Descubre cómo se reproduce el erizo

Descubre cómo se reproduce el erizo, ¡te lo contamos!

Aunque cada vez más personas eligen al erizo como mascota, la verdad es que todavía no se sabe demasiado sobre estos pequeños roedores cubiertos de púas. Por ejemplo, ¿alguna vez te has preguntado cómo se reproduce el erizo? Seguro que no lo sabes. Pues si eres curioso, o si tienes un erizo en casa y quieres saber más sobre ellos, en este artículo te lo contamos todo sobre su reproducción. ¡No te lo pierdas!

Las claves para saber cómo se reproduce el erizo

Las claves para saber cómo se reproduce el erizo

La capacidad de reproducirse llega con la madurez sexual del erizo: la alcanzan a los 5 o 6 meses dependiendo de si son machos o hembras. Sin embargo, lo mejor es que, si quieres que tu erizo tenga crías, te esperes como mínimo hasta que cumpla un año de edad. Así te asegurarás de que está completamente formado y que ni ella ni las crías sufran daños o problemas en la gestación y el parto.

Cuando una hembra se reproduce antes de llegar a esa edad, es altamente probable que tenga problemas: su estructura ósea todavía no está completa y el embarazo afecta mucho al proceso. Podría sufrir graves consecuencias, incluso la muerte.

Tampoco es recomendable que una hembra tenga bebés después de los dos años, porque sus huesos son demasiado rígidos y causarán problemas en la dilatación del parto. Jamás se debe hacer criar a una hembra de 3 años o más.

Los machos, por otra parte, no son completamente estériles antes de alcanzar la madurez sexual; son algo fértiles, aunque la probabilidad de fecundar es mucho más baja y además los espermatozoides son de peor calidad, por lo que las crías pueden nacer con problemas.

El cortejo del erizo

El cortejo del erizo
(Foto via: animaleshoy)

La época de reproducción de los erizos es entre primavera y verano. Aunque no es muy recomendable hacerlo, pueden llegar a aparearse varias veces en esa época.

Cuando se da el cortejo, se produce lo que se llama el “carrusel de los erizos”: el macho empieza a correr en círculos alrededor de la hembra, emitiendo gritos y quejidos para llamar su atención. ¡Puede durar horas! Cuando por fin la hembra se muestra receptiva y acepta la cópula, el erizo macho la monta.

¿Y si la hembra no quiere? Cuando esto ocurre, los machos pueden llegar a mordisquear sus púas o meter el hocico entre las patas de ella. Si acaba aceptando, baja las púas y le deja proceder a fecundar. Si no quiere, le ataca para que la deje tranquila.

El embarazo y el parto de los erizos

El embarazo y el parto de los erizos
(Foto via: mascotadomestica)

Ahora sí, veamos cómo se reproduce el erizo. Cuando la fecundación es exitosa, el embarazo dura entre 30 y 35 días. Los síntomas de que una eriza está embarazada son:

  • Aumento de peso
  • Alteraciones del apetito, a más, a menos o cambio en los horarios de comidas
  • Las mamas se hinchan
  • El olor de la orina y las heces es más fuerte
  • Comienza a prepararse para el parto: construye un nido para los bebés
  • Es normal que se altere su comportamiento, bien aumentando su nivel de actividad o todo lo contrario

Cuando llega el momento del parto, la eriza da a luz entre una y nueve crías, que nacen ciegas y sordas por completo y desarrollan los sentidos después.

Es muy importante dejar a la eriza tranquila durante el parto y los días posteriores, que descanse, cuide a sus bebés, les dé de mamar… ¡Nunca toques a los ericitos! Cambiarás su olor corporal y eso podría hacer que su madre los rechazara. Además, si se asusta o se estresa, podría matarlos. Ten mucho cuidado al limpiar el terrario. Hazlo con delicadeza y cuando la mamá esté descansando.

Cuando llega el momento del destete, entre las 4 y 6 semanas, lo mejor es separar a las hembras de los machos para que no se apareen entre ellos. También deberás separar a la madre y el padre, ya que la eriza puede volver a quedarse embarazada justo después del parto, pero no es recomendable.

 

No te recomendamos que críes erizos por dos razones: primero, debido a la popularidad de estas mascotas, se está separando a los erizos de su hábitat y por tanto de su reproducción natural. Por otro lado, no es una tarea fácil criar erizos y seguramente no sabrás qué hacer con las crías después o cómo cuidarlas.

Si aun así te decides a hacerlo, infórmate mucho sobre cómo se reproduce el erizo y pide ayuda a tu veterinario.

Etiquetas: ,
Post Anterior Siguiente Post