Tratamiento del parvovirus canino

Tratamiento del parvovirus canino

En este artículo vamos a hablar sobre el tratamiento del parvovirus canino. El parvovirus canino o parvovisosis es una infección causada por un virus muy contagioso y que afecta al sistema digestivo, especialmente al tracto gastrointestinal. Puede afectar a cualquier tipo de perro, independientemente de su entorno, edad o raza. ¡Pero no te asustes! Aquí tienes toda la información que necesitas sobre el parvovirus en perros.

Tratamiento del parvovirus canino: los síntomas

Los síntomas habituales en los perros contagiados de parvovirus canino son:

  • Falta de apetito
  • Vómitos
  • Deshidratación
  • Letargo y/o depresión
  • Problemas fecales, como diarrea ensangrentada o heces de color inusual.

En general, el parvovirus canino ataca a todo su tracto intestinal. En muy raras ocasiones, los perros contagiados de parvovirus han visto afectado también su corazón; es una manifestación muy rara del parvovirus canino. Cuando puede presentar complicaciones cardíacas el parvovirus es en perros de menos de dos semanas de edad. En cachorros tan jóvenes puede causar miocarditis, inflamación de los músculos cardíacos, que lleva al fallo cardíaco y por tanto la muerte.

Los síntomas suelen aparecer entre 5 y 10 días después de la incubación. Pueden aparecer todos, sólo algunos de ellos o, como en algunos casos, puede que el perro sea portador pero nunca llegue a mostrar síntomas.

¿Cómo se contagia el parvovirus en perros?

El parvovirus canino sale del organismo a través de las heces y vómitos y se contagia por contacto. Se trata de un virus muy resistente a las adversidades climáticas, igual que a la gran mayoría de los desinfectantes habituales. El virus del parvo puede permanecer vivo en las heces infectadas hasta dos semanas y durante meses en ambientes como jaulas de perros o casas.

Como decíamos, el parvovirus en perros puede aparecer en cualquiera de estos animales. Pero sí se ha observado mayor propensión en los cachorros menores de 12 meses y en algunas razas, como los perros doberman. Sí es cierto que la mayoría de los perros son vacunados durante los primeros meses de su vida, esta es la mejor forma de prevenir la infección.

Tratamiento del parvovirus canino en los refugios: las instalaciones

En el caso de los refugios caninos, existen normas de higiene y control de la sanidad muy restrictivas y eficientes, pero si aun así no se consigue evitar la presencia del parvovirus canino es necesario desinfectar todas las superficies con las que los perros tengan contacto con un producto específico para la desinfección de virus y bacterias. Además, habrá que sacar de las jaulas todos los accesorios de los perros (camas, recipientes de comida y agua, juguetes…) para lavarlos igualmente. Por supuesto, hay que limpiar los excrementos. La solución desinfectante deberá permanecer sobre las superficies al menos 15 o 20 minutos. No se podrá volver a permitir el acceso de las mascotas a las jaulas hasta que haya concluido la desinfección del parvovirus canino.

Generalmente el parvovirus canino no se transporta por el aire, sí puede estar presente al ser convertidas las heces en pequeñas partículas. Si hay parvovirus en perros de un refugio, todo el personal debe conocer bien en qué consiste esta enfermedad y cómo combatirla.

Tratamiento del parvovirus canino en los refugios: los animales

Aislamiento: por seguridad, es necesario aislar a los perros expuestos al parvovirus canino. Si es posible, lo mejor es dejar a los animales recién llegados al refugio en una zona concreta, alejados del resto. Habrá que vacunarlos contra el parvovirus canino.

Observar los síntomas: es necesario prestar atención a todos los animales presentes. Cualquier animal que presente la sintomatología del parvovirus canino se pondrá en cuarentena para hacerle un seguimiento.

Es cierto que muchos perros pueden ser portadores pero no presentar síntomas del parvovirus canino. Por eso, es muy importante separar también a los perros adultos de los cachorros, que correrán mucho más peligro si acaban contagiados.

Otras formas de reducir el riesgo de transmisión del parvovirus en perros es que los presentes en el refugio lleven una buena higiene, como lavarse las manos tras tocar a los perros. Además, el personal del refugio deberá lavarse los pies y la ropa frecuentemente cuando hayan visitado la zona de animales infectados.

Por supuesto, los cachorritos que hayan podido estar expuestos al parvovirus no deben entregarse en adopción. Siempre que entregue a un perro, aunque no haya enfermado, es esencial informar lo máximo posible a la familia de adopción sobre el parvovirus canino.

Tratamiento del parvovirus canino

Cuando el tratamiento del parvovirus canino no funciona

Aunque los procedimientos del tratamiento del parvovirus canino sean cuidadosos y exhaustivos, incluso habiendo sido vacunado, un perro corre siempre cierto riesgo de acabar infectado de parvovirus canino. Si alguno de estos perros tiene parvovirus y es adoptado, será necesario realizar una eutanasia. En este caso, el personal del refugio hará de consejero de la familia, consolándola y dando todas las recomendaciones necesarias; no se debe dejar que los familiares, dolidos, quieran adoptar a un nuevo perro para llenar ese vacío. Esto no debería permitirse inmediatamente, ya que el parvovirus puede permanecer semanas en el hogar del perro fallecido.

Tratamiento del parvovirus canino: procedimiento

Lo primero que debes saber sobre el tratamiento del parvovirus canino es que lleva tiempo, esfuerzo y puede ser arriesgado y requerir desembolsar bastante dinero, por ello muchas veces no se trata a los perros de los refugios que, a pesar de todos los trabajos de prevención, contraen el parvovirus canino. Pero cuando un perro vive en un hogar, es muy probable que reciba el tratamiento que necesita.

El tratamiento del parvovirus canino se centra especialmente en favorecer las funciones normales del organismo del animal. Si tu perro tiene parvovirus, esto es lo que debes hacer:

  • Mantener al perro en un lugar cálido y tranquilo, aislado de otras mascotas.
  • Cuidar su alimentación y darle los medicamentos recetados para controlar la diarrea y los vómitos.
  • Por el riesgo de que surjan infecciones secundarias de bacterias, se suministra también antibiótico.

Es muy probable que tu veterinario recomiende no llevar a cabo en casa este tratamiento del parvovirus canino, sino hospitalizar al perro para tenerlo constantemente bajo control médico.

Siempre es mejor prevenir que curar, pero si sospechas que tu perro ha podido contraer parvovirus, no dudes en acudir al veterinario cuanto antes. Esperamos que este artículo sobre el tratamiento del parvovirus canino te ayude a tranquilizarte y te dé toda la información que necesitas para que tu amigo se recupere lo antes posible.

Etiquetas: , , ,
Post Anterior Siguiente Post