Qué significa la mirada triste y de culpabilidad de los perros

¿Qué significa la mirada triste y de culpabilidad de los perros?

Sabes de lo que te hablamos, ¿no? Esa mirada de pena y culpabilidad de los perros que te hace pensar que eres la peor persona del mundo y que es capaz de convencerte de cualquier cosa. Cuando regañas a tu perro porque ha hecho algo mal, no siente culpa, sino miedo. ¡Te lo contamos!

 

A qué se debe la mirada triste de los perros

A qué se debe la mirada triste de los perros
(Foto via: mundoperros)

Es un error bastante común el de trasladar costumbres humanas a nuestras mascotas. Tendemos a pensar que son iguales que nosotros, y por tanto les hacemos vivir como tal; desde ponerles ropa hasta cortar el pelo a los perros en verano “para que no tengan calor”.

Este error lo cometemos también al pensar en sus sentimientos. ¡Ellos no sienten igual que nosotros! Pongámonos en situación: has pillado a tu perro hurgando en la basura y le estás echando la bronca. Él, en consecuencia, te mira con esa carita: LA carita.

Ahora cambia los roles: imagina que eres tú el que ha hecho algo mal y alguien te está riñendo. ¿Qué cara pondrías? ¡La misma! Pero la realidad es que, aunque sea la misma cara, el sentimiento que hay detrás es diferente. Mientras que tus ojos expresarían culpa, arrepentimiento, tristeza… cuando tu perro pone esos ojos que te parten el alma, lo que siente en realidad es miedo. Miedo de tu bronca.

 

El aprendizaje de los perros

El aprendizaje de los perros
(Foto via: pasamoslista)

Los perros tienen una memoria diferente a la nuestra. Cuando ellos hacen algo mal, no lo hacen porque quieran fastidiarte. Simplemente, es que no se acuerdan de que eso no te gusta o de que está mal.

Todos los perros necesitan aprender unas normas de comportamiento y convivencia cuando llegan a los hogares, pero ¡aprender lleva tiempo! Lo más seguro es que repita esa mala conducta varias veces hasta que asimile que no está bien. La clave es ser comprensivo y tener paciencia, ¡y nunca castigar a los perros!

Hazte a la idea de que un perro es como un bebé. No pretende hacer mal, simplemente no sabe bien cómo son las cosas y está aprendiendo. ¡No seas cruel! Cuanto más cariño y comprensión le des, mejor se sentirá y más rápido aprenderá.

Y otra cosa, ¿sabías que los perros no conocen el concepto de hacer las cosas “sin querer”? Por eso huye de ti cuando le pisas sin darte cuenta y no quiere verte en un buen rato. ¡Se cree que lo hiciste a propósito! Aunque como siempre, su enorme corazón le hace perdonarte y amarte sin condiciones. ¡Seguro que ahora eres tú quien pone esos ojos tristes!

 

Y tú, ¿qué haces cuando tu perro te pone esa carita triste y de culpabilidad?

Etiquetas:
Post Anterior Siguiente Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro + Ocho =