Ataques de pánico en perros

Ataques de pánico en perros, ¿es posible?

Pues sí, resulta que los ataques de pánico en perros también existen, les dan igual que a nosotros. Las causas pueden ser muy variadas, pero es importante que aprendas a reconocer estos ataques y que sepas cómo actuar para ayudar a tu mascota si sufre uno. Hablamos de ello.

 

Por qué dan los ataques de pánico en perros

Por qué dan los ataques de pánico en perros

La predisposición por raza y los traumas por vivencias negativas pueden ser causa de ataques de pánico en perros, pero esto no es así en la mayoría de los casos. En realidad, los ataques de pánico dan con mayor frecuencia por otro tipo de motivos, como los ruidos fuertes (disparos, truenos, fuegos artificiales, explosiones, música demasiado alta, gritos…).

El perro, atemorizado por estos estruendos entra en un estado de pánico y ansiedad. Algunos perros reaccionan volviéndose agresivos, mientras que otros optan por salir corriendo, esconderse, llorar… Todo depende un poco de la situación y también del carácter del perro, si es más sumiso o más dominante.

Algunas de estas situaciones no se pueden evitar, pero sí puedes aprender cómo ayudar a tu perro a sentirse mejor.

 

Cómo reconocer los ataques de pánico en perros

reconocer los ataques de pánico en perros

¿Cómo saber si tu perro tiene una crisis de ansiedad o ataque de pánico? Observa su comportamiento, los perros son realmente expresivos. Las principales señales de que un perro está demasiado asustado son:

  • Ladridos, gemidos, lloros y gritos.
  • Hacerse pis y caca dentro de casa. Si tu perro ya sabe hacer sus necesidades en la calle pero se lo ha hecho en casa, es posible que tenga un ataque de pánico.
  • Conductas destructivas.
  • Vómitos o diarrea.
  • Dificultad para respirar.
  • Falta de apetito.
  • Se esconde y no quiere salir.
  • Temblores.
  • No se deja tocar.
  • Depresión.

 

Qué hacer ante los ataques de pánico en perros

Qué hacer ante los ataques de pánico en perros

Si sabes que tu perro está atravesando un ataque de pánico, descarta ambos extremos del trato a tu perro: ni le regañes o castigues por sentirse así, ni tampoco le des demasiados mimos, caricias o palabras amables, ya que no las toma como consolación, sino como un trato que premia su estado. Es decir, le estarás transmitiendo que sentirse asustado está bien, y no queremos eso. El contrario, regañar y pegar a tu perro, sólo hará que tenga aún más miedo y se sienta peor.

Lo mejor es tomar una postura intermedia. Hazle ver a tu perro que no pasa nada y que está seguro, pero tampoco te pases de “ñoño” ni cariñoso. Si tu perro tiene mucho miedo a los ruidos, existen terapias de exposición sonora gradual que ayudan a los perros a superar ese temor, por ejemplo a los truenos.

Si tu perro tiene una crisis grave y no se le pasa o no sabes qué hacer, ¡llama urgentemente a un veterinario y cuéntale la situación! Sabrá cómo ayudarte.

 

Los ataques de pánico en perros son una experiencia muy desagradable para ellos, procura transmitir a tu perro calma, tranquilidad y serenidad y pronto se sentirá mejor. ¡Recuerda que los perros tienden a imitar nuestros comportamientos! Si tú estás tranquilo, él también lo estará.

Etiquetas: ,
Post Anterior Siguiente Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 − 11 =