Estas son las principales causas de la hepatitis en perros

Estas son las principales causas de la hepatitis en perros

La hepatitis en perros es totalmente distinta a la que nos puede afectar a los humanos, es una patología independiente. Se trata de una enfermedad peligrosa y muy contagiosa que puede incluso acabar con la vida de los perros; por suerte, cada vez es menos frecuente gracias a las vacunas. Sin embargo, ¡no está de más conocerla! Te contamos sus causas principales.

Causas de la hepatitis en perros

Causas de la hepatitis en perros

La hepatitis en perros es una enfermedad que sólo afecta a estos animales y también a los zorros y que la provoca el adenovirus tipo 1, que está presente en toda Europa.

Se contagia por contacto directo con saliva, heces u orina de otro perro infectado. Este virus tiene una alta capacidad de resistencia a todo tipo de desinfectantes y puede seguir presente en el perro y su entorno durante meses después de curarse. Es realmente contagiosa, se propaga con mucha rapidez, por eso la mejor prevención es la vacuna.

Los cachorros son especialmente vulnerables y pueden morir a los pocos días de contraer esta enfermedad, incluso si se está tratando, aunque los adultos corren un alto riesgo de muerte también. Se trata de un virus realmente agresivo que comienza afectando a los tejidos linfáticos y después al resto de órganos.

 

Síntomas de la hepatitis en perros

Síntomas de la hepatitis en perros

¿Cómo saber si tu perro tiene hepatitis? Como decimos, la hepatitis en perros se contagia rápidamente entre perros, por lo que el riesgo es más alto si tu perro vive con otros y no está vacunado.

Los principales síntomas de la hepatitis en perros son:

  • Dolor fuerte en el abdomen
  • Letargo
  • Fiebre
  • Mucosas enrojecidas
  • Inflamación de los ganglios
  • Amigdalitis
  • Diarrea
  • Vómitos
  • Falta de apetito
  • Convulsiones
  • Edema corneal, el ojo se torna azulado

Por supuesto, hay niveles de gravedad diferentes y los perros pueden no mostrar todos los síntomas. De hecho, especialmente en los cachorros, en ocasiones se dan sólo los dolores abdominales agudos, que provocan la muerte espontánea en pocas horas.

Además, muchos de los síntomas de la hepatitis son muy generales y comunes a muchas enfermedades, por lo que el diagnóstico es complicado. A veces, cuando se quiere dar con el diagnóstico, ya es tarde para el peludo.

No es del todo extraño que la hepatitis en perros confluya simultáneamente con el moquillo. Se trata además de dos enfermedades de sintomatología muy similar.

 

Lo mejor contra la hepatitis en perros es la prevención, ya que el pronóstico de la enfermedad es complicado. La vacuna contra la hepatitis canina es una de las primeras que se administran a tus cachorros. ¡Asegúrate de que tu perro recibe la suya!

Etiquetas: , ,
Post Anterior Siguiente Post