cuidar a un gato bebé

Todos los consejos para cuidar a un gato bebé

Un gatito acaba de llegar a tu vida y ahora eres la persona encargada de su bienestar. Si esta es tu historia, en este artículo te damos varios consejos para que sepas cuidar a un gato bebé correctamente.

Cuidar a un gato bebé: lo primero que debes saber

Hay que hacer cierta diferenciación cuando hablamos de los cuidados de un gatito de poco tiempo de vida. Esa diferenciación es la que existe entre un gato que acaba de ser destetado o uno recién nacido que ha sido separado de su madre.

cuidar a un gato bebé

El primer caso suele darse cuando adoptamos al pequeño felino, y serán los encargados del refugio donde se encuentre el animal los que nos informarán sobre esto. El segundo caso es el que suele darse con los pequeños recién nacidos que son abandonados o cuya madre ha fallecido.

Hecha esta distinción, pasemos a los cuidados que hay que darle al gato bebé en ambos casos.

Cuidar a un gato bebé que ha sido destetado

Un gatito que nace y se mantiene con su madre, se alimentará de la leche materna durante, más o menos, sus primeras cuatro semanas de vida. Ese alimento y su madre son prácticamente lo único que necesitan para sobrevivir.

Si pasado este tiempo vas a adoptar a ese gatito, debes seguir los siguientes consejos.

1. Visita al veterinario

Por mucho que te aseguren que todo está correctamente las personas que te entreguen al gatito (si es que no te lo has encontrado tú), lo mejor es acudir a un profesional para que le haga un revisión al felino antes de llevarlo a casa.

Este lo observará y así podrás asegurarte de que tu mascota está perfectamente, le podrás poner las vacunas necesarias, desparasitarlo, y, además, el veterinario te dará las recomendaciones necesarias sobre su alimentación.

cuidar a un gato bebé

 

2. Aliméntalo adecuadamente para su edad

Cuidar a un gato bebé implica tener muy presentes ciertas cosas, entre ellas, que no se le puede dar cualquier comida.

Existe comida especial para gatos bebés, adaptada a sus necesidades nutricionales. Este alimento también está preparado para su pequeño tamaño de estómago, boca y dientes, siendo más blandita que la comida para felinos adultos.

Recuerda que el gatito hasta ahora solo ha sido amamantado y tiene que aprender a masticar.

Además de comida especial, pon siempre a su disposición agua fresca. Sabemos que los gatos no beben mucho, pero es necesario que siempre la tengan a su disposición.

3. Cuidado con ventanas y balcones

Uno de los mayores peligros que tenemos que tener presentes si llevamos gatos a casa es vigilar las ventanas y los balcones.

A los gatos, por instinto, les encanta subir a lugares altos y saltar (síndrome del gato volador) y eso en un gatito bebé puede ser mortal.

Antes de llevar a tu mascota a casa, echa un vistazo a esos posibles peligros y a otros, como rendijas, agujeros o dejar la tapa del inodoro abierta (se podría ahogar).

También debes tener cuidado si tienes plantas en casa, ya que hay algunas muy tóxicas para los gatos.

Cuidar a un gato bebé sin madre

Si por la razón que sea, un gato recién nacido es separado de su madre y llega a tus manos, debes saber que vas a necesitar mucho tiempo, paciencia y amor durante las siguientes 3-4 semanas para sacar adelante a ese bebé gatito.

cuidar a un gato bebé

Estos son los pasos principales a seguir para cuidar a un gato bebé huérfano.

1. Usa leche maternizada

No vale cualquier leche para alimentar al gatito bebé. Tendrás que adquirir una leche en polvo cuya fórmula es similar a la leche materna, la cual le aporta todas las vitaminas y nutrientes necesarios.

Además de esto, debes tener en cuenta que los pequeños se alimentan cada 3 horas más o menos y que, para hacerlo, necesitas un biberón con una tetina especial.

Después de cada toma, sostenlo en tus manos y da suaves (muy suaves) golpecitos en su lomo para que expulse el aire (vamos, para que eructe, ¡como pasa con los bebé humanos!)

A partir de las 4 semanas de vida el gato ya sería destetado, con lo cual, pasado ese tiempo, te toca empezar a darle comida sólida especial para gatos bebés.

2. Mantenlo calentito

Que no pierdan temperatura corporal es muy importante para que los gatos bebés sobrevivan.

Cuando están con su madre, además de alimentarlos, ella los mantiene calientes. Si te toca cuidar a un gato bebé sin madre, deberás asegurarte de que siempre está calentito poniendo mantas a su alrededor y otros elementos térmicos, como bolsas de agua tibia. Eso sí, ¡mucho ojo con pasarte de temperatura y quemar la piel de tu gato!

Aprovecha cuando estés cerca para cogerlo en tu regazo. Eso, además de mantenerlo caliente, ayudará a ir creando vínculos entre ambos.

A veces sucede que otras mascotas que ya están por casa, adquieren el rol de madre y le proporcionan ese calor que necesita el gatito.

El pequeño no sabe autorregular su temperatura corporal, así que hay que ayudarle. Además, si está muy frío no es aconsejable alimentarle directamente. Primero hay que arroparle un poco y que suba su temperatura, ya que de lo contrario la comida podría sentarle mal.

cuidar a un gato bebé

 

3. Enséñale a hacer sus necesidades y a asearse

Otra de las funciones que cumple la madre gata durante las primeras semanas de vida de sus crías es la de enseñarles a hacer sus necesidades, estimulándoles a base de lametones en su vientre. Tú deberás hacerlo pasando un algodón de agua tibia por esa zona y por el ano.

Debes enseñarle a usar el arenero también, así que si las primeras veces defeca fuera, lleva los excrementos al arenero para que por el olor vayan asociando esa tarea con el lugar adecuado.

También la madre se encarga de asear a los pequeños, así que en este caso tendrás que pasar un paño mojado con agua tibia y bien escurrido por su pelo muy suavemente y luego secarle. Poco a poco el gato tomará el hábito por sí mismo.

Consejos generales para cuidar a un gato bebé

1. Dedícale tiempo a él

Tu gato necesita socializar, así que es muy importante que le enseñes a comportarse con los humanos y con otros animales.

También debes pasar tiempo con él para jugar, eso estimulará su cuerpo y su mente, algo muy necesario para que sea un gato sano y feliz.

2. Poco a poco si ya tienes otro animal en casa

Es muy importante saber cómo hacer que dos gatos se lleven bien. Lo primordial es que el encuentro se produzca poco a poco, que se vayan oliendo y reconociendo para que no se sientan como una amenaza.

Lo mismo debemos tener en cuenta en caso de tratarse de otro animal el que ya está en casa. ¡Las presentaciones deben realizarse con calma!

lo que debes saber para cuidar a un gato bebé

Ahora ya sabes cómo debes cuidar a un gato bebé. Es una tarea complicada, no lo negamos, pero merecerá la pena por ver crecer a tu gatito.

Etiquetas: , ,
Post Anterior Siguiente Post