Descubre la particular raza de conejo dutch

Descubre la particular raza de conejo dutch

El conejo dutch es una de las mejores opciones si buscas un conejo como mascota, por su dulzura, docilidad y tamaño manejable. ¡Pero hay muchas más cosas que hacen de este conejo un animal realmente especial! ¿Quieres descubrirlas todas? ¡Sigue leyendo y entérate!

 

Origen del conejo dutch

La raza de conejo dutch es originaria de Inglaterra, donde llegaron en el siglo XIX sus predecesores desde Bélgica, los petit brabançon. Aunque estos se comercializaban con el fin de ser consumidos como alimento, se comenzaron a cruzar y criar, dando lugar después al conejo dutch que conocemos hoy.

Actualmente es un conejo realmente popular en todo el mundo y muy apreciado por los amantes de los conejos.

Características del conejo dutch

Características del conejo dutch

El cuerpo del dutch es muy compacto y fuerte, en su edad adulta suelen pesar alrededor de 2 kg y son de tamaño medio. Tienen unas orejas siempre erguidas, pero no muy grandes y unos ojos saltones muy expresivos.

El pelo es la característica más peculiar del conejo dutch. Su color base puede variar entre negro, ceniza o chocolate, pero siempre va combinado con una llamativa franja blanca que divide su cuerpo en dos. ¡Es como si llevara una camiseta! Ambos colores suelen ir combinados en la zona de la cabeza.

 

Temperamento del conejo dutch

El conejo dutch es la perfecta mascota para una familia. Es cariñoso, tranquilo, dócil y muy dulce; esto, unido a su pequeño tamaño y sus sencillos cuidados, hacen del dutch una mascota ideal. Por lo general, los machos suelen ser aún más sociables que las hembras, ellas tienden a ser algo más independientes y solitarias en ciertos momentos. ¡Pero esto no significa que no sean familiares y amorosas!

Si tienes niños, considera tener un conejo dutch como mascota, será su mejor compañero de juegos y un gran amigo.

Cuidados del conejo dutch

Cuidados del conejo dutch

La dieta de este conejo es igual que la de todos: es importante darle como base alimentaria un buen heno de calidad, que complementaremos con verduras y hortalizas frescas y, ocasionalmente, con frutas. Además, de vez en cuando podemos optar por pienso para conejos.

Los conejos necesitan roer constantemente para desgastar sus dientes, que no dejan de crecer. La alimentación contribuye a este desgaste, pero no es suficiente. Necesitará madera que no se astille y cartones para completar ese desgaste. ¡Si permites que sus dientes crezcan demasiado tendrá graves problemas!

Es necesario cepillar al conejo diariamente, especial en época de muda. Esto es así porque los conejos se limpian solos lamiéndose, como los gatos. Si no retiramos el pelo muerto, se lo irá tragando y se le formarán bolas de pelo. Por otro lado, no debes bañarlo; sólo si está realmente sucio, puedes optar por limpiarlo con una toalla húmeda, ¡pero no lo mojes!

 

Salud del conejo dutch

Con una alimentación adecuada, unos buenos hábitos de higiene y sus vacunas  y desparasitaciones periódicas, no suelen tener muchos problemas a lo largo de su vida. Es importante preocuparse por prevenir los parásitos y prestar atención a los dientes y uñas.

Con unos cuidados adecuados, el conejo dutch puede vivir alrededor de 8 años en cautividad.

 

¡Echa un vistazo a nuestros artículos sobre cuidado de conejos y estarás preparado para tener un dutch!

 

Etiquetas: , ,
Post Anterior Siguiente Post