por qué los perros se huelen el trasero

¿Por qué los perros se huelen el trasero?

Una de las estampas más comunes con la que nos encontramos cuando dos perros se ven es esa en la que se empiezan a oler el culete. ¿Por qué los perros se huelen el trasero siempre? ¡La respuesta te sorprenderá!

Los perros se huelen el trasero para recibir información

El olfato es el sentido más importante para nuestros peludos y, gracias a él, adquieren una gran cantidad de información de su entorno.

Cuando los perros se huelen unos a otros, activan el órgano vomeronasal u órgano de Jacobson, que tiene una capacidad de comunicación química muy alta.

Ese órgano se dedica únicamente a la comunicación química y sus nervios envían directamente la información que reciben al cerebro.

Lo curioso es la zona del cuerpo de su amigo de especie donde está contenida esa información. Sí, sí, ¡en el culete!

los perros se huelen el trasero para obtener información

Resulta que alrededor del ano hay dos sacos anales que segregan unos químicos que contienen esos datos. Los aromas que desprenden variarán en función del sistema inmunológico y la genética del peludo.

Así que, en resumen, los perros se huelen el trasero para conocerse bien.

¿Por qué debemos permitir que nuestros perros se huelan el trasero?

Sabemos que la pregunta sueña extraña y que la situación, cuando la presenciamos, nos puede resultar igual de extraña e, incluso, un poco incómoda. Sin embargo, es un acto canino muy natural y debemos permitir que suceda.

Cuando dos perros se encuentran inician el ritual que conforma el saludo canino, y ese olisqueo traseril forma parte de él. Gracias a esto saben del otro su sexo o edad, pero también su estado emocional o lo que han comido.

Se podría decir que esos olores que desprenden son su carta de presentación, de ahí que los perros asustadizos que temen por su vida, bajen el rabo metiéndolo entre sus piernas, con el fin de evitar que posibles depredadores los huelan y los encuentren.

los perros se huelen el trasero

Es mejor que el proceso del saludo se lleve a cabo de manera completa y natural, sin interrumpir a los peludos. Forma parte también de su socialización, algo muy importante en la vida de un perro.

El olfato canino

Los perros usan el olfato desde que nacen, ya que otros sentidos tan importantes para ellos, como la vista y el oído, aún no los tienen desarrollados.

Gracias a sus millones de células receptivas olfativas pueden captar cosas imperceptibles para los humanos, de ahí que sean grandes aliados en labores de rastreo.

Pero es que, además, tienen un alcance y una memoria olfativa envidiable, de ahí que se pongan tan contentos cuando se reencuentran con un amigo peludo o humano al que hacía años que no veían.

Etiquetas:
Post Anterior Siguiente Post