver con el embarazo.

Primeros síntomas

Si estaba en época de apareamiento, el simple hecho de que deje de aparearse con el macho ya será un indicativo de que puede estar embarazada.

una cobaya embarazada dejará de intentar aparearse

Por otro lado, su actitud cambiará. Es bastante probable que se muestre mucho más distante y arisca de lo normal.

Eso se reflejará mucho en el contacto con otras cobayas y también en su interacción con nosotros. Por ejemplo, puede ser más huidiza a la hora de intentar cogerla.

También suele pasar que se vuelva más sedentaria.

Otros  síntomas de la cobaya embarazada serán el aumento del apetito y de la sed. En lo que su alimentación se refiere será muy importante consultar a un veterinario para adecuar la dieta a su estado actual.

Síntomas físicos de una cobaya embarazada

Cuando más indudable será su embarazo es cuando comiencen los cambios físicos.

El aumento de peso será evidente y constante. La forma de su cuerpo irá tomando forma de pera y, además de tener el vientre muy abultado, sus mamas crecerán.

Cuando queden pocas semanas para el parto, si tocamos con suavidad su vientre notaremos el movimiento de las crías en su interior.

Por supuesto, aunque tengamos en cuenta todos estos síntomas, lo ideal es consultar con un veterinario. Este le realizará una ecografía que podrá confirmarlo.

El proceso de embarazo de una cobaya

Lo cierto es que el embarazo en cobayas puede ser un proceso bastante complicado para ellas.

Esto no es solo por los cambios que se producen en su cuerpo, sino porque si no se tienen en cuenta ciertos cuidados, se puede complicar e, incluso, puede perder la vida.

Otro dato a tener muy en cuenta es que una cobaya alcanza su madurez sexual entre los 2 y 4 meses de vida. Después de esto su celo vendrá con mucha frecuencia y constantemente, más o menos cada 18 días, por lo que las posibilidades de embarazo son muy altas.

A los 10 meses de vida, ya tiene consolidados los huesos de su pelvis. Eso significa que no va a poder tener partos vaginales, solo por cesárea, y es importante que, una vez cumplido el año de vida, no se crucen a cobayas si no sabemos que ya han parido anteriormente.

Dicho esto, aclaremos que la duración del embarazo de una cobaya está entre 56 y 74 días. Después de la gestación nacerán en un mismo parto de 1 a 6 crías, que se alimentarán de leche materna durante un mes, aunque ya nacen con la capacidad de alimentarse del alimento típico de cobayas.

cuidados de la cobaya embarazada

Cuidados de la cobaya embarazada y tras el parto

El escorbuto en cobayas es muy común. Significa que tienen déficit de vitamina C en su organismo, el cual es incapaz de sintetizarla por sí mismo y necesita un aporte complementario por nuestra parte.

Para ello, en la alimentación de la cobaya no deben faltar alimentos ricos en vitamina C o suplementos con dicha vitamina que te recomendará tu veterinario. Pues bien, en el momento del embarazo, las dosis de vitamina C se deberán triplicar.

También es muy importante el aporte de calcio y, en ese caso, el heno de alfalfa es una gran opción.

Además, como mencionábamos antes, su sed aumentará, por lo que quizás debas recargar su bebedero con mayor asiduidad.

Eso sí, en cuanto al resto de alimentos estos no deben multiplicarse, puesto que ya bastante peso cogerá la cobaya con el embarazo como para que la sobrealimentemos.

A la hora de manipular a tu cobaya embarazada es esencial que no la cojas y la levantes del suelo. La cobaya no debe separar sus pies de una superficie, pues sus crías pueden correr riesgo si la sujetas incorrectamente.

Una cobaya embarazada necesita tranquilidad

A medida que se acerque la fecha del parto, el entorno en el que esté tu cobaya debe ser lo más tranquilo posible. No realices grandes cambios, pues puede ocasionarle estrés. Nos referimos, sobre todo, a que la temperatura sea agradable, la sala tranquila y que no la molesten (humanos ni animales).

Por ejemplo, si tu cobaya odia el momento del cepillado, no la sometas todos los días a ello.

Dado que con el aumento del tamaño de su vientre le costará más moverse, debemos facilitarle los accesos a la comida y agua y zonas de descanso.

Por otro lado, es muy importante que cuando una cobaya se quede embarazada, la separes del macho. De esta forma evitarás que la moleste.

También es importante que macho y hembra se queden separados al nacer las crías y hasta un tiempo después de acabar la lactancia. Esto es así porque, nada más parir, la hembra puede volver a quedarse embarazada y hacerlo sin haberse recuperado del anterior embarazo, parto y lactancia, es muy negativo.

cuidados más importantes para la cobaya embarazada

El parto de la cobaya

Centrándonos un poco en el parto de la cobaya, una de las cosas más curiosas es que suelen tener a sus crías durante el día.

Entre los muchos sonidos de las cobayas, estas emitirán un chillido muy característico que indicará que el parto ha dado comienzo.

El tiempo que pasa entre que cría y cría salen al exterior no suele sobrepasar los 5 minutos y, en general, el parto completo no dura más de 20-30 minutos. Pero claro, esto dependerá del número de crías y de si hay alguna complicación o no.

Lo ideal es que cuando el parto comience tengas a mano el número de contacto de tu veterinario de confianza por si detectas algún problema.

Las crías de cobaya nacen cada una con su saco amniótico y es la madre quien se encarga de limpiarlas. Aun así, si detectas que la madre no lo hace o no de manera completa, retíraselos tú con mucho cuidado.

Cuando la cobaya expulse la placenta, será la señal del fin del parto.

el parto de la cobaya embarazada no debe durar mucho

Las complicaciones del parto en cobayas

Un porcentaje de los partos en cobayas, aproximadamente alrededor del 20%, acaba con la vida de la cobaya madre.

Esto se debe, principalmente, por dos razones.

Una la mencionábamos anteriormente y es que a partir de los 10 meses de vida, si antes no se han tenido partos, los huesos de la pelvis de la cobaya ya estarán soldados y la única forma de parir será mediante cesárea. Esto es un dato que muchos desconocen.

Por otro lado, está el problema de la toxemia. Se trata de un trastorno metabólico de suma gravedad que si no se detecta en su inicio acabará con la vida de la hembra. Suele aparecer semanas antes del parto y hasta una semana después del mismo. Por ello, lo recomendable es que tu veterinario haga un seguimiento muy de cerca de tu cobaya embarazada.

Como consejo final. si no quieres correr el riesgo de perder a tu cobaya y no te interesa que esta tenga crías, la recomendación siempre será optar por la opción más responsable: la esterilización.

Etiquetas: , , , ,
Post Anterior Siguiente Post
By
Auxiliar de Veterinaria, Graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid y redactora SEO especializada en contenidos sobre mascotas. Siempre en continua formación para ampliar sus conocimientos sobre el mundo animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 4 =