mi perro tiene miedo al agua

Mi perro tiene miedo al agua: ¿por qué? ¿Es normal?

“Creo que mi perro tiene miedo al agua”. Pues sí, podría ser que tu perro no sienta especial ilusión cuando se ve cerca de un río, del mar o, incluso, de la ducha. Hay perros que son amantes del agua y que no dudarán en lanzarse de cabeza a un charco pequeño o a una piscina profunda, pero hay otros que lo pasan bastante mal. ¿Quieres saber los motivos? ¡Sigue leyendo!

por qué mi perro tiene miedo al agua

Mi perro tiene miedo al agua: ¿por qué?

Bien, como hemos dicho, no todos los perros tienen miedo al agua. Al contrario: hay algunos que la aman por naturaleza. Este es el caso, por ejemplo, del Golden Retriever, el Labrador, el Barbet o el Perro de Agua Español.

Aun así, se podría dar el caso de que incluso un perro de estas razas presentase temor al agua. Todo va a depender de la relación que ha tenido con ella, de su socialización y de cómo sea el perrete.

Desconocimiento

Para empezar, hay que tener en cuenta el factor desconocimiento. Todos los perros, cuando tocan por primera vez el agua, se sienten sorprendidos e inseguros, porque es una textura desconocida para ellos.

motivos por los que mi perro tiene miedo al agua

Es por eso que es muy importante que sea el propio perro quien, poco a poco, descubra que esto no supone un peligro para él y que si en algún momento deja de tocar el suelo con sus patas, puede mantenerse a flote.

Errores en la socialización

Por otro lado está el tema de la socialización, ese proceso tan importante que debe darse cuando el perro es un cachorro.

Esto supone presentar al peludo todo lo que va a relacionarse con él cuando crezca: personas, animales, ruidos, situaciones, hábitos, etc. Y aquí incluimos su relación con el agua. Si el perro no conoció el agua siendo pequeño, el desconocimiento le creará mucha inseguridad de adulto.

Mala experiencia

También puede darse que tu perro tenga miedo al agua por una mala experiencia relacionada con ella.

Por ejemplo, un castigo donde intervino el agua; baños en casa con el agua a una temperatura incorrecta; dolores físicos que se agravan cuando están mojados; etc.

Relación forzada

Sin embargo, hay un motivo que suele ser el principal causante si mi perro tiene miedo al agua. Y es que hay personas que cometen el grave error de forzar la relación de un peludo con ella y lanzan al perro al agua sin pensarlo para que nade.

no puedes obligar a tu perro a entrar al agua

Nunca hay que obligar a un perro a entrar al agua

Cuando un perro es introducido en el agua a la fuerza, se pueden dar dos situaciones.

  1. Que le coja miedo, ya que en su memoria quedará el recuerdo de que ha sufrido intentado salir de algo que ha pasado en contra de su voluntad.
  2. Se quede con el aprendizaje de que se puede mover en el agua y que tampoco está tan mal.

Es en el primer caso donde se genera el miedo.

Se cree que por naturaleza todos los perros saben nadar, pero hay muchos factores que pueden afectar al perro si lo lanzas al agua que podrían acabar con su vida: golpes, oleaje, ansiedad, etc. Por evitarles traumas innesarios y por no ponerlos en riesgo: ¡nunca tires a tu perro al agua!

qué hago si mi perro tiene miedo al agua

Mi perro tiene miedo al agua, ¿qué puedo hacer?

Tanto si tu perro no ha nadado en su vida y quieres que disfrute chapoteando, como si ya es un perro que conoce el agua y le tiene miedo, debes trabajar su relación con ella muy poco a poco.

Primero comienza a jugar con él cerca del agua. Que sienta que eso que está cerca no es una amenaza.

En otro momento puedes introducirte tú en el agua y desde ahí lanzarle un juguete o una pelota hacia fuera. De esa manera observará que estar dentro del agua no supone para ti un riesgo y lo asocie con la diversión del juego que tenéis.

El siguiente nivel será intentar que la toque, poniendo sus juguetitos dentro del agua pero que para atraparlos solo tenga que mojarse poco más que las almohadillas. Haz que se familiarice con la textura y la temperatura.

Qué hago si mi perro tiene miedo al agua

Repite esto hasta que no la rechace y, poco a poco, ve avanzando para que entre. Que vea que no es nada peligroso y, por supuesto, ve entrando tú a su lado.

Puedes emplear chalecos salvavidas para perros, para cuando comiences a lanzarle los juguetes más adentro. Es igual que cuando a los peques les ponemos manguitos flotadores en sus primeras veces.

Es importante que tu peludo asocie el agua con diversión. ¡No olvides premiar a tu mascota con su snack favorito cuando vaya superando su miedo!

Todo esto se realizará en diferentes sesiones y lo ideal es que sea un educador canino quien las dirija. Especialmente porque hay casos en los que este miedo al agua se convierte en una fobia muy grande para el perro, que le puede causar ansiedad y otras enfermedades graves cada vez que se ve expuesto a ella.

Mi perro tiene miedo al agua… ¡de la bañera!

Otra situación curiosa y digna de analizar de nuestros amigos de cuatro patas es la que se da cuando, después de pasar un día fabuloso en la piscina, río o playa, nadando, llegamos a casa y queremos limpiarlos en la bañera. ¡El drama está servido!

Llantos, gruñidos, ladridos… ¿cómo es posible que odie los baños en casa y ame los otros?

Esto sucede porque, si has hecho las cosas bien, tu perro adora nadar porque es algo que él ha decidido por sí mismo. Sin embargo, el baño de casa, con su jabón y su cepillado es algo que ellos no han elegido.

mi perro tiene miedo al agua de la bañera

Etiquetas: , ,
Post Anterior Siguiente Post