Cómo controlar las bolas de pelo en gatos

Cómo controlar las bolas de pelo en gatos

Si convives con un gato en casa ya te habrás dado cuenta de que para este animal acicalarse es una tarea a la que dedica mucho tiempo. Esto facilita su higiene, pero también puede tener consecuencias negativas, como es la formación de bolas de pelo. Por ello, vamos a hablarte de estas y a indicarte cómo controlar las bolas de pelo en gatos.

¿Qué son las bolas de pelo?

Las bolas de pelo en gato o tricobezoares son unas estructuras que se forman por la ingesta espontánea de pelo suelto por parte del felino cuando está acicalándose.

Ese pelo suelto acaba compactándose en un nudo y formando una bola, aunque, a menudo, más que forma de bola, tiene forma de cilindro. Aun así, lo importante es saber que pueden causar problemas muy relevantes en estos animales.

Además, lo que no muchas personas saben es que las bolas de pelo no son solo un problema de los gatos, sino que también es común en conejos e, incluso, en el ganado.

Las bolas de pelo en gatos pueden ser un problema en sí mismas. Normalmente, son expulsadas mediante vómitos o a través de las heces, pero a veces pueden pasar del estómago al intestino delgado y provocar obstrucción gastrointestinal. Esto podría llevar a una enfermedad aún más grave y requerir una intervención quirúrgica o veterinaria.

Adicionalmente, las bolas de pelo pueden ser signo de otras enfermedades, como problemas gastrointestinales o de la piel.

¿Cuándo debo preocuparme por las bolas de pelo de mi gato?

¿Cuándo debo preocuparme por las bolas de pelo de mi gato?

Siempre es importante tener en cuenta el controlar las bolas de pelo en gatos, pero hay que prestar mucha atención cuando la ingesta de pelo es mayor que la capacidad de evacuación.

En esos casos empezarás a notar que el tamaño y la cantidad de los tricobezoares son mayores, lo que hará más difícil su expulsión.

Para que te hagas una idea, en promedio, las bolas de pelo que se eliminan por los felinos a través de vómito o las heces miden entre 1 y 1,5 cm. No obstante, cuando superan los 2 cm es muy complicada su expulsión de manera natural.

Es en ese momento donde se ve afectada la salud de tu gato, puesto que puede provocarle obstrucciones totales o parciales debido a la cantidad de pelo acumulado en cualquier parte de su tracto digestivo.

Cómo controlar las bolas de pelo en gatos

Veamos ahora cómo se deben controlar las bolas de pelo en gatos.

Enfermedad subyacente

En primer lugar, lo ideal sería realizar una visita al veterinario para comprobar si existe alguna afección subyacente que sea la que está provocando un lamido en exceso que provoca la acumulación de pelo en el estómago del animal.

Por ejemplo, podría tratarse de alguna enfermedad en la piel que le cause mucha picazón.

Otra enfermedad podría ser una inflamación intestinal, la cual le provoque esos cúmulos en el estómago al no funcionar su tránsito correctamente.

Cuando se trate el problema de base, seguramente sea más fácil controlar las bolas de pelo.

Cuidado del pelo del gato

Una de las maneras más básicas (e importantes) de controlar las bolas de pelo en gatos es cepillar el pelo de tu gato con frecuencia. Con ello, eliminarás los pelos sueltos que ya él no podrá ingerir al acicalarse.

Esto es especialmente relevante en los gatos de pelo largo, para los que también es útil acudir a peluqueros profesionales que le dejen el pelaje perfecto cada cierto tiempo.

Alimentación

Hay alimentos comerciales para gatos que están específicamente diseñados para la prevención de bolas de pelo en el estómago. Dichos alimentos se caracterizan por:

  • Contar con un balance nutricional concreto que asegura el aporte adecuado de cada nutriente que necesita el animal con ingredientes de fácil digestión.
  • Contener fibras vegetales que mejoran el tránsito intestinal y facilitan la movilización del pelo que ingiere tu mascota.
  • También aportan muchos antioxidantes y ácidos grasos omega-3 y 6, que favorecen la salud del pelaje y de la piel, haciendo que la caída sea menor y, por tanto, la cantidad que pueda ingerir también.

Suplementos nutricionales

Además de la alimentación, otra manera de controlar las bolas de pelo en gatos es ofreciéndole suplementos nutricionales para complementar su comida.

Estos suplementos específicos ayudan a disminuir el desprendimiento excesivo de pelo, que es el principal causante de la formación de las bolas.

Adicionalmente, los suplementos son ricos en antioxidantes, ácidos grasos omega-3 y 6, etc.

Pasos para saber Cómo controlar las bolas de pelo en gatos

Malta para gatos

Por último, no hay que olvidar la gran función que cumple la malta a la hora de controlar las bolas de pelo en gatos.

La malta para gatos consiste en un producto de origen natural que se vende en forma de pasta. Esta pasta ayuda a eliminar el exceso de pelo acumulado en el estómago a través de las heces, ya que pose un efecto laxante que favorece el tránsito intestinal.

Las dosis de malta variarán en función de las características y de la necesidad de cada felino, pero las tomas no deben ser mayores de una bolita en forma de almendra.

En cuanto a la cantidad a la semana, un gato con pelo corto podría tomar la malta dos veces a la semana, mientras que si es uno de pelo largo, se le podría dar cuatro veces semanales.

Cuándo llevo al gato al veterinario por las bolas de pelo

Controlar las bolas de pelo en gatos también pasa por llevar a tu mascota al veterinario cuando el animal ha aumentado la frecuencia y la intensidad de la eliminación de sus bolas de pelo, con intervalos de menos de una semana.

Además de esto, otros signos de alarma que indican que tu gato debería ser visto por un veterinario son:

  • Apatía.
  • Tos frecuente.
  • Estreñimiento.
  • Poca movilidad.
  • Hace esfuerzos por vomitar y no lo logra.

El veterinario podrá realizarle varias pruebas para conocer el estado de tu mascota. Entre ellas, una ecografía abdominal y un análisis de sangre para evaluar su función hepática y renal.

Presta atención a las bolas de pelo de tu gato. Aunque sean algo natural en ellos, es importante llevar un control antes de que el problema se agrave.

Etiquetas: , ,
Post Anterior Siguiente Post
By
Auxiliar de Veterinaria, Graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid y redactora SEO especializada en contenidos sobre mascotas. Siempre en continua formación para ampliar sus conocimientos sobre el mundo animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro + Trece =