Hablar con mascotas es signo de inteligencia

Hablar con mascotas es signo de inteligencia

Ahora ya nadie te podrá llamar loco o loca por hablar con tus peluditos. ¡Un estudio confirma que hablar con mascotas es signo de inteligencia! Te contamos cómo se ha llegado a esta conclusión.

Hablar con mascotas es signo de inteligencia

“¡Hola, bonito mío!”.”¿Cómo está lo más guapo de la casa?”. ¿Te suenan? Posiblemente sean solo algunas de las frases que le sueles decir a tu mascota diariamente.

Seguramente no te cortes al hacerlo delante de alguien, pero si por miedo a que te tachasen de desequilibrada no lo hacías con otras personas al lado, ¡a partir de ahora siéntete libre de hacerlo!

Hablar con mascotas es signo de inteligencia

El estudio, realizado en la Universidad de Harvard, no solo dice que hablar con mascotas es signo de inteligencia, sino que también aclara que es señal de ser una persona inteligente preferir la compañía de nuestras mascotas a la de otras personas. Y no, ellos confirman que eso no es ser antisocial. (¡Gracias, Harvard!)

Todo esto tiene una explicación: el antropomorfismo, es decir, el dotar de personalidad o forma humana a cosas que no lo son.

Ya comentamos hace tiempo que hablar a nuestros perros como si fuesen bebés ayudaba a que nos prestaran más atención. ¡Desde entonces supimos que no estábamos locos! Pero es que ahora, desde esta universidad, nos confirman que el antropomorfismo es algo natural, propio de personas con una inteligencia especial y una gran creatividad.

¿Por qué tendemos a humanizar a nuestras mascotas?

Para los humanos, aquello que tiene rostro es esencial para generar empatía y asociarlo con nosotros mismos. Mirar a los ojos a nuestra mascota, ver su carita… ¡nos hace quererla aún más y tratarla como un miembro más de la familia!

Lejos de ser una actitud infantil, hablar con las mascotas es un signo de inteligencia porque está relacionado con una cognición social activa y una mente que es capaz de ver y percibir otras mentes.

Así que ya sabes, la próxima vez que te miren raro por estar hablando con tu peludo… ¡déjales que hablen y sigue con tu conversación!

Etiquetas:
Post Anterior Siguiente Post