Te contamos todos los cuidados de las chinchillas

Te contamos todos los cuidados de las chinchillas

Si quieres una mascota y has elegido a este roedor, debes conocer todos los cuidados de las chinchillas para darle todo lo mejor y que viva sana y feliz mucho tiempo contigo. ¿Estás un poco perdido porque nunca has tenido una chinchilla? ¡No te preocupes! Te lo contamos todo.

Descubre cómo es la chinchilla como mascota.

El más importante de los cuidados de las chinchillas, la jaula

El más importante de los cuidados de las chinchillas
(Foto via: boredpanda)

Dentro de los cuidados de las chinchillas que debes conocer, tenemos que destacar la necesidad de darle una jaula de buena calidad, tamaño adecuado y equipada con lo que necesita. ¡Pasará ahí la mayor parte del día! Por eso, debemos procurar que esté cómoda. ¡Prepárala antes de que llegue a casa!

Deberá ser una jaula bastante amplia para que quepa dentro todo lo que necesita y además pueda moverse libremente. Por ejemplo, una jaula de medidas 100x70x100 está bien si vas a tener sólo una chinchilla. Busca un lugar para ubicarla: deberá ser fresco, que no pase calor pero también alejada de corrientes de aire.

Ahora sólo falta equiparla. Dentro de la jaula de toda chinchilla debe haber:

  • Algún lugar donde pueda esconderse/refugiarse.
  • Sustrato de papel.
  • Bebedero de tipo biberón para roedores.
  • Opciones para trepar: ramas, cuerdas…
  • Comedero de acero inoxidable.
  • Lecho o cama.
  • Arenero para hacer sus necesidades.
  • Rueda para que haga ejercicio.

 

Los cuidados de las chinchillas durante los primeros días

Los cuidados de las chinchillas durante los primeros días

Cuando la chinchilla llega a casa, es normal que se encuentre asustada o incluso agresiva, reacia al contacto. Esto es porque necesitará cierto tiempo para adaptarse a su nuevo hogar, y también para confiar en ti.

Evita tocarla durante los primeros días. Deja que esté tranquila y se vaya adaptando en un lugar tranquilo, libre de estrés. Aíslala por ahora de otras mascotas y si tienes niños, no dejes que la atosiguen. La socialización llegará poco a poco.

Cuando ya se haya adaptado, podrás empezar a interactuar con ella, lentamente. Lo mejor es elegir el atardecer o la noche, ya que se trata de un animal nocturno y a esa hora estará más activa y receptiva al juego. Durante el día, respeta sus ciclos de sueño.

Empezará a coger confianza después de 4 o 5 días en casa. Para que no te tenga miedo, puedes ofrecerle algún premio para que vaya empezando a dejarse coger y tocar. ¡Pero no la presiones! Si ves que aún se muestra huidiza, prueba al día siguiente. Forzar a la chinchilla a socializar puede causar un efecto totalmente contrario a lo que queremos conseguir.

 

El baño de arena de las chinchillas

El baño de arena de las chinchillas

El más particular de los cuidados de las chinchillas es el modo que tienen de higienizarse. Las chinchillas nunca se bañan, ¡no debes hacerlo o podría enfriarse y morir! ¿Significa esto que sean animales sucios? ¡Para nada! De hecho, las chinchillas son bastante limpias.

La verdad es que se limpian solas, ¡y sin agua! Practican lo que se llama el baño de arena, es decir, se revuelcan en una arena especial que les quita la grasa y polvo de su cuerpo, dejando su pelo limpio y sedoso. ¿Quieres saber cómo dar a tu chinchilla un baño de arena? ¡Tenemos un artículo contándote todos los detalles!

Descubre más cosas sobre el baño de arena de las chinchillas.

Ejercicio físico

Las chinchillas son animales bastante activos. ¡Tienen un montón de energía y deben quemarla cada día! Por eso, tu chinchilla necesitará tener una rueda grande en la que correr. ¡Evita las de barras! Sus patas se podrían enganchar.

Aparte, puedes colocar en su jaula ramas, cuerdas, pequeños estantes o plataformas para que pueda subirse y jugar. ¡Sé creativo! Pero ten cuidado de no saturar demasiado su jaula y robarle mucho espacio. Por otro lado, es interesante también dejar que salga de la jaula de vez en cuando, pero siempre bajo unas medidas de seguridad; puedes preparar en casa una zona vallada de recreo para que pueda jugar y ejercitarse.

Alimentación de las chinchillas

cuidados de las chinchillas
(Foto via: boredpanda)

Otro de los cuidados de las chinchillas más importantes, como ocurre con cualquier mascota, es la alimentación. Para asegurarte de que su dieta es sana, equilibrada y completa lo mejor es recurrir a un pienso comercial específicamente desarrollado para chinchillas, siempre de alta calidad.

Puedes complementar este pienso con alimentos frescos y naturales, como:

  • Heno
  • Col
  • Diente de león
  • Tomates
  • Plátano
  • Zanahoria
  • Manzana
  • Pimientos
  • Sandía
  • Avena natural en grano
  • Pera
  • Espinacas

Asegúrate siempre de dárselas peladas y sin pepitas o hueso (si corresponde) y en trozos pequeños. En menor medida, aproximadamente un par de veces a la semana, puedes premiar a tu chinchilla con:

  • Pipas de girasol
  • Almendras
  • Nueces
  • Avellanas
  • Pasas

Los frutos secos son sanos, pero no conviene abusar ya que pueden llegar a aportar muchas calorías. Dáselos siempre naturales (no fritos), pelados y sin sal.

 

La salud de la chinchilla

La salud de la chinchilla

A pesar de que hagamos lo mejor posible todos los cuidados de las chinchillas, alguna vez pueden surgir problemas y enfermedades, ¡es inevitable! Los problemas de salud más habituales en chinchillas son:

  • Golpe de calor: es peligroso, ya que puede ser letal, pero es fácil de evitar si colocas su jaula en un lugar fresco y alejado de la luz solar y otras fuentes de calor.
  • Arena en los ojos, que puede producir daños: es habitual que se le meta arena en los ojos después de darse su peculiar baño. Para evitar úlceras y otros problemas, revisa bien los ojos de tu chinchilla cada vez que se bañe, y lávaselos con suero fisiológico si encuentras arena.
  • Parásitos, por lo general como consecuencia de una mala higiene.
  • Problemas digestivos: para evitarlos, no abuses de las frutas y otros productos con un exceso de fibra. Pregunta a tu veterinario cuál es la mejor dieta para tu chinchilla.

 

Recuerda que debes acudir al veterinario si detectas algún síntoma de enfermedad o comportamientos inusuales en tu chinchilla. Cuanto antes se diagnostique qué le pasa, antes se le aplicará un tratamiento y más fácil será que se recupere.

Etiquetas: ,
Post Anterior Siguiente Post