convivencia entre conejos y perros

¿Es posible la convivencia entre conejos y perros?

Las mascotas, además de una responsabilidad, son una alegría para el hogar y las personas. Por eso, no es de extrañar que muchas quieran tener a más de un animal de compañía a su lado. Pero, ¿es siempre lo mejor? La convivencia entre ellos a veces puede ser delicada. ¿Es posible la convivencia entre conejos y perros? ¡Hablamos sobre el tema!

¿Cuáles pueden ser los problemas de la convivencia entre conejos y perros?

Para empezar, estamos hablando de animales con naturalezas muy distintas.

Mientras que el perro tiene instinto cazador, el conejo suele ser presa fácil en la naturaleza.

Por eso, si el perro siguiese sus comportamientos más instintivos, podría surgir un gran problema.

la convivencia entre conejos y perros es posible

Otra cuestión a considerar es la diferencia de tamaño que puede existir entre ambos animales. Esto implica que, aunque el comportamiento del perro sea ejemplar, una simple muestra de cariño podría hacerle daño al conejo, aunque esa no fuese la intención del can.

Por otro lado, está la cuestión de los celos. Imagina que tu perrete lleva años contigo y, de repente, tu atención pasa a estar también con otro animal. Puede aparecer cierta pelusilla en él…

Sin embargo, todo lo dicho no implica que no sea posible en absoluto la convivencia entre conejos y perros. Siguiendo ciertas pautas, es posible lograr que ambos animalitos convivan en armonía.

Consejos para lograr una buena convivencia entre conejos y perros

Es cierto que la naturaleza animal juega una base muy importante. Si tu perro es de una raza que originariamente se empleaba (o se emplea) para la caza, a veces puede ser complicado luchar contra sus instintos.

Sin embargo, no es imposible.

Del mismo modo, hay razas de conejos elegidas como mascotas que son algo más amigables y sociales que otras, por ejemplo, el conejo californiano o el conejo himalaya. ¡Pero eso no significa que otros no sean grandes animales de compañía!

Socialización animal

La socialización es un proceso especialmente importante en los perros y los gatos. Este proceso debe empezar siendo cachorros y consiste en facilitarle al animal el acercamiento y relación con su entorno y todo lo que hay en él: personas, animales, animales que no sean de su raza, sonidos, lugares, objetos, etc.

Si tienes un perro correctamente socializado, no debería haber graves problemas cuando un conejito llegue a casa, siempre que sigas los pasos que te iremos contando más adelante.

En caso de que sea al revés y la mascota que ya estuviese en casa fuera el conejo, lo ideal es que lleves a casa a un perro cachorro para que este crezca con su “hermano”. Eso facilitará muchísimo las cosas.

De no poder ser así puesto que has adoptado a un perro adulto, sigue leyendo.

Elige el lugar correcto para la presentación

Lo ideal es que para la presentación elijas un lugar neutral, es decir, un lugar que no sea territorio del animal que lleva tiempo contigo.

Para ello, puedes acudir a un parque o a casa de un conocido.

consejos para la convivencia entre conejos y perros

De esta manera evitarás que cualquiera de los dos sienta que su territorio está siendo invadido, viendo así como una amenaza al otro.

El primer acercamiento debe ser con una barrera

Para un primer acercamiento, deberías establecer unos límites. No sacar al conejo del transportín y sujetar al perro por la correa puede ser una buena barrera.

Así, el perrete se acercará al transportín para oler sin que haya peligro.

Pasados los primeros momentos de curiosidad, si no ha habido reacciones agresivas o temerosas por parte de ninguno, continúa con la presentación.

Primer contacto físico

Sigue sujetando al perro con la correa, pero abre el transportín. Debes estar en una estancia segura, donde el conejo no pueda escapar o sufrir accidentes. Si estás al aire libre debes colocarlo en lugar vallado.

Por otro lado, lo ideal es que cuentes con la ayuda de otra persona que, o bien sujete al perro, o bien evite que el conejo salga corriendo.

Siempre que no detectes mucha impulsividad por parte del perro, deja que se acerquen con naturalidad.

Otra opción es coger al conejo en brazos, siempre y cuando este esté acostumbrado a ello, para tranquilizarle mientras el perro se acerca a olerle.

Usa premios

Durante todo el proceso debes tratar con amor a los dos animales. Háblales con cariño, acarícialos. Y, por supuesto, puedes usar snacks como premios si se están portando bien. Eso reforzará la idea de que la presencia del otro puede resultar algo positivo.

Una vez en casa hay que seguir manteniendo las distancias un tiempo

Aunque ese primer acercamiento haya ido bien, no hay que bajar la guardia.

Si, por ejemplo, el salón de casa es el lugar favorito del perro y este llegó primero, es mejor que no coloques la jaula del conejo ahí. O al revés, si tu conejito campaba todos los días a sus anchas por el salón, lo ideal es que el perro, de momento, no tenga acceso libre a esa estancia.

Durante las primeras semanas, siempre que haya un encuentro, debe hacerse de manera vigilada.

Espacios de cada uno separados

Por otro lado, lo ideal siempre será que, para que la convivencia entre conejos y perros sea siempre la mejor, cada uno tenga un espacio delimitado al que no pueda acceder el otro.

Estamos hablando especialmente de los lugares de descanso y de comida, puesto que el reto más grande y donde pueden surgir graves conflictos es si entran en competición por comida o tranquilidad.

Las órdenes al perro

Es esencial que tu perro conozca y cumpla órdenes básicas como “Quieto” y “Sienta”. Esto puede ser de gran ayuda si en algún momento detectas un acercamiento sospechoso por parte del can hacia el conejo.

Desparasitación y vacunas

Otro punto importante a la hora de lograr una buena relación entre conejos y perros es garantizar la buena higiene y salud de ambas mascotas.

Si solo vacunas y desparasitas a una de ellas, la otra puede infectarse y enfermar, contagiando así al otro animal e, incluso, en algunas ocasiones, a los humanos.

tener conejos y perros en casa es posible

Como ves, lograr que conejos y perros vivan en armonía no es imposible, solo hay que tomar ciertas precauciones y tiempo para que se conozcan. ¡A por ello!

Etiquetas: , , , ,
Post Anterior Siguiente Post
By
Auxiliar de Veterinaria, Graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid y redactora SEO especializada en contenidos sobre mascotas. Siempre en continua formación para ampliar sus conocimientos sobre el mundo animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Once − 5 =