Síntomas de una gata embarazada

Síntomas de una gata embarazada

Que una mascota tenga bebés es a menudo algo que ilusiona mucha la gente. Sin embargo, no es tarea fácil y a menudo no sabemos cómo actuar o qué esperar. De hecho, a veces cuesta incluso saber cuáles son los síntomas de una gata embarazada. ¿Quieres aprender a reconocerlos? ¡Nosotros te enseñamos!

 

Síntomas de una gata embarazada

Síntomas de una gata embarazada

Si sabes que tu gata está en celo y sospechas que pudiera estar embarazada, observa y busca las siguientes señales de gestación:

  • Revisa sus pezones: si está embarazada, estarán más estirados o agrandados y tendrán un color rojo o rosado más intenso que de costumbre. Esto suele aparecer alrededor del 15.º día de embarazo, pero ten en cuenta que no es concluyente, ya que el propio celo ya inflama las mamas; deberás seguir buscando otros síntomas.
  • Las mamas empiezan a producir y expulsar leche.
  • Cuando tu gata esté tumbada, observa si tiene “forma de burro”: al acostarse de lado una gata preñada, verás que su vientre está abultado y su abdomen se arquea quedando un poco cóncavo. Sin embargo, este síntoma aparece más tarde, ya que al principio no se nota la barriga hinchada. En caso de que tu gata tenga barriga pero no veas el lomo hundido, seguramente no sea embarazo sino obesidad, en ese caso la gata engordaría por todo el cuerpo, no sólo el vientre.
  • Es habitual que empiece a practicar el anidamiento: la gata prepara con toallas, mantas, o lo que tenga a mano un lecho en el que parir. Si observas que tu gata hace esto y no sabías que estaba embarazada, acude al veterinario lo antes posible para que te lo confirme.

 

Cómo cuidar a una gata preñada

Cómo cuidar a una gata preñada

Si tienes una gata embarazada, este es el proceso a seguir:

  • No palpes a la gata en busca de embriones, podrías provocar un aborto. Mejor deja que lo haga el veterinario, sabrá detectar embriones a partir de los 15 días de embarazo aproximadamente. Si la palpación no es concluyente, le hará un ultrasonido para comprobar el embarazo.
  • A partir de los 45 días de gestación, es posible ver a los gatitos por medio de una radiografía. Esto desvelará cuántos bebés espera tu gata.
  • Nunca mediques, vacunes ni desparasites a tu gata durante el embarazo ni nada más dar a luz. Consulta a tu veterinario cuándo puedes volver a hacerlo.
  • Cuando el parto esté cerca, incrementa su consumo de proteínas. Esto dará un último empujón al desarrollo de los gatitos y les dará fuerzas para nacer. El último tercio de la gestación es en el que más rápido ocurre el desarrollo.
  • No dejes que tu gata salga a la calle durante el embarazo, especialmente cuando ya quede poco para dar a luz. Además de que es más vulnerable y ella y los gatitos podrían enfermar, también es posible que busque algún lugar para parir en la calle. No dejes que lo haga.
  • Prepara su nido: busca un lugar tranquilo y acogedor y crea una caja o nido de parto. Puedes forrarlo con papel de periódico, mantas o toallas. Si le pones la comida, el agua y la caja de arena cerca del nido, fomentarás que pase allí los últimos días del embarazo y se familiarice con el nido antes de parir.

 

¡Recuerda! Que una mascota tenga una camada es una gran responsabilidad. No debes permitir que ocurra si no estás dispuesto a dar a tu gata y a sus bebés los cuidados que necesitan y a buscar a los gatitos un hogar. Si no quieres que tu gata críe, ¡esterilízala y evita sorpresas!

Etiquetas: , ,
Post Anterior Siguiente Post