perro boyero de Appenzell

Todo sobre el perro Boyero de Appenzell

Lo primero que necesitas saber sobre el perro boyero de Appenzell es:

  • Altura: 50 – 60 cm.
  • Peso: 20 kg.
  • Esperanza de vida: 12 – 14 años.
  • Estilo de vida: Casas, guardia, defensa, pastoreo, familias…

Conoce la historia del perro boyero de Appenzell

historia del perro boyero de Appenzell

(Foto via: planetacan)

El perro boyero de Appenzell debe su nombre a la región de Appenzell, al nordeste de Suiza. Es un perro pastor, vigilante y guía excepcional.

Las diferentes razas de boyeros suizos (boyero de Appenzell, de Berna, de Entlebuch y gran boyero suizo) descienden del dogo del Tíbet, un perro gigante de origen asiático. Se piensa que pudieron ser los marineros griegos y fenicios quienes trajeron estos perros a la zona del Mediterráneo; en un principio se usaban como perros de guerra. Poco después se descubrieron también sus aptitudes de perro boyero.

El estándar de las cuatro razas se redactó en el siglo XIX.

¿Cómo son los perros boyeros de Appenzell?

Cómo son los perros boyeros de Appenzell

(Foto via: planetacan)

El cuerpo del boyero de Appenzell tiene unas proporciones perfectas, un cuerpo de aspecto cuadrado, algo macizo, y musculatura muy bien desarrollada. Tiene la espalda muy recta y fuerte y una cabeza ancha, algo aplanada. Las orejas del boyero de Appenzell son de implantación alta y tienen forma de V; caen pegadas a la cabeza, hacia los lados. Tienen un hocico bastante pronunciado de borde cuadrado, con una trufa de color negro. Sus ojos tienen forma almendrada y el color es castaño.

Su cola también es alta, la suele llevar enroscada por encima del lomo. El perro boyero de Appenzell tiene todo el cuerpo cubierto de un pelo corto, tupido y muy brillante. Normalmente es de color negro en la base, aunque a veces también puede ser marrón oscuro, y tiene manchas blancas y fuego regulares y simétricas.

Temperamento del perro boyero de Appenzell

Temperamento del perro boyero de Appenzell

(Foto via: perrosysusrazas)

El perro boyero de Appenzell tiene un carácter muy equilibrado, amable, pacífico aunque muy vivaz, valiente, alegre e inteligente. Su relación con otros perros y otros animales domésticos puede ser excelente si se le acostumbra desde cachorro.

Es un perro muy familiar y fiel, pero suele escoger a uno de los miembros como “guía” principal, al que sigue incondicionalmente. Además, el boyero de Appenzel es muy receptivo al adiestramiento; eso, sumado a su gran inteligencia, hace que sea un perro bastante fácil de educar. Es dócil y educado.

Además, ¡es incansable! Pese a no ser excesivamente grande, el boyero de Appenzell parece no agotarse nunca de correr, saltar y jugar, tanto solo como acompañado por su familia u otros animales.

Te enseñamos cómo cuidar a un perro boyero de Appenzell

Te enseñamos cómo cuidar a un perro boyero de Appenzell

(Foto via: pinterest)

Este perro no es adecuado para ti si vives en un piso o en zonas urbanas demasiado pobladas, recuerda que en origen el boyero de Appenzell es eso, un perro boyero o pastor. Lo ideal para esta raza es vivir en una casa con acceso a espacios abiertos donde pueda jugar y correr libremente pero con seguridad. El ejercicio físico es esencial para mantener en buena forma su salud física y mental, necesita salir a pasear al menos un par de veces al día, jugar y ejercitarse. De lo contrario, si se pasa todo el día metido en casa, el boyero de Appenzell puede volverse un perro depresivo o incluso violento y destructor por el estrés que le causa la energía acumulada.

En cuanto a los cuidados estéticos, el boyero de Appenzell requiere cepillado un par de veces por semana para eliminar pelos muertos y suciedad y mantener su manto brillante y suave. El baño no debe ser tan frecuente, basta con uno cada 6 – 8 semanas. ¡Recuerda! Los perros no deben bañarse demasiado a menudo, un exceso de lavados les hace perder la capa natural de protección de la piel y eso puede derivar en irritaciones y enfermedades.

Recuerda vigilar siempre la higiene de sus ojos, orejas y dientes.

El adiestramiento del perro boyero de Appenzell

A este perro le encanta sentirse útil: realizar ejercicios, juegos, aprender órdenes… Como decíamos el perro boyero de Appenzell no es excesivamente complicado de educar, pero eso no significa que no haya que hacerlo bien y con empeño. Este perro necesita a alguien que sepa establecer un liderazgo y darle una educación firme y de calidad. Sólo así tendremos éxito en el adiestramiento. Si no lo hacemos bien, sólo conseguiremos un perro posesivo, destructor y desobediente. ¡Déjale claro quién manda! Pero no seas brusco ni agresivo, orienta el entrenamiento a la recompensa por progresos, no a los castigos. En Wakyma siempre defendemos el adiestramiento canino en positivo, da resultados mucho mejores.

perro boyero de Appenzell

(Foto via: pinterest)

¿Tiene buena salud el perro boyero de Appenzell?

¡Sí! El boyero de Appenzell es una de las pocas razas que podemos afirmar que no tienen enfermedades congénitas conocidas. Para mantener a tu boyero de Appenzell sano como una manzana, nunca olvides:

  • Que su higiene sea la adecuada.
  • Mantenerlo activo y motivado a nivel físico y emocional.
  • Darle una alimentación de calidad, acorde a su actividad física, tamaño y edad. Un exceso de pienso, así como la ingesta de alimentos inapropiados, pueden provocar sobrepeso y repercutir en la salud.
  • Enséñale a socializar correctamente con todo tipo de personas y animales.
  • Visita al veterinario periódicamente para que revise su estado de salud, y también siempre que notes algún síntoma o comportamiento inusual en tu mascota.
  • Llévalo siempre a poner todas sus vacunas y no olvides los tratamientos anti parásitos, tanto internos como externos.

Si sigues nuestros consejos, ¡seguro que tu peludo amigo tendrá una salud envidiable y será muy feliz!

Etiquetas: , ,
Post Anterior Siguiente Post