Descubre la impresionante iguana del desierto

Descubre la impresionante iguana del desierto

¿Iguana del desierto? ¿Pero las iguanas no vivían en lugares húmedos como bosques y selvas? Pues ya ves, hoy te vamos a hablar de una iguana adaptada perfectamente al clima seco del desierto. De hecho, son capaces de sobrevivir en lugares en los que apenas hay vida, pocos animales son tan resistentes a las adversidades del desierto como esta iguana. ¿Quieres descubrir más? ¡Lee hasta el final!

 

Así es la iguana del desierto

La iguana del desierto es un reptil de aproximadamente 20 – 30 cm de longitud, de cuerpo redondo y cola muy larga. Tienen todo el cuerpo cubierto de escamas y son de color arena o canela claro combinado con detalles más oscuros, lo que les ayuda mucho a camuflarse en la arena del desierto.

Pasan la mayor parte del tiempo bajo piedras o subidas a árboles para refugiarse del calor, pero la verdad es que tienen una gran resistencia y pueden sobrevivir con facilidad en el clima seco y cálido. Tienen una gran agilidad para escalar, desplazarse y esconderse de depredadores.

Así es la iguana del desierto

¿Dónde encontramos la iguana del desierto?

Este tipo de iguana es fácil de encontrar en las zonas áridas de Estados Unidos, como Utah, Nuevo México, Nevada, California y Arizona. No se sabe exactamente cuál es la población, pero se cree que la iguana del desierto es bastante abundante hoy en día.

Las regiones arenosas, cálidas y secas son las preferidas de esta iguana. Por lo general, frecuentan zonas rocosas o con vegetación, pero también suelen utilizar a menudo madrigueras de otros animales para refugiarse. Por ejemplo, las madrigueras creadas por ratas canguro.

 

¿Qué come la iguana del desierto?

Qué come la iguana del desierto

Por lo general, la alimentación de la iguana del desierto es vegetariana, aunque pueden comer algunos insectos de vez en cuando si tienen oportunidad. Lo que más comen es una gran variedad de plantas y flores de su hábitat, entre las que destaca el arbusto de creosota.

Están muy habituadas a vivir en un entorno seco y apenas necesitan beber agua. Son capaces de almacenar el agua que ingieren durante muchos días para mantener los niveles de hidratación y excretan la sal por medio de unas glándulas.

 

Reproducción de la iguana del desierto

Reproducción de la iguana del desierto

La iguana del desierto pasa por un período de hibernación una vez al año, generalmente entre diciembre y febrero. La época de apareamiento viene después, entre marzo y mayo.

Las hembras que esperan poder aparearse, emiten un fuerte olor que atrae a los machos. Cuando un macho acude para cortejar a una hembra, se puede volver realmente violento y territorial frente a otros machos.

Una vez termina el apareamiento, la hembra buscará un lugar cálido y seguro donde desovar; a finales de mayo o principios de junio, echará entre 2 y 10 huevos. En el momento en que desova, la madre abandona los huevos a su suerte; eso sí, bien protegidos. Lo normal es que los bebés salgan del cascarón bien avanzado el verano, y tendrán que apañárselas para sobrevivir solos desde el primer segundo de vida. ¡No es muy maternal, esta iguana!

 

¿Sabías que existe esta iguana que puede sobrevivir en zonas áridas?

Etiquetas: ,
Post Anterior Siguiente Post