tengo un cachorro agresivo y ahora qué hago

Tengo un cachorro agresivo, ¿y ahora que hago?

Adoptar un perro y encontrarte con que se trata de un cachorro agresivo puede resultar bastante desesperante. ¿Al tuyo le pasa? Sigue leyendo y te contamos cómo librarte de la agresividad canina.

Cachorro agresivo

Realmente puede ser un cachorro agresivo
(Foto vía: todosimple)

Ningún cachorro es agresivo porque sí. La agresividad canina, especialmente en los cachorros, suele ser una consecuencia de ciertas situaciones, como miedo, dolores o inseguridad. Desde luego, no es algo que no se pueda solucionar; la agresividad canina no es motivo para sacrificar a un perro.

Es necesario que seamos conscientes de la edad de nuestras mascotas; no podemos pretender que un perro de dos o tres meses sepa cómo comportarse o no tenga miedo a ciertas cosas. ¡Es un bebé! Para que te hagas una idea, un cachorro de 6 meses es equivalente más o menos a un bebé humano de un año. Aprender lleva tiempo, y más cuando eres un perro que convive con humanos y tienes que comprender un “idioma” distinto al tuyo. ¡No esperemos que un cachorro actúe como un perro adulto! Necesita ir poco a poco.

Cuando un cachorro se muestra agresivo, lo primero que se debería hacer es tratar de descartar que se deba a una enfermedad o dolor. Es posible que el cachorro reaccione mal si no se encuentra bien. ¡Todos nos ponemos a veces un poquito gruñones cuando nos duele algo!

Si tu cachorro es agresivo y no está enfermo, seguramente se deba a un problema de miedo. Si se pone agresivo durante el baño o en las visitas al veterinario, no lo dudes, ¡es inseguridad!

¿Qué conductas son y no son agresivas en un cachorro?

Qué conductas son y no son agresivas en un cachorro
(Foto vía: mascotafiel)

 

Las acciones agresivas de los perros suelen ser enseñar los dientes y/o gruñir, y a veces incluso morder en momentos de tensión. Sin embargo, a veces tomamos como agresivas ciertas acciones que realmente no lo son, como cuando ladran o muerden suavemente para jugar, buscando atención. ¿Eso es todo? ¡No! Cuando un perro tiene miedo o se siente amenazado, la agresividad canina se puede manifestar de otras maneras:

  • Salir corriendo
  • Esconderse
  • Meter el rabo entre las piernas
  • Ladrar más de lo normal
  • Intentar escapar cuando alguien lo sujeta
  • Temblar
  • Bostezar
  • Lamerse el hocico
  • Llorar y gemir

Consejos para solucionar la agresividad canina

Los miedos e inseguridades de un cachorro agresivo pueden ser de naturalezas muy diferentes, vamos a ver cómo podemos solucionar cada una de ellas para acabar con la agresividad de nuestros peludos:

 

Manipulación

Consejos para solucionar la agresividad canina
(Foto vía: mundoperro)

Es muy importante que tu perro se acostumbre desde pequeño a ser manipulado por los humanos. De esta manera, no tendrá miedo a ir al veterinario, a que lo saluden y acaricien por la calle o al baño. Tenemos que conseguir que se de cuenta de que no queremos hacerle daño y que el contacto humano es inofensivo y seguro.

Si tu perro tiene miedo a que lo cojan, sigue estos pasos:

  • Empieza por sus patitas. Toca sus almohadillas y sus patas despacio, sin espantarle. Prémialo cada vez que se porte bien. Si aparta la pata o te intenta morder, no te apresures e inténtalo de nuevo.
  • Toca y revisa sus orejas, premiando también su buena actitud.
  • Continúa con el lomo, la cabeza y la cola.
  • Recuerda ir poco a poco y recompensarle cada vez que te deje tocarle sin protestar.

Así, si tienes un cachorro agresivo por culpa del miedo al contacto, poco a poco lo superará y se tranquilizará.

Grupo de amigos

¿Tu perro se pone agresivo porque tiene miedo de la gente? Para que lo supere, prueba con esta actividad:

Invita a varias personas a participar y haz que se sienten en el suelo, formando un círculo. Dale a cada uno unos cuantos premios para tu perro y pide que los escondan. Mete a tu perro dentro del círculo y espera a que se acerque a las personas por propia iniciativa, sin que lo llamen ni nada.

Cuando tu perro se vaya acercando, cada uno le irá dando los premios que tenga y le dirá “muy bien”. Tu perro irá percibiendo la socialización como algo bueno y su ansiedad irá desapareciendo.

 

“La sala del despertar”

La sala del despertar
(Foto vía: expertoanimal)

Escoge unos cuantos objetos cotidianos que no se rompan ni puedan hacer daño a tu mascota. Por ejemplo, una botella de plástico, un cubo, una pelota, una escoba y una almohada y repártelos por la habitación. Cerca de todos ellos ve colocando premios o granitos de su pienso e invita a tu perro a entrar.

Una vez dentro, tu cachorro empezará a explorar y a acercarse a todos los objetos para comerse lo que tienen cerca. Cada vez que reaccione bien, se coma algo u olfatee los objetos, dile “muy bien”.

Con este ejercicio conseguiremos combatir el miedo a los objetos desconocidos. Tu perro descubrirá olores, formas y texturas nuevas y se irá disminuyendo su agresividad.

Ruidos divertidos

Qué conductas son y no son agresivas en un cachorro
(Foto vía: wixstatic)

Si tu cachorro es agresivo cuando algunos ruidos le asustan, lo que debes hacer es “mezclarlos” poco a poco con situaciones cotidianas para que los normalice. Por ejemplo, cuando estáis jugando (que tiene la atención en el juego) enciende la aspiradora, la batidora, el secador o lo que sea que le da miedo.

También puedes recurrir a discos ya grabados con diferentes ruidos, como tormentas etc. De esta manera también puedes controlar el volumen y empezar poco a poco, subiéndolo según se acostumbre a él. Así conseguirás que deje de sentir miedo de ruidos comunes.

Socialización

Socialización animal
(Foto vía: corralet)

Todos los perros necesitan socializar desde cachorros. Es la única manera de que crezcan sin desarrollar miedos, inseguridades o malos comportamientos que podrían incluso suponer un peligro.

El nivel de seguridad en sí mismo o los miedos que un perro tiene aparecen enormemente influenciados por las experiencias que vive durante sus primeros meses de vida. Cuantos más estímulos reciba de pequeño, mejor se enfrentará a ellos durante toda su vida. Así que no lo dudes, enseña a tu cachorro a moverse por diferentes ambientes, a relacionarse con otros perros, otros animales y personas.

 

Eso que dicen de que los niños son esponjas ¡también es aplicable a los perros! Durante su etapa de cachorros es cuando más despiertos están al conocimiento, más pueden aprender y sentir… Todo lo que haga en esa etapa determinará su carácter después, así que socializa a tu perro y le librarás de ser un cachorro agresivo.

Etiquetas: , ,
Post Anterior Siguiente Post