Todo lo que aún no sabes sobre las tortugas Testudines

Todo lo que aún no sabes sobre las tortugas Testudines

Las tortugas (Testudines es su nombre científico y el Orden bajo el que están clasificadas), igual que las serpientes, cocodrilos y lagartos, son reptiles; sin embargo, estas tienen encima un característico caparazón duro que les sirve de protección. ¿Alguna vez has tenido tortugas en casa? ¿Sabes cosas sobre estos animales? ¡Descúbrelo todo aquí!

Características de las tortugas Testudines

Características de las tortugas Testudines

Las tortugas, del Orden Testudines, llevan alrededor de 280 millones de años en nuestro planeta. Durante un tiempo, todas las tortugas fueron terrestres; después, por causas evolutivas, algunas de ellas pasaron a ser acuáticas.

Ambas variedades, tanto las tortugas terrestres como las acuáticas, tienen muchas características en común, entre ellas el duro caparazón. Se trata de una estructura ósea que está unida a su columna vertebral y que está formada por placas que van aumentando su tamaño con el tiempo, según la tortuga crece. Hablando del tamaño de las tortugas, las hay de toooodos los tamaños: desde diminutas de 6 cm hasta las que superan los 2 metros. Depende del tipo de tortuga que sea, pero será que no tienen tiempo para crecer: ¡pueden vivir cerca de 200 años algunas de ellas!

El caparazón, además de proteger su cuerpo, les ayuda a defenderse de los depredadores. Por ello, pasan muchas horas al sol, que ayuda a endurecerlo. Su cabeza es grande, pero son capaces de meterla completamente dentro del caparazón cuando se sienten amenazadas. Sus ojos no tienen una agudeza visual muy buena, pero son capaces de distinguir los colores.

Las patas de las tortugas, o aletas en el caso de las marinas, son fuertes y muy ágiles. Las terrestres se mueven despacio, sí, pero con paso seguro y firme.

 

¿Cómo respiran las tortugas acuáticas?

Las tortugas no respiran por medio de una caja torácica, ya que su duro caparazón se lo impide. Sus músculos abdominales bombean sangre a la faringe, proporcionando el oxígeno que necesitan.

Se sabe que las tortugas marinas son capaces de retener dentro del cuerpo ese oxígeno durante largos períodos de tiempo. Pero además, algunas subespecies son capaces de extraer el oxígeno de la propia agua, que absorben por medio de su ano y, una vez extraído el oxígeno, lo conducen hasta sus pulmones. ¡Increíble!

Qué tipos de tortugas hay

Qué tipos de tortugas hay

Dentro de las tortugas (Testudines) se distinguen numerosas subespecies, tanto terrestres como marinas:

Tortugas terrestres

  • Tortuga de patas rojas: no suele pasar de los 30 cm de largo. Es de origen sudamericano y es muy común como mascota en esas regiones.
  • Tortuga gigante de Galápagos: originaria de las islas que le dan nombre y de gran tamaño.
  • Tortuga montesa: también conocida como tortuga gigante asiática, vive en India, Malasia, Indonesia y Birmania. Es considerada como la subespecie más primitiva de las tortugas terrestres.
  • Tortuga mediterránea: presente desde el Mar Negro hasta la Península Ibérica. Mide alrededor de 15 cm.

 

Tortugas marinas

  • Tortuga verde: presente en mares tropicales y subtropicales. Cuentan con una capa muy grasa de color verdoso bajo su caparazón.
  • Tortuga laúd: presentes en los mares de todo el planeta, ¡pueden superar los 600 kg de peso!
  • Tortuga Carey: viven en los océanos Pacífico y Atlántico, aunque están en peligro de extinción.
  • Tortuga lora: viven en partes del océano Atlántico y en los mares caribeños, también en peligro de desaparecer.

La alimentación de las tortugas

La alimentación de las tortugas

La alimentación de las tortugas (Testudines) depende de su hábitat. Las terrestres son completamente vegetarianas, comen hierbas, hojas, frutas, verduras y hortalizas. A veces, para obtener calcio, comen pequeñas piedras.

Las tortugas marinas, por el contrario, han evolucionado de diferente manera y llevan una dieta onmívora: comen desde algas, corales y esponjas hasta peces de tamaño variable, crustáceos y moluscos. ¡Incluso medusas y pulpos!

Tanto las tortugas marinas como las terrestres tienen un metabolismo muy lento, por lo que no comen con demasiada frecuencia. Tardan mucho en digerir los alimentos; las que viven en entornos desérticos han desarrollado, gracias a la evolución, la capacidad de racionar el agua dentro de su vejiga para mantenerse hidratadas en todo momento, aunque pasen días sin comer.

 

¡Las tortugas son animales fascinantes! Por desgracia, muchas subespecies están amenazadas o en peligro de desaparecer por culpa de la deforestación, los cazadores furtivos, el turismo y la comercialización como mascotas. ¡Ojalá se protejan más y consigan salvarse!

Etiquetas:
Post Anterior Siguiente Post