Descubre cómo bañar a una cobaya

Descubre cómo bañar a una cobaya

Las cobayas son una de las mascotas que más se han popularizado en los últimos años. ¡Normal, con esas caritas y mofletes! Saber cómo bañar a una cobaya es fundamental si estás planeando tener en casa alguno de estos roedores. ¿Crees que es difícil? ¡No es para tanto! Nosotros te ayudamos.

¿Es necesario bañar a una cobaya?

La higiene de las mascotas es importante, pero no se debe bañar a una cobaya muy a menudo. De hecho, no conviene hacerlo más de una vez cada dos meses y es mejor darle un lavado en seco si tienes opción. Si la lavas demasiado a menudo, puedes acabar eliminando la capa natural de protección de su piel, aumentando el riesgo de que sufra problemas cutáneos.

Si la bañas con agua, debes tomar muchas precauciones para que no coja frío: una cobaya, si coge un resfriado, podría verse en una situación muy grave y complicada. Si prefieres la opción del lavado en seco, podrás encontrar estos productos en tiendas especializadas en mascotas.

Si va a ser la primera vez que la bañas con agua, ¡no te preocupes! Te enseñamos a hacerlo.

Cosas que necesitas para bañar a una cobaya

Cosas que necesitas para bañar a una cobaya

Si te has decidido a bañar a tu cobaya con agua, antes de ponerte a ello es importante que prepares todo lo necesario para mayor comodidad:

  • Un barreño. También puedes bañarla en un lavabo o pila, en ese caso necesitarás el tapón para retener el agua.
  • Agua templada. ¡No te pases de fría ni de caliente!
  • Champú especial para roedores, mucho mejor si es específico para cobayas. Nunca uses jabón para otras especies ni mucho menos tu champú personal, ¡le podrías irritar seriamente!
  • Toallas.
  • Secador
  • El cepillo para peinarla

¿Lo tienes todo? ¡Empezamos!

Cómo bañar a una cobaya

Cómo bañar a una cobaya

El proceso de bañar a una cobaya es el mismo independientemente de que sea de pelo corto, largo o sin pelo, a excepción del paso del secador, que en este último caso se anularía.

Para bañar a tu cobaya, sigue los siguientes pasos:

  • Busca un momento en el que la cobaya esté relajada. Si es la primera vez, es importante que mantenga la calma: deja que se familiarice con el barreño o la pila vacía, antes de echar el agua.
  • Abre el grifo muy poquito, que sólo caiga un hilo de agua para ir llenando el espacio poco a poco sin que se asuste. ¡Controla la temperatura!
  • Empieza a mojar a tu cobaya poco a poco, utilizando la mano y evitando mojar su cabeza. Masajea el pelo para que el agua penetre y llegue a la piel.
  • Cuando esté toda húmeda, puedes empezar a enjabonarla, con cuidado y delicadeza, evitando que entre jabón en sus ojos. Si ocurre por accidente, ¡enjuágalos bien con agua!
  • Al terminar, aclara bien todo el jabón, asegurándote de que no dejas ningún resto en los pliegues de su cuerpo. ¡Restos de jabón mal aclarados podrían irritar mucho su piel!
  • Cuando termines, sécalo bien. Recurre primero a la toalla, quitando el máximo posible de humedad, así el uso del secador será mínimo.
  • Cuando ya no sea posible quitarle más humedad con toallas, coge el secador y pon la mínima potencia y aire templado. Seca a tu cobaya con cuidado, poniendo el secador a medio metro de distancia como mínimo para que no pueda hacerle daño ni se asuste demasiado.
  • Recuerda secar bien todo su cuerpo, incluidas las orejas. Si no, la humedad podría causarle hongos. En el caso de las orejas, es mejor usar gasas o toallas, no secador.
  • Cuando tu cobaya esté bien seca, puedes cepillarla como de costmbre.

¡Ya está! Como ves, bañar a una cobaya no es complicado, sólo es cuestión de hacerlo con delicadeza para que no se haga daño ni tenga miedo.

Prefieres lavar a tu cobaya sin agua

¿Prefieres lavar a tu cobaya sin agua?

Si no te gusta la idea de bañar a una cobaya con agua y jabón y prefieres recurrir al limpiador en seco, puedes encontrarlo en cualquier tienda de mascotas.

Otra opción es lavarla utilizando toallas o paños mojados con agua, frotando su cuerpo con cuidado. Este proceso de baño será menos traumático que el baño con agua y champú.

 

Y tú, ¿cómo bañas a tu cobaya?

Etiquetas: ,
Post Anterior Siguiente Post