es bueno llevar al perro a la piscina

¿Es bueno llevar al perro a la piscina?

Con la llegada del verano y su consecuente calor, ¿a quién no le apetece refrescarse en la piscina? Si tienes la suerte de contar con una en casa o que algún conocido la tenga y tienes perrete, seguramente te plantees llevar al perro a la piscina. Pero, ¿es buena idea? ¡Veámoslo!

Perro en piscina: ¿sí o no?

Lo cierto es que más allá de las normas que pudiesen establecer los propietarios de dicha piscina, no hay nada que impida que un perro pueda disfrutar de un buen chapuzón en la misma. Lo que sí que hay son muchas precauciones a tomar si se da el caso. Por ejemplo, las que mencionaremos a continuación.

un perro puede ir a la piscina si se tiene cuidado

Limpio y desparasitado

Si vas a permitir que tu perro entre en la piscina, este debe estar limpio, vacunado y desparasitado. Al fin y al cabo, entrará en el agua en el cual vosotros también nadaréis. ¿Queréis hacerlo sabiendo que el peludo está muy sucio o tiene pulgas?

Cuidado con el cloro

Si los niveles de cloro son muy altos, tu perro podría acabar intoxicado o con problemas en su piel, como graves irritaciones.

A las personas les puede afectar el cloro de diversa forma, pero los perros lo toleran peor que nosotros. ¡Mucho ojo con esto!

El tiempo

¿Cuánto tiempo puede estar el perro en la piscina? No hay una respuesta exacta para esto, pues se pueden tener en cuenta varios factores.

El primero es el nivel de actividad al que esté acostumbrado el perro. Si es un can muy activo y/o uno de los perros a los que más les gusta el agua, seguramente quiera estar nadando hasta que se canse. Otros, sencillamente querrán darse un chapuzón y salir.

En ambos casos, lo esencial es que la piscina cuente con una escalera amplia (no solo las clásicas verticales de metal) o una rampa por la que los peluditos puedan salir del agua con facilidad.

el perro tiene que poder salir de la piscina con facilidad

Aun así, debemos estar muy pendientes del tiempo total que pasan dentro del agua, puesto que ellos no son conscientes del daño que el cloro les puede provocar. ¡Puede que más de una vez te toque sacar a tu perro de la piscina a rastras!

Vigilancia

Tanto por el tiempo que pase en el agua, como por los posibles accidentes que pudiesen suceder, siempre tienes que estar muy pendiente de tu perro en la piscina.

Imagina que tu mascota ama el agua, pero no está acostumbrada a hacer mucho ejercicio y le da un calambre. Puede llegar a resultarle imposible salir de la piscina. Por ello, además de vigilancia por tu parte, nunca está de más ponerle un chaleco salvavidas al perro.

puedes ponerle un chaleco salvavida a tu perro en la piscina

Que no beba agua de la piscina, pero que se hidrate

Otra consideración a tener muy en cuenta si se lleva al perro a la piscina, es que este debe estar muy bien hidratado. Esto no solo le ayudará a combatir el calor, sino que evitará que intente beber del agua de la piscina, la cual contiene cloro y podría dañarle muchísimo.

Protección solar

Los rayos solares pueden provocar quemaduras severas en la piel de tu mascota. Por eso, especialmente en aquellas zonas en las que no tienen capa de pelo para protegerle (interior de las orejas, abdomen, etc.) es aconsejable la aplicación de un protector solar para perros.

Pero no solo son problema los rayos del sol. La temperatura en sí puede afectar mucho al animal, provocándole un golpe de calor o insolación.

Por ello, debes procurarle siempre un sitio a la sombra a tu perrete.

protege a tu perro del sol en la piscina

Consideración final: nunca obligues al perro a entrar en la piscina

Como habéis visto a lo largo de este artículo, más allá de las normas de la propia piscina y de la convicción de poder cumplir con todas las precauciones posibles, no hay muchos más inconvenientes para que tu perro vaya a la piscina.

Sin embargo, por encima de todo ello, siempre estará su bienestar. NUNCA debes obligar al perro a entrar en la piscina si este no quiere.

De hacerlo, por ejemplo, lanzándolo al agua de golpe, puedes causarle un gran trauma a tu mascota. Hay perros que desarrollan miedo al agua por este motivo.

Por otro lado, si ves que sí quiere, pero no se atreve, puedes motivarle con juegos. Por ejemplo, puedes entrar al agua con su pelota favorita y llamarle para que se lance a por ella. Pero repetimos: nunca se le debe obligar a entrar en la piscina.

Etiquetas: , ,
Post Anterior Siguiente Post
By
Auxiliar de Veterinaria, Graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid y redactora SEO especializada en contenidos sobre mascotas. Siempre en continua formación para ampliar sus conocimientos sobre el mundo animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 5 =