qué es un squitten

¿Qué es un squitten?

¿Has oído hablar alguna vez de un squitten? Si eres muy amante de los felinos, quizás te suene el término. Y es que se trata de un gato con una característica física muy particular provocada por un defecto genético. ¡Hablamos sobre ello!

Squitten: el gato canguro o gato ardilla

Cuando hablamos de un squitten, nos referimos a un gato que sufre hipoplasia radial (en la mayoría de los casos). Esta es una enfermedad que provoca una deformidad genética que hace que las patas delanteras del felino sean anormalmente cortas.

un squitten
Vía Wikipedia

Concretamente la razón es que el radio del hueso solo se forma de manera parcial o, directamente, no se forma en algunos casos (aplasia radial).

Esto provoca que el físico y la postura del gato cuando se posa sobre sus cuartos traseros, recuerde a un canguro o a una ardilla.

De hecho, por si te preguntabas de dónde venía el término “squitten”, es el acrónimo de la palabra “ardilla” en inglés (squirrel) y “gatito” también en inglés (kitten).

Hipoplasia radial y otras condiciones que provocan patas cortas

Como decíamos antes, en la mayoría de casos, un squitten sufre hipoplasia radial o aplasia radial (subdesarrollo del radio o ausencia del mismo).

Pero las razones por las que nace un un squitten también pueden ser otras.

Por un lado, puede darse por la micromelia en las patas delanteras, causante de que estas sean más pequeñas de lo normal.

Por otro, también estaría la agenesia radial, que es un defecto que se produce durante la formación de los huesos del radio.

En cualquier caso, esta mutación genética puede darse en cualquier gato sin importar su raza, aunque es común en poblaciones felinas endogámicas en las que se exhiben genes recesivos.

Además de esto, cabe destacar que, en ocasiones, las patas, además de cortas, pueden estar torcidas.

Por otro lado, relacionada con la hipoplasia radial encontramos otra mutación genética conocida como polidactilia en gatos.

Esta condición provoca que el felino cuente con dedos extra en sus patas, dándole a la base de estas un tamaño más grande del habitual.

Sin embargo, cabe recalcar que la polidactilia es una mutación que puede darse también sin que el gato sufra hipoplasia radial.

¿Cómo afecta esta condición a la vida de un squitten?

Si un squitten llega a tu vida, es esencial que pase por la consulta de un veterinario. El profesional podrá detectar y explicarte, de las que hemos mencionado, la razón concreta por la que tu gato sufre esa condición y las pautas a seguir.

un squitten necesita de algunas atenciones especiales

El desplazamiento

Debido a esta condición, el desplazamiento del gato se ve perjudicado.

Su movimiento, muy a ras del suelo, suele recordar al de los hurones, aunque pueden acostumbrarse a moverse en distancias cortas usando las patas traseras en una especie de paso con salto.

Lo ideal es que el gato se mantenga en el interior del hogar para evitarle peligros innecesarios de los que, por sus patas pequeñas, no se va a poder defender.

La caza y los juegos

Uno de los instintos felinos más primarios, como es el de la caza, también se verá prácticamente imposibilitado. Por ello, es esencial establecer juegos en casa que fomenten la actividad física y mental del felino dentro de sus posibilidades.

De esta forma, evitarás el sobrepeso causado por el escaso movimiento físico y el estrés y la ansiedad, por no poder cazar o jugar normalmente.

Amasar

Otra de las actividades comunes en los gatos que se verá prácticamente anulada en un squitten es la de amasar.

Los gatos amasan por muchas razones, pero es especialmente importante cuando son cachorros y van a alimentarse de su madre, puesto que amasan las mamas para favorecer el flujo de la leche.

En caso de que tu gatito no pueda hacerlo, deberás ser tú quien, con mucho cuidado, amase las mamas de la gata para que el pequeño pueda alimentarse correctamente. En esa etapa, es de vital importancia que el felino se alimente bien.

Los animales son un gran ejemplo de superación y adaptación ante las adversidades. Si tienes la suerte de que un squitten llegue a tu vida, seguramente aprenderás mucho de él, pero también será tu misión, como dueño de esta mascota, facilitarle su día a día todo lo posible.

Etiquetas: , ,
Post Anterior Siguiente Post
By
Auxiliar de Veterinaria, Graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid y redactora SEO especializada en contenidos sobre mascotas. Siempre en continua formación para ampliar sus conocimientos sobre el mundo animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce − cinco =