por qué ladran los perros

¿Por qué ladran los perros?

¿Te has preguntado alguna vez por qué ladran los perros? Lo cierto es que el ladrido es una forma de comunicarse para ellos, pero el hecho de hacerlo en sí puede deberse a motivos muy diversos. Veamos cuáles son los principales.

Por qué ladran los perros: las razones principales

Como decíamos, el ladrido es para los perros una forma de comunicación. Sin embargo, a veces simplemente ladran porque detrás de ello hay una emoción o un estímulo.

Lo que debes tener claro es que el ladrido de un perro no se puede evitar al 100%. Tratar de hacerlo puede ser muy contraproducente para el animal. Lo que sí se puede hacer cuando el ladrido es muy insistente es intentar mejorar la calidad de vida del can o corregir ciertos comportamientos para que esos ladridos se reduzcan. En esos casos, lo primordial es detectar cuál es la causa de esos ladridos constantes.

razones de por qué ladran los perros

El perro ladra cuando está entusiasmado

Esta es una de las pocas ocasiones en las que el ladrido no es fruto de una situación negativa para el perro, como podréis comprobar si seguís leyendo.

Y es que sentirse muy felices o entusiasmados ante algo, puede provocar que el can comience a ladrar. Por ejemplo, imagina que tu mascota ve que coges su pelota favorita. En ese momento asociará que va a comenzar el juego y si no se la lanzas inmediatamente, puede que te ladre. Tu perro no está enfadado solo muy estimulado ante ese juego inminente.

Ladridos porque están frustrados

Otra de las respuestas a por qué los perros ladran, es la frustración.

Esta puede aparecer por muchísimos motivos, pero es especialmente importante cuando el perro quiere algo y no puede conseguirlo por sí mismo. Al no lograrlo, la reacción del perro será ladrar por dos motivos: intentar acabar con esa sensación negativa a través del ladrido y, si estamos cerca, llamar nuestra atención para que le ayudemos.

Los perros ladran por estrés

Es uno de los motivos principales por los que los perros ladran. Es su forma de liberar el estrés que le está causando una situación en concreto.

Y hablando de eso, son muchísimas las situaciones que pueden causar estrés a un perro: soledad, miedos, fobias, ruidos fuertes, cambios en su rutina, falta de ejercicio, falta de socialización, etc.

Los ladridos por estímulos externos

El sentido del oído de los perros está mucho más desarrollado que el nuestro. Por eso, es muy habitual que capten estímulos de los que nosotros no somos conscientes y, por ellos, empiecen a ladrar.

Lo mismo puede suceder si están mirando por una ventana por la cual nosotros no miramos y ven algo que llama mucho su atención. O cuando, por ejemplo, salen a la calle y, de golpe reciben muchísimos estímulos y no saben a cuál atender primero.

Perros que ladran por aburrimiento

La falta de estimulación física y mental, así como la soledad, pueden hacer que el perro entre en un estado de aburrimiento constante. Al no tener que hacer, pueden suceder dos cosas:

  • Que el perro se vuelva destructivo en el hogar para entretenerse.
  • Que comience a ladrar.

Es muy necesario que el can se ejercite todos los días, salga de paseo y cuente en casa con juguetes con los que divertirse por sí mismo cuando está solo.

Es muy importante que ese tiempo que pase solo no sea muy superior a la jornada laboral de su dueño, pues los perros son animales sociales que necesitan de la compañía humana.

hay perros que ladran por aburrimiento

Aun así también puede pasar que un perro que sale de paseo y tiene juguetes ladre mucho si pasa la mayor parte del tiempo aislado. Por ejemplo, si solo tiene acceso a la terraza o a una estancia del hogar.

Sea cual sea el motivo por el que el perro ladra, hay que ponerle solución. De no ser así, además de afectar a vuestra convivencia, sus ladridos pueden acabar perjudicando a los vecinos, con los inconvenientes que eso causaría.

El perro ladra por problemas de salud

Otra respuesta a por qué los perros ladran podría ser que el can está sufriendo un problema de salud. Por ejemplo, aquellos canes que tienen afectados los sentidos del oído o de la vista, pueden reaccionar ladrando ante estímulos que no esperan.

En otras ocasiones, son los problemas neuronales los que causan el ladrido. En esos casos, no hay ninguna razón concreta más allá de que el cerebro esté afectado por la enfermedad.

Genética

¿Puede ser la genética otra de las razones de por qué los perros ladran? Pues sí, podría influir.

Aunque con el adiestramiento correcto, todos los perros podrían corregir, al menos en parte, ciertos comportamientos (nunca un perro va a dejar de ladrar del todo, por mucho que lo intentemos), lo cierto es que hay razas que por su origen son más ladradoras que otras.

Por ejemplo, los perros de caza suelen tener mayor predisposición al ladrido pues están muy acostumbrados, desde sus orígenes a dar señales de alerta cuando localizaban a la presa.

También es el caso de algunos perros de pequeño tamaño cuyo carácter es muy nervioso, como podría ser el Chihuahua o el Yorkshire Terrier.

Mal adiestramiento

En ocasiones son los propios propietarios de los perros los que comenten el error de enseñarles a ladrar cuando no deberían.

Por ejemplo, imaginad que tenéis dos perros en casa y que siempre juegan juntos. Un día, por broma, comenzáis a enseñarle la orden a uno de que ladre al otro y fomentáis esa orden con alegría. ¿Qué creéis que puede acabar pasando? Pues sí, evidentemente acabará por ladrar al otro perro cada vez que le vea y puede que la cosa no acabe ahí y ladre cada vez que se encuentre con otro perro.

Otras veces pasa que el perro ladra para llamar nuestra atención, por ejemplo, cuando tiene hambre y no nosotros respondemos a esa llamada ofreciéndole comida. Evidentemente lo que estamos haciendo es reforzar la idea de que si nos ladra, conseguirá todo lo que quiere. ¡Hay que tener mucho cuidado con esto!

hay perros que ladran por mal adiestramiento

En ocasiones, cuando el ladrido del perro se descontrola, puede resultar un gran inconveniente para la convivencia. Si alguna vez te ha pasado que el perro del vecino ladra mucho, lo entenderás. Por eso lo mejor es detectar la causa e intentar ayudar al can para que rebaje esos ladridos.

Por cierto, ¿sabías que existe un perro que no ladra?

Etiquetas: , , , ,
Post Anterior Siguiente Post
By
Auxiliar de Veterinaria, Graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid y redactora SEO especializada en contenidos sobre mascotas. Siempre en continua formación para ampliar sus conocimientos sobre el mundo animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 + quince =