disfunción cognitiva en gatos

Disfunción cognitiva en gatos: qué es y cuáles son sus síntomas

La edad acarrea algunos problemas de salud tanto en humanos con en animales. La disfunción cognitiva en gatos es una realidad que afecta a un elevado porcentaje de los gatos ancianos. Hablamos sobre ello.

¿Qué es la disfunción cognitiva en gatos?

La disfunción cognitiva en gatos es un desorden neurodegenerativo.

Con la vejez se pueden producir alteraciones cerebrales que provocan la pérdida de memoria. Esto se acaba reflejando en cambios en el comportamiento del felino.

qué es la disfunción cognitiva en gatos

Sin embargo, aunque coincidan la edad avanzada con la aparición de los síntomas de esta disfunción cognitiva, es recomendable que un veterinario haga las pruebas pertinentes para descartar otras patologías.

Síntomas de la disfunción cognitiva en gatos

Los síntomas de esta alteración cerebral son amplios y, como hemos dicho, se perciben en los cambios de conducta del animal.

  • La pérdida de memoria perjudica a la orientación del gato. Algunos dicen que los gatos tienen un sexto sentido, el de la orientación. Sin embargo, la vejez y esta patología le provocaría la disminución de esa capacidad.
  • La falta de orientación hará que al gato le cueste encontrar el camino de vuelta a casa si sale. Pero también también puede perderse dentro de casa, haciéndosele difícil encontrar, incluso, su plato de comida.
  • Le cuesta reconocer a persona cercanas.
  • No aprende y olvida las señales aprendidas.
  • Pasa tiempo mirando al vacío.
  • Defeca u orina fuera de su bandeja de arena.
  • Puede tener episodios agresivos.
  • A veces sufren ansiedad o desarrollan miedos.
  • Sufre alteraciones de sueño. Es común verlos deambular por la noche y dormir por el día.
  • En algunos gatos aparecen comportamientos en los que se dañan a sí mismos, como morderse la cola.
  • Puede desarrollar conductas compulsivas, como girar en círculos.
  • Rechaza la compañía y la interacción con otras mascotas.
  • Descuida su higiene diaria.

síntomas de la disfunción cognitiva en gatos

Como mencionamos antes, estos síntomas pueden ser causados también por múltiples enfermedades como el hipertiroidismo, el estrés, la diabetes, algunos tumores, etc. De ahí que sea tan importante el reconocimiento médico.

¿Se puede curar este trastorno?

Por desgracia, no existe una cura para la disfunción cognitiva en gatos.

Sin embargo, si notas estos síntomas, debes acudir al veterinario, puesto que sí existen tratamientos para paliarlos y hacer que el felino tenga una calidad de vida adecuada.

Dicho tratamiento, cuya recomendación solo puede hacer un profesional veterinario, podría constar de neuroprotectores y estimulantes.

Con ello se intentará retrasar el avance de la disfunción, disminuir los daños oxidativos  y mejorar la neurotransmisión.

tratamiento paliativo para la disfunción cognitiva en gatos

Además, debes tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Dado que la desorientación es uno de los síntomas más significativos de la enfermedad, es importante no cambiar sus cosas de lugar. No muevas sus platos, su cama o sus juguetes a no ser que el motivo sea la comodidad del felino.
  • No cambies sus rutinas: aliméntalo siempre a la misma hora, sigue cepillándole el pelo, jugando con él, etc.
  • Establece una rutina de ejercicio físico acorde a la edad del felino. No se trata de que salga a correr si nunca lo ha hecho, pero controla que en casa juegue y se mueva para evitar el sedentarismo y el sobrepeso. En esto ayudarán muchísimo los rascadores.
  • Cuida la alimentación de tu gato anciano con comida específica para su edad, en la que no deben faltar los ácidos grasos Omega 3 y los antioxidantes.
  • Para su estímulo mental, apuesta por juguetes interactivos. Juega con él tú también y mantén a tu gato entretenido con actividades que simulen cacerías. Es especialmente importante que estimules el juego durante el día, para que llegue a la noche cansado y duerma.
  • La vejez no solo afectará a su cerebro. También a su movilidad. Por ello, facilítale el tránsito por casa, liberando el suelo de obstáculos. También puedes facilitarle el acceso a sitios más altos con rampas u objetos que le hagan de escalón intermedio.
  • Si la bandeja de arena tiene los bordes muy altos, sustitúyela por una de bordes más bajos. Además, puedes añadir alguna más en casa para que tenga varias opciones cuando quiera hacer sus necesidades.
  • Dado que es probable que descuide su higiene, deberás hacer hincapié en esto y ayudarle.
  • Puedes ofrecerle de vez en cuando la hierba gateracatnip.
  • Y, por supuesto, ten paciencia y no le castigues si al llegar a viejito, sus comportamientos cambian. ¡A las personas también nos pasa!
Etiquetas: ,
Post Anterior Siguiente Post
By
Graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid (2016), con formación en Marketing Online y experiencia en la redacción de contenidos de diversa temática optimizados para SEO. Experta en contenido sobre mascotas y salud veterinaria, actualmente continúa formándose en este ámbito como Auxiliar Veterinaria.