Consecuencias de tener un perro malcriado

Consecuencias de tener un perro malcriado

Son muchas las familias que conviven con perros y muchas las personas que no le ofrecen la educación correcta a los mismos. Eso, a la larga, es muy negativo y afectará a la convivencia con el animal. Te hablamos de las consecuencias de tener a un perro malcriado.

¿Por qué mi perro es un malcriado?

Lo primero que debes saber es que no hay una predisposición genética en los perros a ser más malcriados que otros. El problema de un perro malcriado viene de una mala educación dada por sus dueños.

O, para ser más concretos, de una total falta de educación. Los perros deben tener la obediencia como estilo de vida y un perro malcriado no sabe, en absoluto, qué es obedecer.

Normalmente, el detonante de ese mal comportamiento es humanizar a la mascota. Esto significa tratarle como si fuese una persona, anulando su naturaleza animal.

Concretamente, las personas que humanizan a sus perros los tratan como a bebés.

Está claro que todos los que amamos a nuestras mascotas queremos lo mejor para ellas y, por eso, las cuidamos como a un miembro más de la familia. Sin embargo, hay casos de personas que llevan eso al extremo, hasta el punto de negar la condición animal de su mascota.

Por qué tengo un perro malcriado

Esto es un grave error que traerá consecuencias negativas al can.

Además de humanizar al animal, otro causante de que un perro sea malcriado suele ser el intentar razonar con él. Los perros no pueden razonar igual que las personas. Pueden entender órdenes o palabras mediante el aprendizaje, pero no tienen un razonamiento tan desarrollado como el nuestro.

Eso provoca que el entrenamiento no se realice de manera correcta.

Las consecuencias de todo ello son muy negativas y pueden afectar a nivel físico (por ejemplo, si se saca constantemente al perro en un carrito cuando el animal puede y debe caminar con normalidad) y, sobre todo, psicológico.

Pero, ¿qué es malcriar?

Antes de hablar de lo que sucede cuando un perro es malcriado, vamos a especificar qué es malcriar.

Para ello hay que diferenciar entre consentir y malcriar.

Consentir es dar un permiso para expresar cariño. Malcriar es no poner los límites mínimos necesarios en lo que a comportamiento se refiere para lograr una armonía en el grupo. Es decir, criar erróneamente (sea por la causa que sea) cuando se debería y, además, se podría hacer bien.

Un perro malcriado es reflejo de la permisividad y la pereza de su tutor, por no emplear el tiempo necesario en su adiestramiento.

Hay que tener muy presente que educar a un can no es un atropello a su vida. La disciplina (bien desarrollada, con refuerzo positivo, por ejemplo) no es sinónimo de tortura.

No podemos sentirnos culpables por mostrarnos firmes ante las mascotas para poner límites. De hecho, no disciplinarlo traerá consigo las consecuencias de un perro malcriado.

¿Qué pasa cuando tengo a un perro malcriado?

Las consecuencias de no haber criado correctamente a un perro son varias:

  • Para los perros, su familia humana forma parte de su manada. Y, como en toda manada, es necesario que exista un líder. Si se malcría al can no estableciendo normas, este no conocerá ninguna figura de autoridad.
  • Al no saber que debe obedecerte como líder, no te hará caso cuando quieras algo de él. Eso puede poner en riesgo su vida y también causar daños a personas y otros animales.
  • Un perro malcriado suele buscar, además, constante atención. Para ello recurrirá a diversas actitudes: morder todo a su paso, ladrar constantemente, etc. Son, por tanto, perros destructivos y molestos.
  • Los celos son muy comunes en los perros malcriados. Por eso, la llegada de un nuevo miembro a la familia (mascota o bebé) puede provocar en él reacciones muy diversas: volverse agresivo, dejar de comer, etc.

qué pasa cuando tengo un perro malcriado

Como tutores, debemos estar atentos a las necesidades del animal y asegurarnos de que estas están cubiertas, pero no sobrepasarnos y mucho menos tratarles como una persona. Estaríamos anulando sus instintos caninos.

Malcriar a un perro puede llegar a ser una situación muy delicada. Y no solo en lo que al ámbito privado se refiere, sino también en público.

Ante estas circunstancias lo último que se debe hacer es gritar, pegar o castigar al animal. No solo porque es maltrato animal y está penado por la ley, sino porque en lo que a educación ser refiere es contraproducente.

Además, un perro malcriado es impredecible y puede llegar a reaccionar contra su tutor si este le increpa.

Por ello, no dudes en consultar a un profesional para que te ayude a modificar correctamente el comportamiento de tu mascota.

Etiquetas: , ,
Post Anterior Siguiente Post
By
Auxiliar de Veterinaria, Graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid y redactora SEO especializada en contenidos sobre mascotas. Siempre en continua formación para ampliar sus conocimientos sobre el mundo animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 − 5 =