Calicivirus felino

Calicivirus felino: Causas, síntomas y tratamiento

¿No sabes lo que es el calicivirus felino? Se trata de una enfermedad realmente contagiosa que sobre todo afecta a grandes colonias de felinos, pero los gatos domésticos también se pueden contagiar. Por eso, ¡tienes que estar informado y preparado para proteger a tu mascota! Te lo contamos.

 

Qué es el calicivirus felino

Qué es el calicivirus felino

El calicivirus felino es un tipo de gripe que afecta a los gatos. Se trata de una enfermedad respiratoria grave que afecta a las vías superiores, produciendo sinusitis y rinitis al animal. La provoca un virus del género Vesivirus.

Se trata de una enfermedad realmente contagiosa, no sólo por animales afectados, sino que además, un gato que la ha pasado y superado puede seguir siendo un portador sano y pasársela al resto de gatos que vivan en su mismo entorno.

El virus es capaz de mutar y adaptarse a los diferentes entornos y circunstancias, por lo que existen numerosas cepas de esta enfermedad. Esta característica hace que incluso los gatos vacunados puedan contraer la enfermedad; si lo hace, corre el riesgo de volverse portador sano una vez curado o incluso que el calicivirus felino se haga crónico.

Se contagia por contacto directo con fluidos del gato enfermo o con objetos de uso personal, como comederos o juguetes. Cualquier gato puede contagiarse, pero los más vulnerables son los cachorros, los ancianos, los callejeros y los inmunosuprimidos.

 

Síntomas del calicivirus felino

Síntomas del calicivirus felino

Los síntomas más típicos del calicivirus felino son:

Aparte de estos, puede haber otros síntomas en función de cada cepa, como pérdida de apetito, cojera y fiebre. En casos graves puede pasar a ser una neumonía.

La enfermedad dura máximo 4 semanas. Al sanar, aproximadamente un 80% se desvincula por completo, pero el otro 20% se convierte en portador sano del calcivirus felino.

Este virus puede ser mortal si no se trata adecuadamente, especialmente con las cepas más peligrosas, como la FCV-VS.

 

Tratamiento del calicivirus felino

Tratamiento del calicivirus felino

No existe un medicamento que mate este virus, sino que los tratamientos se centran en paliar los síntomas y evitar complicaciones. Por ejemplo, se recetan antibióticos para frenar posibles infecciones paralelas, antivirales, analgésicos…

Mantener una buena hidratación es fundamental, por lo que se practican tratamientos de fluidoterapia. Conviene ofrecerle al gato un ambiente relajado y cálido donde se sienta cómodo. En caso de que no quiera comer, es posible que haya que requerir a jeringuillas. Además, es importante limpiar constantemente la mucosidad, siempre con cuidado para evitar daños.

Esta enfermedad no se contagia a otras especies, pero si tienes otro gato en casa será muy importante que los mantengas bien separados el uno del otro. La probabilidad de contagio es muy alta, incluso si están vacunados.

La mejor manera de prevenir, o más bien, de reducir el riesgo de calicivirus felino es vacunar a tus gatos. Pero como decíamos, al tratarse de una enfermedad con muchas cepas diferentes es muy complicada de controlar.

 

Si tienes dudas sobre el calicivirus felino o sospechas que tu gato podría haberse contagiado, ¡llévalo al veterinario! Detectarlo a tiempo facilitará mucho la recuperación.

Etiquetas: , ,
Post Anterior Siguiente Post