erizo egipcio o erizo orejudo

Erizo egipcio: ¡conoce al erizo orejudo!

El erizo egipcio es también conocido como erizo orejudo. ¡Y no es de extrañar! Basta con echarle un ligero vistazo para percatarnos de por qué se ha ganado ese nombre. ¡Atrévete a conocer un poco más sobre este animalito!

Origen del erizo egipcio

Al erizo egipcio hay que englobarlo como mamífero dentro de la familia de los Erinaceidae y subfamilia de los erizos.

Esta especie es común de algunos países de Oriente Medio (donde es considerado uno de los erizos más pequeños) y de Asia Central.

Características físicas del erizo egipcio

Es evidente: su característica principal son sus largas orejas. Pero no creas que estas le sirven solo como “adorno” para identificarlo fácilmente. Al vivir en zonas tropicales, sus orejas le funcionan como medio para autorregular su temperatura corporal y refrescarse. Curioso, ¿verdad?

Además, esas largas orejotas, junto a su puntiagudo hocico son su mejor arma para detectar depredadores o posibles presas.

erizo egipcio orejudo
Vía animaltia.es

Su tamaño suele abarcar unos 15-25 cm de largo, con una simpática cola que puede medir hasta 4 cm, todo ello pesando entre 250 y 450 gramos. Esto hace que aun siendo pequeñito, el erizo egipcio sea un poco más grande que el erizo pigmeo africano.

El cuerpo de este erizo está cubierto, en su parte superior por púas, un poco más cortas que las de otros erizos, pero en mayor cantidad. Estas comienzan en un color claro pero la a medida que avanza hacia la punta, el color se oscurece.

La parte inferior de su cuerpo tiene la piel clara, cubierta de pelo suave de color blanco. ¡Todo un contraste!

¿De qué se alimenta un erizo egipcio?

Como todos los erizos, este también es insectívoro, es decir, su manjar favorito son los insectos, como grillos o gusanos, pero también escarabajos o algunas babosas, entre otros.

En su hábitat natural, también pueden alimentarse de algunas plantas y buscar refugio cerca de lugares donde haya agua.

En cautiverio, los erizos egipcios también deben ser alimentados con insectos, que bien se pueden conseguir en la naturaleza, o en algunas tiendas especializadas.

Además, la comida para gatos de alta calidad, sin leche ni pescado, puede cubrir sus necesidades nutricionales, pero no hay que alimentarlo solo con eso.

El pavo y el pollo cocido o los huevos cocidos, también pueden servirle como alimento. ¡Pero no el único! Recuerda que mayormente comen insectos.

Vida en libertad

El erizo egipcio en libertad suele vivir en madrigueras que pueden ser excavadas por él mismo o encontradas.

Allí se refugian durante el día tras haber buscado alimento y se protegen de sus principales depredadores, que son las aves rapaces como el búho real.

Como dijimos antes, suelen habitar en zonas tropicales con climas medios, prefiriendo algunos valles secos que tengan ríos cerca, barrancos, oasis o acequias abandonadas.

el erizo egipcio
Vía erizos.info

Vida del erizo egipcio como mascota

Lo cierto es que el erizo egipcio es famoso como mascota en algunos lugares del mundo, al igual que el erizo pigmeo africano. Pero debes saber que no en todos los países es legal tenerlo como animal de compañía. 

En general, la vida media de un erizo puede estar entre los 5 y los 7 años, si están bien cuidados.

Es un animalito muy activo, pero eso sí, tendrás que esperar a las noches para verlo en movimiento, ya que es nocturno.

Su jaula debería ser bastante espaciosa y estar situada en un lugar con temperatura constante de entre los 23ºC y 30ºC. Además, debe contar con un refugio que le haga de madriguera, con un tamaño que le permita entrar sin dificultad, pero no muy ancha. Basta con que sea un poco más grande que el animal.

De la comida ya hemos hablado y es importante que también tenga agua, bien en un plato o en un bebedero.

Es esencial que el suelo de su jaula no sea de rejas, sino liso, para que no se haga daño en las patas. La jaula debe ser limpiada cada semana, ya que se trata de un animal propenso a coger parásitos.

En cuanto a su comportamiento con los humanos, los erizos son bastante temerosos y tienen tendencia a hacerse una bola cuando se sienten en peligro. ¡Así se protegen con sus púas!

Al principio esto lo hará contigo también, pero con el paso del tiempo verás que coge confianza y se relaja. Eso sí, déjale que se acostumbre a tu contacto poco a poco y no lo cojas en tus manos durante mucho rato desde el primer momento.

 

 

Foto de portada vía roedoresdomesticos.com

Etiquetas: , , , ,
Post Anterior Siguiente Post