Te hablamos sobre el virus de la leucemia felina

Te hablamos sobre el virus de la leucemia felina

La leucemia felina es una enfermedad vírica realmente grave y que por desgracia afecta a los gatos con bastante frecuencia. Te lo contamos todo sobre esta enfermedad para que puedas estar preparado si tu gato sufre leucemia. ¡Empezamos!

 

Qué es virus de la leucemia felina

Qué es virus de la leucemia felina
(Foto via: pet darling)

El virus de la leucemia felina es un retrovirus muy complicado de tratar, porque se adhiere al material genético de sus células, en concreto en los leucocitos. Este virus se conoce como leucemia, pero realmente también puede acarrear otros problemas, como enfermedades hepáticas, abortos, anemia, todo tipo de infecciones…

Esta enfermedad anula por completo el sistema inmunitario del gato, haciendo que sea incapaz de hacer frente a ningún patógeno. La leucemia viral felina puede complicar enormemente algo tan simple como un resfriado en gatos común. Además, es una enfermedad realmente contagiosa entre gatos, aunque no se transmite a otras especies. Se transmite a través de fluidos como la saliva, las lágrimas o los mocos, aunque también existe la posibilidad de contagio fetal.

 

Síntomas de la leucemia felina

Síntomas de la leucemia felina
(Foto via: blogvitalcan)

Durante las primeras semanas, la leucemia felina puede no presentar síntomas. En los casos en los que aparecen, los síntomas típicos son:

  • Fiebre
  • Encías pálidas
  • Falta de apetito
  • Vómitos y diarrea
  • Problemas de piel y en el pelo
  • Enfermedades paralelas por la falta de defensas
  • Falta de aseo personal
  • Hacen sus necesidades fuera del arenero

 

Tratamiento de la leucemia felina

Tratamiento de la leucemia felina
(Foto via: mundogatos)

Si crees que tu gato tiene leucemia felina, ¡acude al veterinario! Se le realizarán pruebas varias para diagnosticarla, como análisis de sangre y pruebas de detección de las infecciones en el ADN.

Si se confirma el diagnóstico de leucemia, existe un tratamiento. No tiene cura, pero con un tratamiento adecuado para controlar las infecciones el gato puede tener una calidad de vida decente, llevar una vida prácticamente normal.

Un gato con leucemia felina necesita llevar una alimentación sana y equilibrada y una vida tranquila. Además, se le recetan medicamentos paliativos antivirales e inmunorreguladores, así como medicamentos para prevenir la anemia.

A pesar de ser una enfermedad grave, la leucemia felina no es justificación para sacrificar a un gato. Con el tratamiento adecuado puede vivir bien.

 

¿Se puede prevenir la leucemia felina?

prevenir la leucemia felina

Si tu gato no tiene contacto con otros gatos es prácticamente imposible que se contagie de leucemia. Si lo tiene, lo mejor es vacunarle contra esta enfermedad.

Además, la higiene también puede ayudar, porque el virus de la leucemia es bastante frágil en el medio externo. Se recomienda mantener limpios los comederos y resto de objetos del gato para evitar la leucemia y otras muchas enfermedades.

Etiquetas: , ,
Post Anterior Siguiente Post