síndrome del erizo tambaleante

¿Qué es el síndrome del erizo tambaleante?

Tener un erizo como mascota no es mala idea, siempre y cuando te asegures de que en tu país es legal tenerlo (por ejemplo, en España no lo es desde hace pocos años) y conozcas las necesidades del animal. Sin embargo, más allá de sus necesidades primarias, también es importante conocer qué patologías puede padecer tu mascota. En este caso, te hablamos del síndrome del erizo tambaleante.

Síndrome del erizo tambaleante: ¿en qué consiste?

Quizás oigas hablar del síndrome del erizo tambaleante por su nombre en inglés: Wobbly Hedgehog Syndrome (WHS).

Se trata de un trastorno que afecta al sistema nervioso de los erizos, causando su progresiva degeneración y afectando a sus músculos.

qué es el síndrome del erizo tambaleante

No se conoce con exactitud qué provoca esta esta enfermedad neurodegenerativa.

Como en el caso de otros muchos animales, algunas enfermedades derivan de la cría indiscriminada entre parientes, lo que altera desfavorablemente la genética. Por eso, se sospecha que este es también uno de esos casos.

¿A qué erizos afecta?

Aunque existen diversos tipos de erizos, la enfermedad es más común entre los erizos pigmeos africanos.

Estos son los que suelen acabar en los hogares como mascotas y, por lo tanto, los que más expuestos están a la cría realizada por personas sin experiencia en ese ámbito.

Lo normal es que la enfermedad aparezca en el animal antes de llegar a los 3 años de edad. Puede suceder que se den casos en erizos de más edad, aunque no es lo habitual.

¿Cuáles son los síntomas del síndrome del erizo tambaleante?

Lo primero que debes saber es que el trastorno no aparece de la noche a la mañana, sino que se va desarrollando de manera progresiva.

Podrás comprobar que un erizo con este síndrome, comienza a tener problemas en sus patas traseras y, poco a poco, se ven perjudicadas las delanteras.

El reflejo más evidente de esta enfermedad es el movimiento tambaleante del erizo (de ahí su nombre), debido a que el animal pierde el control muscular de su cuerpo.

Esos andares descoordinados también pueden darse en perros o gatos y se conoce como ataxia (ataxia en perros o ataxia en gatos).

Después de afectar a las patas, la enfermedad se irá trasladando al resto del cuerpo. Llegará un momento en el que el erizo no se pueda mantener en pie.

síntomas del síndrome del erizo tambaleante

Debido a que los movimientos del erizo se ven afectados, su día a día y su salud en general también.

Para empezar, al erizo le será más complicado acercarse a su plato de comida, por lo que si no estamos pendientes, puede perder peso rápidamente al dejar de alimentarse.

Esto le hará más sensible y será más débil frente a otras enfermedades.

Además, otros de los síntomas que puede traer este síndrome son: caídas hacia los lados, dificultad respiratoria, dificultad para orinar y defecar, heridas en las extremidades, menos actividad nocturna y comportamientos autodestructivos debidos al estrés.

¿Qué puedo hacer si mi erizo tiene este síndrome?

Ante cualquier síntoma anómalo, lo recomendable es que acudas con tu erizo a un veterinario.

Los movimientos tambaleantes del animal podrían ser causados por otros problemas como tumores, dolores, un traumatismo, etc.

Solo un profesional puede determinar si se trata del síndrome del erizo tambaleante u otra patología. Para ello, realizará diferentes pruebas que irán desde las simple observaciones físicas, hasta radiografías, análisis de sangre y orina, TAC, biopsia o ecografía.

En caso de sí serlo, por desgracia no existe un tratamiento específico que proporcione la recuperación del erizo, pero sí ciertas medidas a tomar para darle una calidad de vida decente.

ayuda par el síndrome del erizo tambaleante

Cuida su alimentación

Para empezar, deberás cuidar la dieta de tu erizo. Además, el veterinario puede recomendarte algún complemento vitamínico o suplemento alimenticio rico en ácidos grasos omega 3 y 6.

Tendrás que vigilar que el erizo pueda acercarse a tu plato o bien colocarlo tú para que coma.

En caso de no ingerir el alimento por su cuenta, tendrás que facilitárselo tú. Además, es importante controlar también el consumo de agua, ya que la deshidratación es fatal.

Tratamiento de fisioterapia

Dado que la enfermedad hace que pierdan el control de su cuerpo, es esencial que seas tú quien se encargue de que su tono muscular no desaparezca y retrases la atrofia.

Para ello, cada día, tendrás que realizar movimientos y masajes en las patas del animal, tal y como te indique un profesional veterinario.

Además, masajear suavemente el abdomen del erizo le ayudará a estimular su tránsito intestinal.

Cariño y comodidad

Dado que el animal va a perder su movilidad, nuestra misión es darle todo el cariño posible y hacerle sentir lo más cómodo que pueda dentro de su jaula.

Por desgracia, los erizos con esta enfermedad suelen fallecer entre un mes y medio y año y medio después de su detección. Por eso, lo único que puedes hacer por él es proporcionarle estos cuidados básicos para que el tiempo que le resta, no sufra.

Etiquetas: , , ,
Post Anterior Siguiente Post
By
Graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid (2016), con formación en Marketing Online y experiencia en la redacción de contenidos de diversa temática optimizados para SEO. Experta en contenido sobre mascotas y salud veterinaria, actualmente continúa formándose en este ámbito como Auxiliar Veterinaria.