Cómo puedo enseñar a mi perro a traer la pelota

Consejos clave para enseñar a mi perro a traer la pelota

Enseñar a un perro a traer la pelota es una de las actividades favoritas de cualquier dueño y forma parte del proceso de educación o adiestramiento básico del animal.

Te vamos a mostrar cómo enseñar a un perro a traer cosas y soltarlas para que las puedas volver a lanzar, es un proceso relativamente sencillo. Realmente no tiene por qué ser una pelota, puede ser cualquier juguete que a tu peludo le guste.

Primera fase: Familiarización con el juguete y orden de soltar

enseñar a mi perro a traer pelota

El primer paso para enseñar a tu perro a traer la pelota es dejar que se familiarice con ella. Muéstrale el juguete elegido y deja que juegue con él por su cuenta, que conozca la textura, dureza, posibilidades que ofrece (si bota o no, si pesa…). Lo mejor es que la pelota sea de calidad, ¡recuerda que la recoge con la boca! Si la pelota es mala o demasiado blanda, la romperá enseguida, además de correr el riesgo de tragar algún trozo.

Una vez está familiarizado con la pelota, pasaremos a dársela para que la sujete con la boca. Una vez la tenga agarrada, el siguiente paso es pedirle que la suelte, con la palma de la mano abierta bajo su boca, a la orden de “dámela” o “suelta”. Recuerda que las órdenes deben ser palabras concretas y concisas. Cuando consigamos que la suelte, será un buen momento para felicitaciones y premios; ha completado el primer paso, si recompensamos el progreso afianzará mejor los conocimientos que vaya adquiriendo y se mantendrá motivado.

Hay algo muy importante a tener en cuenta a la hora de enseñar a un perro a traer la pelota: si no consigues que la suelte, no intentes quitársela a la fuerza; entenderá que hace bien mordiéndola. Ten paciencia hasta que consigas que asocie la palabra “suelta” con la acción. No te pongas nervioso, si a los 10 o 15 minutos no lo has conseguido, dale algo de comida y sigue intentándolo. Recuerda felicitar a tu perro siempre que haga algo bien.

Ten en cuenta que los perros tienen ritmos de aprendizaje diferentes; no desesperes si tarda un poco. Algunos aprenden en sólo un día, otros necesitan unos cuantos. Dedica un ratito cada día a practicar y lo conseguiréis.

Segunda fase: Traer la pelota y soltarla a tu orden

enseñar a mi perro a traer pelota

(Foto via: comoadiestraraunperro)

Vamos a ver el segundo paso para enseñar a un perro a traer cosas. No pases a este hasta que tenga dominado el paso anterior, es muy importante afianzar bien los progresos antes de avanzar.

Ahora vamos a aprender cómo enseñar a tu perro a traer y soltar la pelota. Lo mejor es que vayáis a un parque o campo abierto, pero es importante que no haya distracciones, como otros perros o mucha gente pasando, ruidos, etc. Intenta que tu perro mantenga la atención lo máximo posible.

Vamos a enseñarle al perro la pelota y la movemos para captar su atención, haciendo que quiera cogerla. Pero no dejes que la muerda. Cuando tengas toda su atención en la pelota, lánzala y dale la orden “busca” o “cógela”; no hace falta que sea demasiado lejos al principio, si no la ve podría perder el interés o despistarse.

Cuando la coja, debes llamarle y pedirle que se siente frente a ti y pasar a recordar lo aprendido en el paso anterior: “suelta”. Cuando lo consigas, será la hora de felicitaciones y premios.

Es posible que tu perro corra hacia la pelota y la coja, pero no vuelva hacia ti. Entonces, lo mejor es coger otra pelota, idéntica a la anterior y lanzarla también. Él, por supuesto, irá a por ella; entonces, inténtalo de nuevo: dale la orden de venir, sentarse y soltar.

Dale tiempo de descanso y disfrute del juguete entre lanzamiento y lanzamiento, no le agobies, esto es un juego.

Repite este proceso cuanto sea necesario para terminar de enseñar a tu perro a traer la pelota.

Cómo puedo enseñar a mi perro a traer la pelota

Recomendaciones a la hora de enseñar a tu perro a traer la pelota

Si en el proceso de juego observas que le sale espuma por la boca, deja que descanse un poco y dale agua. La espuma es sólo saliva, al beber y descansar desaparecerá.

¡Cuidado con las pelotas de espuma! Su precio económico es tentador, pero suelen ser de una espuma de mala calidad y fácilmente rompible. Durarán poco y tu amigo podría tragar algún trozo. Lo mejor es considerar otras opciones, como las pelotas de frontenis, que no son caras y durarán mucho. También puedes utilizar juguetes que no sean pelotas, como bongs con o sin cuerda, o cualquiera de los juguetes que ya tenga. En este último caso, es mejor que sean duros o de goma, no de tela, ya que se ensucian y se rompen más.

Esperamos que este artículo te haya dado las claves sobre cómo enseñar a tu perro a traer cosas. Recuerda tener paciencia y disfrutar del proceso; para él es un juego con su mejor amigo, el tono debe siempre ser positivo. Aprovecha estas horas de aprendizaje y juego para estrechar lazos con tu peludo.

 

Etiquetas: ,
Post Anterior Siguiente Post