qué es la ataxia en gatos

Ataxia en gatos: qué es, síntomas y tratamiento

¿Alguna vez has observado a tu gato andar con movimientos descoordinados, tambaleándose y sin precisión? La ataxia en gatos puede ser la causa y es muy importante que sepas detectarla para que acudas cuanto antes con tu felino a un profesional.

¿Qué es la ataxia en gatos?

Si algo tenemos claro es que los gatos tienen una elegancia al andar indiscutible, además de una agilidad pasmosa. Pues bien, todo ello desaparece cuando un felino sufre ataxia.

ataxia felina o ataxia en gatos

La ataxia en gatos es una enfermedad que provoca que el animal pierda la coordinación en sus movimientos, causándole falta de equilibrio al andar. Esto le lleva a caminar inseguro, tambaleándose, ya que afecta especialmente a la cabeza y las patas, por lo que es normal verlos caer en caso de sufrirla.

Aunque existen diversas patologías que pueden afectar a los gatos en sus movimientos, la ataxia se suele diferenciar de ellas en que está provocada por un problema neurológico, siendo el más común de ellos entre los felinos.

¿Cómo puedo saber si mi gato sufre ataxia?

Aunque el diagnóstico definitivo lo tiene que dar siempre un profesional veterinario, lo ideal es que reconozcas los síntomas de la enfermedad. Estos son:

  • Debilidad en las patas, especialmente en las traseras.
  • Balanceo.
  • Tropiezos.
  • Letargia en el gato.
  • Cambios de comportamiento.
  • Debilidad general.
  • Pérdida de apetito.
  • Espasmos en la cabeza.
  • Problemas auditivos.
  • Cabeza ladeada.
  • Movimientos involuntarios de los ojos.

síntomas de la ataxia en gatos

Cuando detectes alguno de estos síntomas, debes acudir de inmediato a tu veterinario de siempre. Será mucho más fácil tratar a tu mascota si ya el profesional conoce su historial médico (enfermedades que padece o ha padecido, tratamientos…).

Si no es posible ir a tu veterinario de confianza, deberás contarle al profesional que acudas todo sobre tu gato.

Además, sea conocido o no, también tendrás que hablarle de los síntomas que has percibido, además de la dieta que sigue tu mascota y de cuáles han sido sus hábitos últimamente y sus actividades.

Dados los síntomas, el veterinario puede relacionarlos con un tipo de ataxia u otro. Pero, además, tendrá que realizar análisis de sangre y orina y otros tipos de exámenes más complejos, como un perfil bioquímico, tomografía del oído medio, radiografías, ultrasonidos, etc. Todo dependerá de lo que el veterinario considere necesario dada la situación del gato y sus síntomas.

Tipos de ataxia en gatos y causas de cada uno

Existen diversos tipos de ataxia en gatos según zona afectada. De ahí que se puedan realizar tantas pruebas diferentes en función de lo que el veterinario crea que es importante analizar.

tipos de ataxia en gatos

La ataxia vestibular: afección en el oído interno

Por un lado se encuentra la ataxia vestibular, asociada a las funciones del oído interno.

El líquido presente en las membranas de esta parte del oído de los gatos puede dañarse y eso, a su vez, causar una irritación e inflamación en los receptores.

Dichos receptores se encuentran rodeando el oído interno y son los encargados de enviar información al cerebro con el fin de que el gato mantenga el equilibrio. Al estar dañados los receptores, la información no llega correctamente.

¿Por qué puede darse la ataxia vestibular? Pues bien, las razones son muchas. Puede tratarse de la presencia de pólipos en el paladar blando del gato o en su cavidad nasal. También podría aparecer como efecto secundario de una medicación, por haber estado expuesto a toxinas durante un tiempo considerable o por una infección grave del oído.

Otras razones pueden ser un cáncer de huesos muy próximos a los nervios vestibulares o, directamente, tratarse de un trastorno congénito.

La ataxia en gatos cerebelosa

Cuando hablamos de este tipo de ataxia nos referimos a aquella que surge porque se encuentra afectada la zona del cerebro cuya misión es controlar el equilibrio y la coordinación del animal.

Como en el caso anterior, la ataxia cerebelosa puede aparecer por diversos motivos.

Por ejemplo, el gato puede nacer con dicho problema si la madre estuvo expuesta a toxinas antes del nacimiento. Además, puede traerlo consigo como un defecto genético por otras causas.

Otras razones son la hipoglucemia o hipocalcemia, la encefalitis, la hidrocefalia, una deficiencia de vitamina E, toxoplasmosis, un derrame cerebral, una infección viral o porque no le llega la suficiente sangre al cerebro.

ataxia en gatos cerebelosa

Ataxia sensitiva: falta de propiocepción

Por último, hablaremos de la ataxia sensitiva esa que suele afectar a la médula espinal y los nervios periféricos, y que impide al gato tener una correcta conciencia espacial propia.

Las causas, como en las anteriores, son varias: infecciones por bacterias, tumores en la columna, un desorden metabólico, un trauma espinal, un accidente cerebrovascular espinal o, incluso, como un efecto derivado de la diabetes.

¿Puede tratarse la ataxia en gatos?

Hay ocasiones en las que se diagnostica la ataxia cuando ya no tiene solución. Sin embargo, si se encuentra el motivo a tiempo, se puede emplear un tratamiento acorde al causante.

Para ello, será fundamental tu rápida intervención al acudir al veterinario y sus estudios. Dependiendo de los resultados, los tratamientos pueden ir desde medicamentos para tratar ciertas enfermedades causantes, antibióticos si se trata de infecciones o, en casos más complejos, se requerirá el ingreso del gato para un tratamiento intravenoso o una intervención quirúrgica.

Ya lo sabes, ante cualquier síntoma anormal en tu felino: ¡acude a un profesional!

Etiquetas: , ,
Post Anterior Siguiente Post
By
Graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid (2016), con formación en Marketing Online y experiencia en la redacción de contenidos de diversa temática optimizados para SEO. Especializada en contenido para mascotas, actualmente continúa formándose en este ámbito como Auxiliar Veterinaria.