diferencias entre un gato de Angora y un gato Persa

Diferencias entre el gato de Angora y el gato Persa

Los dos son felinos adorables y estar en presencia de cualquiera de ellos hace que inmediatamente sintamos la necesidad de acariciarles por su esponjoso manto de pelo. Eso hace que muchas veces los confundamos, pero las diferencias entre el gato de Angora y el gato Persa son bastante más evidentes de lo que algunos piensan y os lo vamos a demostrar.

Diferencias entre el gato de Angora y el gato Persa

Si has llegado hasta aquí preguntándote cuáles son las principales diferencias entre el gato de Angora y el gato Persa verás que, tras leer este artículo, las encontrarás mucho más rápido.

Para ir abriendo boca, fíjate en la siguiente imagen y ve encontrando las diferencias.

Diferencias entre el gato de Angora y el gato Persa
Gato de Angora a la izquierda y gato Persa a la derecha

1. La nariz, la más evidente

No podíamos empezar por otra diferencia entre ambas razas que no fuese la nariz, puesto que es el rasgo más distintivo.

Como podéis ver, el gato de Angora presenta una nariz igual a la de otros gatos, mientras que el gato Persa tiene la nariz achatada.

2. Cantidad de pelo

Aunque como decíamos al principio, ambos parecen bolitas de pelo andantes a las que queremos acariciar constantemente, lo cierto es que el gato de Angora tiene menos pelo que el Persa y, además, lo tiene más pegado a su cuerpo.

El Persa muestra un aspecto más esponjoso, pero eso también tiene su pequeño contra, y es que requiere más cuidados y se cae más en las épocas de muda.

3. La forma de la cabeza

Si os fijáis, la cabeza de un gato Persa tiene una forma más redondeada, incluyendo sus orejas, mientras que el de Angora presenta un rostro más afilado.

4. Problemas de salud en las razas

Aunque con los cuidados precisos cualquiera de las dos razas puede brindarte muchos años de compañía, es cierto que en cada una se pueden presentar ciertos problemas de salud bastante específicos.

Como decíamos antes, el gato Persa tiene un rostro más redondeado y morro achatado. Esto hace que pueda sufrir algún tipo de enfermedad respiratoria. Además, por la forma de su cara, este gato lagrimea continuamente, lo que da lugar a manchas a los lados de los ojos, pero también a posibles apariciones de úlceras en la piel que rodea a sus ojos.

Además, otra de las enfermedades frecuentes que puede desarrollar la raza es la enfermedad renal poliquística.

Por su parte, los gatos de Angora pueden padecer ataxia, sordera genética y luxación de la rótula.

Una enfermedad bastante común en ambos casos es la cardiopatía hipertrófica en machos.

las diferencias entre el gato de Angora y el gato Persa

5. Uno es más grande que otro

Y volviendo a las diferencias entre el gato de Angora y el gato Persa de carácter físico, cabe recalcar otro muy evidente.

Y es que los gatos persas suelen ser, de manera general, más grande que los de Angora pudiendo medir entre 40-50 centímetros y llegar a pesar unos 7 kg de peso, mientras que el otro puede quedarse en los 20-25 centímetros.

A su vez, esto hace que el gato Persa tenga una estructura corporal más robusta, mientras que el gato de Angora es más alargado, aunque no deja de ser musculoso.

6. Carácter y comportamiento

Ambos son animales y mascotas increíbles: cariñosos y fieles. Sin embargo, pueden presentar ciertas diferencias en su manera de ser.

El Persa es algo más mimoso, le gusta atraer la atención manteniendo su independencia hasta que él lo decide, pues puede malhumorarse con facilidad. Por ello, su relación con los niños puede no ser del todo óptima. Pero, ¡ojo! Cada caso es diferente.

Por su parte, el de Angora es algo más sociable, incluso con los peques de la casa y con otras mascotas. Sin embargo, puede ser arisco si se le imponen ciertas situaciones, como estar en brazos de una persona.

Basta con dejar que sean ellos quienes se acerquen a jugar para ver lo divertidos que son. Además, ¡son bastante activos! Al contrario que los gatos persas, que son algo más perezosos en lo que a ejercicio y actividad se refiere.

7. Problemas con el peso

Ambas razas pueden llegar a sufrir sobrepeso con facilidad si no se controla la ingesta de grasas y proteínas que consumen.

La diferencia está en que el problema se complica en el gato Persa más que en el de Angora, ya que, como hemos comentado, es algo más perezoso. En el caso de los gatos de  Angora, al ser más activos consiguen quemar más calorías.

precioso gato persa

Y tú, ¿eres más de gato Persa o de gato de Angora? ¡Lo que está claro es que ambos son maravillosos!

Etiquetas: , ,
Post Anterior Siguiente Post
By
Auxiliar de Veterinaria, Graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid y redactora SEO especializada en contenidos sobre mascotas. Siempre en continua formación para ampliar sus conocimientos sobre el mundo animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 + 11 =