Obesidad en loros: lo que debes saber

Obesidad en loros: lo que debes saber

Entre las mascotas más comunes, como son los perros y los gatos, la obesidad es una enfermedad muy frecuente. Sin embargo, también lo es en otros animales que podemos tener en casa, como son los loros. De hecho, es bastante usual que la obesidad en loros se dé en aquellos ejemplares que viven en cautividad.

¿Cuándo se considera que hay obesidad en loros?

La obesidad es una condición del cuerpo en la que el porcentaje de grasa es sustancialmente superior al que debería tener este con normalidad.

En el caso de estas aves, se considera obesidad en loros cuando su peso supera, más o menos, entre el 10-20% de su peso ideal.

Para conocer el peso ideal de un loro, es necesario verlo desde la perspectiva de su especie concreta y de la edad del mismo, ya que no todos los loros tienen las mismas características.

Causas de la obesidad en loros

Los expertos señalan tres factores principales como causantes de la obesidad en loros.

Una dieta muy calórica

Cuando el loro ingiere todos los días más calorías de las que le corresponden o de las que gasta, acumula en su cuerpo un superávit calórico en forma de tejido graso.

Como consecuencia, a medio-largo plazo, eso se convierte en obesidad.

Causas de la obesidad en loros

Falta de actividad

Además de una acumulación de calorías, una vida muy sedentaria puede ser otro de los motivos que den pie a la obesidad en loros, especialmente cuando esto se junta con el factor anterior.

En definitiva, cuando no existe un “balance cero” entre estos dos hechos, siempre se va a producir un desajuste en el peso del loro.

Pocos estímulos

Un loro necesita tener muchos estímulos para encontrarse bien tanto física como mentalmente.

Si no cuenta con los estímulos apropiados, estas aves tienden a moverse poco y hacer pocas cosas, así que se centran solo en comer y tienen a subir de peso.

Cómo evitar la obesidad en loros

Veamos qué es lo que hay que tener en cuenta para eludir la obesidad en el loro.

Evitar un estilo de vida sedentario

Para empezar, hay que tener muy en cuenta que un estilo de vida sedentario no es apropiado para el animal. Ni para el loro, ni para ningún otro.

Sin embargo, muchos de los loros que viven en cautividad, no tienen el suficiente espacio donde moverse y eso les lleva a una falta de actividad muy perjudicial.

Por ello, la principal forma de hacer que tu loro no sea obeso es intentar que este pueda moverse todos los días de manera parecida a como lo haría en libertad.

Para este fin, vas a tener que proporcionarle una estancia de tu hogar que sea segura para su vuelo y sacarlo de la jaula para que vuele libre por ella.

Cuidar su alimentación

Por otro lado, hay que vigilar muy bien su dieta. Principalmente, habrá que ofrecerle la cantidad de comida recomendada por un profesional en aves exóticas y con la regularidad apropiada, según las características de tu loro.

Sin embargo, en caso de que su estilo de vida no sea el adecuado, es decir, que sea más sedentario, habría que adaptar esa dieta a sus circunstancias, con el fin de evitar el cúmulo de calorías que no puede gastar.

Enriquecimiento ambiental

El enriquecimiento ambiental para loros también es esencial para que estos puedan sentirse motivados en el entorno en el que viven.

Fomentar el ejercicio

Adicional a lo mencionado, para cuidar el peso de un loro también es importante la intervención su cuidador, fomentando ejercicios de entrenamiento.

Por ejemplo, cuando se le saque de la jaula, se le debe incentivar a que vuele de un punto a otro para que gaste más energía.

Cómo evitar la obesidad en loros

Consecuencias de la obesidad en loros

Es esencial tomar medidas para evitar o corregir la obesidad en loros, pues esta puede acabar derivando en problemas de salud mucho más graves.

Pododermatitis

Por ejemplo, pueden surgir problemas en sus patas, ya que por ese aumento calórico están soportando un peso mayor al que deberían.

Uno de ellos es la pododermatitis, que consiste en una inflamación en la superficie plantar de las patas del pájaro.

Como consecuencia, la piel también se ve enrojecida y si la situación se complica, pueden aparecer úlceras, infecciones y pus.

Además, lo habitual es que el loro cojee a causa de este problema, el cual se agrava a cuanto más sube el peso.

Lipomas

Los lipomas son unos depósitos de grasa que se ubican en diversas partes del cuerpo.

En ocasiones, los lipomas son tan graves que no se pueden eliminar con dieta y ejercicio, requiriendo una intervención.

Aterosclerosis

La aterosclerosis se da por un cúmulo de grasa dentro de las paredes arteriales del loro.

Es bastante común en aquellas aves que no hacen mucho ejercicio y que, además, tienen una dieta muy alta en aporte calórico.

Su gravedad puede provocar la muerte del animal.

Lipidosis hepática

Por otro lado, otro de los problemas más usuales derivados de la obesidad en loros es la lipidosis hepática.

Esta consiste en la acumulación de grasa en el hígado, lo que, a su vez, puede derivar en una insuficiencia hepática en el ave.

Dificultad para volar

Además de lo dicho, otra de las consecuencias de un sobrepeso desmedido en el loro es que esto le puede provocar dificultades para ejecutar su propio vuelo. Y dado que el ejercicio es esencial para perder esas calorías de más, esto podría complicar aún más su situación.

 

Por todo lo mencionado, es esencial cuidar el peso de tu loro. Pero además, también hay que tener en cuenta que es fundamental que la bajada de peso de un loro con obesidad no se produzca de manera rápida, puesto que eso significaría que el animal está pasando hambre, lo cual es también muy perjudicial para su salud.

Etiquetas: , ,
Post Anterior Siguiente Post
By
Auxiliar de Veterinaria, Graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid y redactora SEO especializada en contenidos sobre mascotas. Siempre en continua formación para ampliar sus conocimientos sobre el mundo animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Once − 8 =