Consejos para educar a perros que se portan mal con las visitas

7 Consejos para educar a perros que se portan mal con las visitas

Los perros que se portan mal con las visitas suponen un probema, ya que hacen que la situación de recibir visitas en casa se vuelva incómoda e indeseable, tanto para los invitados como para los anfitriones. Si a tu perro no le gusta demasiado recibir visitas, no te pierdas este post… ¡Te enseñamos cómo solucionarlo!

 

Consejos para educar a los perros que se portan mal con las visitas

Consejos para educar a perros que se portan mal con las visitas

(Foto via: alzalapata)

Los perros que se portan mal con las visitas necesitan un adiestramiento y atención especiales. Puede ser algo lento, pero te garantizamos que si sigues nuestros consejos conseguirás solucionar el problema. ¡Tu perro acabará encantado de que invites a gente a casa!

Eres el líder de la manada, haz que se note

Cuando tu perro ladra a las visitas, se sube encima de ellos o no deja que pasen a casa, está actuando como líder y dueño del hogar. ¡Y no lo es! ¡Tú eres el dueño! No dejes que se comporte así. Cuando tenga un mal comportamiento, muestra tu descontento con un NO contundente. Hará falta repetirlo unas cuantas veces, dependiendo del tiempo que haga que adquirió esa actitud, pero poco a poco aprenderá. Recuerda, para educar a tu perro lo mejor es usar premios.

No hagas una fiesta de la vuelta a casa

Estamos seguros, cuando llegas a casa, tu perro te saluda efusivamente. Aunque te parezca correcto responder de la misma manera, ¡es mejor que no lo hagas! Si le das mimos mientras tiene ese comportamiento alterado, le estarás dando a entender que es lo correcto, y cuando vengan visitas lo repetirá.

Lo mejor es que actúes con normalidad durante unos minutos: deja tus cosas, cámbiate de ropa… lo que tengas que hacer. Y cuando tu perro se haya calmado, salúdale.

Consejos para educar a perros que se portan mal con las visitas

Preséntale a tus invitados

Haz igual que en consejo anterior: no dejes que saludar a tu perro sea lo primero que hagan tus invitados. Cuando se hayan acomodado, entonces llama a tu perro y deja que salude, poco a poco.

No le des comida fuera de su comedero

Siguiendo la misma lógica, si se acostumbra a pedir (y recibir) comida de ti, intentará que ocurra lo mismo con tus invitados. Se empeñará en pedirles comida constantemente. Para muchas personas, eso resulta molesto.

¡Invita a más gente!

¿Para provocar más momentos incómodos? ¡No! Los perros que se portan mal con las visitas necesitan acostumbrarse a las visitas. Cuanto más se normalice la situación de recibir invitados, más fácil será que tu perro abandone esos comportamientos indeseables.

No castigues ni aísles a tu perro

Aunque pueda parecer una solución fácil, encerrar a tu perro cuando molesta a las visitas no hace más que agravar el problema. Lo único que conseguirás es que perciba la llegada de invitados como algo malo… ¡Y querrá ladrarles más aún!

La colaboración de los invitados es necesaria

La actitud de las personas frente a los perros juega un papel fundamental en la percepción que estos tienen de nosotros y en los comportamientos que adoptan. Si tus invitados se muestran amigables, inofensivos y dispuestos a saludar y jugar, seguramente tu perro se sienta más cómodo con ellos y deje de molestar.

Lo más importante es transmitir al perro confianza y amabilidad, para que no se sienta amenazado. Si no, creerá que vienes a quitarle su lugar en casa.

Así que ya sabes, si tienes un perro que se porta mal con las visitas… ¡haz que se enfrente a más visitas! Esperamos que tus amigos y familiares sean comprensivos durante el periodo de aprendizaje de tu perro.  Con la colaboración de todos y un poco de paciencia, ¡lo conseguirás!

Etiquetas: ,
Post Anterior Siguiente Post