conejo gigante alemán

El conejo gigante alemán, un enorme y entrañable peludo

Quizás no lo sabías, pero los conejos gigantes son una realidad. Pueden parecer protagonistas de cuentos y leyendas, pero existen, y uno de ellos es el conejo gigante alemán. Además, ¡hay gente que los tiene como mascotas! ¿Quieres aprender más sobre ellos? Te contamos cómo son en este artículo.

 

Características del conejo gigante alemán

El conejo gigante alemán se originó a raíz del gigante de Flandes y tiene características similares a las de este. Puede llegar a pesar más de 10 kg y tener el tamaño, si se sostiene sobre sus patas traseras, de un niño de unos 6 años. ¡Pero es un conejo, aunque no lo parezca!

Tiene el cuerpo fuerte, musculoso y de formas redondeadas. Su cabeza es ancha y poderosa y tiene unas orejas altas, largas y bastante anchas.

Su pelo es semilargo y suave y puede ser de varios colores, los más típicos son los pardos.

Características del conejo gigante alemán

Temperamento del conejo gigante alemán

Estos conejos son muy dóciles y cariñosos, divertidos y juguetones. Sin embargo, tienden a ser algo tímidos hasta que cogen confianza, e incluso temerosos. Cuando se asustan, para defenderse tienden a arañar y morder, por eso es muy importante socializarlos correctamente y poco a poco, respetando su espacio.

Son bastante familiares y mimosos, mientras que los conejos de tamaño normal viven dentro de una jaula, el conejo gigante alemán es prácticamente como tener un gato o un perro, ya que disfruta acurrucándose en el sofá junto a su dueño. Llevan una vida muy tranquila, aunque también disfrutan jugando y ejercitándose.

Cuidados del conejo gigante alemán

Cuidados del conejo gigante alemán

Un conejo gigante alemán necesita mucho espacio para ejercitarse y moverse. Lo habitual es colocar cajas grandes para que pueda dormir y hacer sus necesidades, pero el resto del tiempo se mueva libremente por casa, tal y como si fuera un perro o gato.

Disfrutan de la compañía de otros conejos, no necesariamente gigantes; si te lo puedes permitir, darle un compañero de tamaño regular le ayudará a socializar y entretenerse. Sin embargo, ocúpate de castrarlos si son de sexo opuesto o pronto tendrás la casa hasta arriba de gazapos.

La alimentación del conejo gigante alemán es similar a la de los conejos normales: heno, frutas y verduras u hortalizas, sólo que come bastante más cantidad. Es conveniente no sobrepasarse con las grasas, ya que les puede causar obesidad.

Los gigantes no son tan hábiles como los conejos normales a la hora de acicalarse, por lo que su higiene correrá de tu cuenta. Para que no se le formen bolas de pelo, es necesario que lo cepilles con frecuencia. Además, hay que mantener limpia su parte trasera, especialmente cuando se va haciendo mayor; al padecer dolores como la artritis, el conejo anciano tiende a arrastrar la parte trasera de su cuerpo y se ensucia más.

 

Con unos cuidados adecuados, el conejo gigante alemán puede sobrepasar con salud los 12 años de vida. ¿Preparado para tener un amigo tan particular?

Etiquetas: , ,
Post Anterior Siguiente Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × dos =