enfermedades del caparazón de las tortugas

Conoce las enfermedades del caparazón de las tortugas más frecuentes

El caparazón de una tortuga es mucho más que una cobertura. Por eso, es muy importante para la salud de este animal que su caparazón esté sano. Hoy te hablamos de las enfermedades del caparazón de las tortugas que sufren con mayor frecuencia.

Enfermedades del caparazón de las tortugas

Como bien hemos dicho, el caparazón de una tortuga es mucho más que una armadura que lleva a cuestas. Es una prolongación de su caja torácica formada por 50 huesos que surgen de las vértebras, costillas y placas dérmicas en su parte superior. La zona inferior va derivando de las costillas, las clavículas y las interclavículas.

¿Pensabas que era un único elemento? ¡Pues ya ves que no! Lo que sí es cierto es que todo esto está cubierto por los escudos que tapan todas las uniones entre los huesos y que vienen siendo placas de queratina.

las enfermedades del caparazón de las tortugas más frecuentes

Cuando una tortuga está sana, y siempre que no sea una tortuga de caparazón blando, a partir de su año de vida debería presentar un caparazón duro, simétrico, sin bultos ni úlceras extrañas.

Si notas algo raro en el caparazón de tu tortuga, puede ser porque esté sufriendo una de las siguientes enfermedades:

Fracturas

Una fractura del caparazón puede producirse por varias razones, pero las más frecuentes son las caídas, ataques de animales más grandes, mordiscos o pisadas.

Si tienes una tortuga como mascota y sufre una fractura de su caparazón, lo ideal es que la lleves al veterinario.

Aunque algunas fracturas podrían curarse sin ayuda, puede pasar que los huesos que se han roto dañen algún órgano. En los casos más graves, si se rompe la línea media dorsal del caparazón, puede afectar a su columna y provocar una parálisis de sus miembros.

Enfermedad ósea metabólica

Cuando la dieta de tu tortuga no es rica en calcio y el fósforo es superior al recomendado, su organismo reaccionará quitando calcio de los huesos para complementar el que falta en su alimentación o para equilibrar el fósforo de su sangre.

Eso hará que los huesos se vuelvan más blandos y los músculos se debiliten, dando lugar a un caparazón blando (aun habiendo cumplido el año), deforme, con escudos desparejados y, con el tiempo, sus bordes se curvarán a la vez que el animal se “pierde” bajo el mismo, ya que no tiene mucho peso.

Esta enfermedad también puede darse por una insuficiencia renal o por poca exposición a los rayos UVA.

Úlceras superficiales

Esta es una de esas enfermedades del caparazón de las tortugas más frecuentes en las tortugas de agua.

Las úlceras se presentan en forma de decoloraciones o pequeñas lesiones que afectan a la capa de queratina.

Si esto sucede, el veterinario procederá a limpiar la zona dañada, retirando el tejido perjudicado. Luego, se aplicará un antibiótico en la zona.

Lo más recomendable es restringir el acceso de la tortuga al agua para que la herida no esté continuamente mojada y sane antes. El profesional te indicará a cuántos minutos debes acotar el tiempo que tu mascota esté en remojo.

enfermedades del caparazón de las tortugas más frecuentes

Úlceras profundas

Una ulcera superficial que no se trate a tiempo puede acabar en algo mucho más grave. Las bacterias de las heridas no curadas llegarán a los huesos, los órganos y la sangre, provocando que la zona afectada del caparazón tenga un aspecto horrible y emane de él un olor bastante desagradable.

Su recuperación requiere de un tratamiento bastante fuerte que incluye su limpieza con el animal sedado. ¡Y siempre realizado por un profesional!

Una vez se haya realizado la intervención y se hayan recogido muestras para determinar cuál será el mejor medicamento para la tortuga, se procederá a administrárselo bajo supervisión.

Cuando la tortuga se haya recuperado de la infección o al menos esta esté controlada, se puede proceder a la reconstrucción del caparazón si este ha resultado muy dañado por la ulceración.

enfermedades en el caparazón de la tortuga

Ahora que ya conoces las enfermedades del caparazón de las tortugas habrás comprendido lo importante que es su cuidado. Debes observar el estado general de tu tortuga para asegurarte siempre de que está perfectamente. Ya sabes que las tortuguitas son animales muy longevos, así que… ¡cuida de ella y te regalará muchos años de compañía!

Etiquetas: , , ,
Post Anterior Siguiente Post